Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12 7 2005 Cultura 57 La Pedrera evoca el esplendor de las ruinas en la Historia del Arte La exposición reúne obras de Belloto, Piranesi o Caspar Friedrich b La ruina en las artes plásticas de González Ledesma presenta en la Semana Negra su novela Cinco mujeres y media b El creador del inspector Méndez asegura que Hitchcock estuvo a punto de comprarle un guión, pero el Sindicato de Guionistas de Hollywood lo impidió LAURA ALONSO GIJÓN. Cinco mujeres y media contiene una crítica feroz a la Justicia. Su creación, el inspector Méndez, al igual que Ledesma, está de parte de la víctima. Yo estoy a favor de la reinserción del delincuente- -dice- pero discrepo en dos aspectos del sistema judicial español: un delincuente sexual no se regenera nunca. Además, recibe ayudas desproporcionadas: asistente social, cobra el paro en la cárcel... ¿Es más fácil ser medio hombre o medio mujer? Últimamente, las mujeres se están masculinizando, y los hombres, feminizando. Yo aún creo en los valores masculinos tradicionales de respeto y protección de la mujer asegura. González Ledesma descubre en su última novela la nueva Barcelona, la multirracial, en la que los inmigrantes han reemplazado a los obreros en los barrios populares y a los que les ha cambiado el carácter El inspector Méndez cree más en la ley de la calle que en la de los juzgados y comprende muy bien el hambre aunque se enfrenta a un delito que no perdona: la violación La violación y muerte de la joven trabajadora Palmira Canadell desencadena una serie de asesinatos y saca a la luz viejas historias de un pasado, el de la Guerra Civil y el del hambre del franquismo en los barrios populares barceloneses, que vuelve para ajustar cuentas. Occidente es el leit motiv de la muestra que ayer se inauguró en Barcelona y que deja ver cómo se plasmó a través de la historia ABC BARCELONA. Son unas cincuenta obras de artistas como Hubert Robert, Bernardo Belloto, Piranesi o Caspar Friedrich las que se exhiben desde ayer en La Pedrera en la exposición El esplendor de la ruina que muestra la evolución del tratamiento de las ruinas en las artes plásticas desde el Renacimiento hasta la actualidad, informa Efe. El comisario de la exposición, Antoni Marí, ha explicado que el propósito de realizar una muestra explícitamente sobre el tema de la ruina en la pintura occidental es hacer patente que el sentimiento, el gusto y el interés por esta expresiva muestra de la decadencia es constante en la cultura de Occidente Organizada por la Fundación Caixa Catalunya, la muestra comienza con la pintura del Renacimiento, puesto que, como dice Marí, la representación de la ruina está vinculada a la escena de la Natividad: alegoría de la decadencia del mundo pagano, reemplazado por el nuevo orden que impone el cristianismo Paisaje con ruinas romanas de Herman Posthumus, que abre la exposición, es el único cuadro del siglo XVI, recuerda el comisario, que muestra la ruina como tema único. Y agrega que el arte barroco del siglo XVII supuso la renovación del tema de la ruina en la poesía, la pintura y la escultura. En concreto, en pintura se introduce el paisaje natural donde se ubica la ruina como un emblema de la muerte. A partir del siglo XVII, las pinturas que evocan ruinas- -casi siempre romanas- -llegaron a ser pintura de género con sus preceptos y convenciones; consecuencia del pensamiento humanista y del ascetismo estoico. muestra sigue pasando por las épocas y, a la sombra de la Ilustración, entre la segunda mitad del siglo XVIII y la primera del XIX, la ruina es vista como vestigio de un preciso y determinado periodo histórico, una actitud de la que nacerá la arqueología. El cine, la ruina contemporánea Después es posible ver el Romanticismo como primera expresión de la modernidad, que reivindica la ruina y se complace con las piedras musgosas, las bóvedas hundidas, las torres descantilladas, todas ellas muy comunes en la época. En el siglo XX, las ruinas se convierten en terrible testimonio de nuestro poder destructor y el cine, según Antoni Marí, es la ilusión de so- ñar con nuestra ruina, la que hablará de nosotros a las futuras generaciones La exposición se cierra con un audiovisual creado expresamente por el cineasta Andrés Hispano, en el cual se muestran imágenes de la ruina contemporánea a partir de películas emblemáticas de cine que comprenden desde el neorrealismo italiano hasta el cine fantástico más reciente. Por este repaso a la ruina contemporánea en el séptimo arte desfilan escenas de Apocalypse Now Ciudadano Kane El día después Germania, anno zero Godzilla Hiroshima mon amour Mars Attacks El pianista El planeta de los simios Rebeca o Doce monos Escritor encuentra a periodista... González Ledesma también ajusta cuentas. Por ejemplo, si le hablamos de Hitchcock. Si el maestro del suspense hubiese conocido el Tren Negro, ¿qué habría sido de Extraños en un tren ¡No me hable de Hitchcock! -responde- Estuvo a punto de comprarme un guión. Yo, entonces, alquilé un piso caro en Barcelona. Pero el Sindicato de Guionistas de Hollywood ejerció presión para evitar que el director comprara sus guiones en el extranjero. Me quedé sin piso, y ahora, cada vez que lo veo, me pongo enfermo Entonces, si comenzara una novela negra a bordo del Tren Negro, ¿cómo se desarrollaría? No sería difícil. De hecho, ya lo he pensado alguna vez. Habría un escritor que en el tren se encuentra a una periodista veterana a la que amó y le inspiró su primera novela. Él, que se ve viejo y fracasado a su lado, se suicida. Y le da a la mujer las claves para resolver su muerte Evolución del mundo La transformación del tema de la ruina en el siglo de las luces es, según el comisario, fruto de las tendencias de la época: la evolución de la visión del mundo, la conmoción de las ideologías, las nuevas posibilidades del viaje, el relativismo histórico, el nuevo concepto moderno de historia y la secularización del mundo. Estos elementos modificaron profundamente, en la segunda mitad del siglo XVIII, la actitud del hombre occidental frente a la ruina y su representación pictórica. Para los ilustrados, las ruinas no tienen ninguna función simbólica, sino que suscitan una noble tristeza pues sugieren la fragilidad del hombre y su ineludible tránsito hacia el olvido, frente a la solidez de la materia y lo inconmensurable de la naturaleza. La EFE Antonio López, un maestro de lujo Un año más, Antonio López y Julio López Hernández imparten, desde ayer, sendos talleres de pintura y dibujo, y escultura, respectivamente, en los cursos de verano que celebra la Universidad Complutense en San Lorenzo de El Escorial. En la imagen, Antonio López da consejos a una alumna sobre el dibujo al natural de un desnudo masculino.