Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional MARTES 12 7 2005 ABC Merkel promete que Alemania recuperará en diez años su papel líder b La rival conservadora del canci- El muro hace evidentes las diferencias entre los judíos y los árabes israelíes de Jerusalén, que ven rebajada su calidad de vida y recortados sus derechos, su libertad de movimientos y hasta su categoría de ciudadanos del Estado de Israel Israel: un Estado, dos países POR JUAN CIERCO. CORRESPONSAL ller Schröder para las elecciones de septiembre propone una subida del IVA del 2 por ciento, que topa con el rechazo de sus aliados GUSTAVO MORA. SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. La aspirante de la Unión Cristianodemócrata (CDU) a la Cancillería, Angela Merkel, promete que Alemania volverá a ser líder en Europa en diez años si ella gana las elecciones que, previsiblemente, se celebrarán en septiembre. El programa que presentó ayer en Berlín junto con el líder de su partido hermano, la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera, Edmund Stoiber, propone subir el IVA en un 2 por ciento para reducir los costes laborales- -el seguro de desempleo, que bajaría en 2006 del 6,5 al 4,5 por ciento- Los liberales, socios naturales de coalición de Merkel, rechazan de plano la subida del IVA, y el canciller Gerhard Schröder dijo que con la señora Merkel, todo será más caro y nada mejorará Los conservadores prometen también mil millones de euros más al año para la investigación, eliminar el papeleo inútil, flexibilizar el mercado de trabajo y simplificar el sistema fiscal. Mantener la opción atómica En medioambiente, Merkel prometió seguir con las energías renovables sin renunciar por ello a la atómica, que el Gobierno de Schröder y la industria acordaron abandonar paso a paso. La lucha antinuclear, en el pasado caballo de batalla de la izquierda en Alemania, sigue llamando la atención gracias a protestas como la de Greenpeace frente al edificio donde Merkel y Stoiber sellaron el programa. Es razonable mantener la opción atómica si ayuda a bajar el precio de la energía insistió ella. Hace tiempo que no había un programa tan sincero proclamó Merkel para defender, como Stoiber- -rival de Schröder en las elecciones de 2002- unas propuestas más suaves de lo que CDU y CSU habían adelantado. Nunca le había ido tan mal a Alemania apostilló la candidata. Apenas habló de política exterior. A preguntas de los periodistas, expresó su convicción de que una Alemania fuerte puede volver a fomentar el crecimiento en Europa Al hilo de la sinceridad prometida, admitió que con su gobierno Alemania no podrá cumplir el Pacto de Estabilidad antes de 2008. El programa de gobierno conservador recoge el no de la CDU CSU al ingreso de Turquía en la UE, pero Merkel no mencionó a EE. UU. fundamental en la última campaña por la crisis de Irak. SHUAFAT (JERUSALÉN) Naser tiene sólo 35 años pero el pelo más blanco que el corazón de Florentino Pérez. Las canas, dice, son fruto de una vida demasiado dura, de una familia demasiado expuesta. Expuesta a una Intifada y una represión que acabó con su hermano pequeño, Mohamed, de 18 años, abatido en un control militar israelí por no detener su vehículo a tiempo. Tiempo del que nunca ha dispuesto salvo para trabajar en las cocinas del Hospital Hadassah del Monte Scopus, sacar adelante a su prole (dos hijos, una hija) y acudir el viernes a orar a la Explanada de las Mezquitas. Mezquitas, que como el hospital, los colegios de sus hijos y parte de su familia quedarán demasiado lejos pese a estar a un puñado de kilómetros de su modesta vivienda del campo de refugiados de Shuafat, al este de Jerusalén. Jerusalén, rodeada por un muro de 80 kilómetros de longitud que aleja a los árabes israelíes del corazón de la ciudad, rebaja su calidad de vida, recorta sus derechos, su libertad de movimientos, su categoría de ciudadano del Estado de Israel. Israel facilita tarjetas de identidad azules a los palestinos de Jerusalén Este que acreditan su residencia permanente en sus límites municipales. Con esa tarjeta gozan de los mismos derechos que sus conciudadanos judíos del Oeste, pueden beneficiarse de los servicios sociales estatales, pueden disfrutar de los servicios municipales. En teoría. En teoría porque la realidad nos dice que antes del muro muchos habitantes de Shuafat, o de Anata, o de Kfar Aqab, como Naser, llevan cuatro años sin recibir una sola carta por la falta de medios de la oficina de correos de Jerusalén; sufren las deficiencias de unos servicios que tardan meses en ser satisfechos, padecen la falta de sen- Una palestina protestaba ayer en el control de Kalandia, al norte de Jerusalén EPA En la Ciudad Santa se han volado en cuatro años 22 suicidas palestinos con un saldo de 170 muertos sibilidad de unas autoridades más preocupadas del Oeste que del Este. El Este albergará a partir del 1 de septiembre (fecha en la que se cerrará ese muro denunciado por la comunidad internacional, ayer lo hizo sobre el terreno el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana) a 55.000 palestinos aislados por completo de su ciudad por un muro que, según el Centro de Jerusalén de Estudios Israelíes ha supues- to el cambio más dramático desde 1967, desde la Guerra de los Seis Días Seis días, y siete, y veinte y sesenta y trescientos, que los palestinos de esta zona abandonada a su suerte arrastrarán sobre sus hombros como pesados fardos en un itinerario plagado de obstáculos, de puertas militarizadas, de controles de seguridad que harán del todo imposible, palabra de Amir Jeshin, consejero árabe en el Ayuntamiento de Jerusalén hasta hace muy poco, satisfacer sus derechos. Separar a palestinos de palestinos Derechos siempre torcidos en un Este que también existe pero sobre todo sufre, jalonado por un muro que separa ahora a palestinos de palestinos, no de israelíes, en una batalla demográfica que pretende consolidar el dominio judío sobre Jerusalén según denuncian las autoridades palestinas. Palestinas, palestinos, hombres, mujeres, niños, no envueltos en actividades terroristas, que reconocen el derecho de Israel a la autodefensa (en la Ciudad Santa se han volado en cuatro años 22 suicidas palestinos con un saldo de 170 muertos) pero que exigen no tener que demostrar su inocencia mientras se les declara culpables. Culpables, inocentes, justos que pagan por pecadores ante la indiferencia de una comunidad internacional que mira con los ojos cerrados hacia Gaza como si después de la evacuación de la Franja no hubiese vida. Vida que será más dura para muchos una vez se cierre ese muro que marca de manera unilateral fronteras no negociadas. También para Naser.