Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional MARTES 12 7 2005 ABC El presidente de Serbia, Boris Tadic, presente en la ceremonia, rindió por primera vez homenaje a las víctimas dos Unidos y artífice de los acuerdos de paz de Dayton, Richard Holbrooke. Éste último reconoció que Sebrenica representa el fracaso de la OTAN, de Occidente y de la ONU en la guerra en Bosnia- Herzegovina. También se vio gente con camisetas en las que se leía: La Constitución de Dayton (la división de B- H en entidades étnicas) fue escrita con la sangre de las víctimas de Srebrenica Por su parte el ministro de Exteriores británico, Straw, dijo en su discurso que Srebrenica representa una de las páginas más oscuras de la historia europea... Es una vergüenza para la Comunidad internacional que este crimen se haya cometido ante sus ojos Fue entonces, en medio de los discursos, cuando se escucharon dos ráfagas de disparos de armas automáticas, una corta y otra más larga, procedentes de las inmediaciones donde viven serbios. La policía serbobosnia reaccionó cerrando por unos minutos la puerta del parque memorial. Fue el único incidente. Desde primeras horas de la mañana miles de vehículos y autobuses comenzaron a llegar a Srebrenica provenientes de todas partes de Bosnia- Herzegovina, para asistir a la ceremonia en el memorial de Potocari. Mujeres musulmanas bosnias ante la tumba de sus familiares en el cementerio conmemorativo de Potocari AFP En una conmovedora ceremonia por los diez años de la matanza de Srebrenica, otras 610 víctimas fueron enterradas ayer en el recinto de Potocari, cerca del que fuera ex enclave protegido por la ONU, en el que fueron asesinados cerca de 8.000 musulmanes bosnios El odio también estuvo presente en el aniversario de Srebrenica POR SIMÓN TECCO. ENVIADO ESPECIAL Mujeres con hiyab POTOCARI. El odio que todavía se siente a flor de piel en estas tierras volvió a asomar ayer en el décimo aniversario de la matanza de Srebrenica con un sonido seco y paralizante. Como el último que oyeron los cerca de ocho mil víctimas de la matanza. Unas ráfagas procedentes de las zonas donde vive la población serbia dieron testimonio de que todavía no ha habido perdón ni olvido. Decenas de miles de bosnios musulmanes conmemoraron ayer en Potocari (este de Bosnia) el décimo aniversario de la masacre. Lo hicieron protegidos por unos 2.000 policías serbosnios. En la ceremonia participaron también unos 50 invitados, entre presidentes de Estados, ministros de Exteriores y representantes de organismos internacionales. Por primera vez rindió homenaje a las víctimas el presidente de Serbia, Boris Tadic. ga serbio, Boris Tadic dijo que los criminales de guerra no pueden ser considerados héroes nacionales y que la negación de este genocidio es la última fase del genocidio Agregó que debemos hacer todo lo necesario para constatar la verdad y descubrir a los culpables. Solo de esa forma podemos eludir la culpabilidad colectiva lo que desea evitar Tadic y los restantes sectores democráticos de Belgrado que ayer en el Parlamento de Serbia guardaron un minuto de silencio por las víctimas de este genocidio. Entre las personalidades que estuvieron en la ceremonia se encontraban el presidente de Croacia, Stipe Mesic, el comisario europeo Olli Rehn, el ministro esloveno de Exteriores y presidente de turno de la OSCE, Dimtri Rupel, el ministro de Exteriores británico, Jack Straw, el presidente del Tribunal Penal Internacional Theodor Meron y el ex enviado especial de EstaLa gran mayoría de los asistentes eran mujeres, ya que casi la totalidad de las más de 8.000 víctimas eran varones. El asesinato de los hombres de la región adultos y adolescentes fue una de las primera metas de los verdugos junto a las violaciones masivas. Las mujeres de Srebrenica de todas las edades, llevaban el hiyab, en su mayoría de color blanco. Su llegada al lugar y la ceremonia fue controlada por unos 2.000 policías serbobosnios, quizás son los mismos que acabaron con los nuestros se oyó. HÁGASE LA LUZ EN SREBRENICA NICOLÁS LAGO Versículos del Corán La ceremonia se inicio a mediodía con versículos del Corán recitados por un imán, mientras mujeres vestidas con túnicas plateadas, hacían guardia junto a los 610 féretros verdes con los restos de las últimas víctimas identificadas. El presidente de la presidencia colectiva de Bosnia- Herzegovina, Sulejman Tihic, comenzó los discursos, recordando que junto a Srebrenica por desgracia se cometieron también otros crímenes en Bosnia Dirigiéndose a los serbios y a su cole- rebrenica fue ayer un lugar sumido en la tristeza. Más de seiscientas víctimas fueron sepultadas tras una larga identificación forense. Aún quedan miles de personas asesinadas en la matanza de hace diez años que no han sido identificadas. Son los aspectos oscuros de lo que pasó y sus consecuencias. ...Y una tristeza que se ahonda en los espíritus a la vista de los intentos de manipulación sobre el número de víctimas. Opiniones procedentes de Serbia insisten en minimizar la di- S mensión de la masacre, aunque en nada puedan reducir la brutalidad y bestialidad del crimen. Más patéticos resultan los políticos que se aprovechan de la tragedia para promocionar sus carreras. Obviamente ninguno de ellos ha perdido un hijo, un familiar en Srebrenica, o en cualquier otro frente... Fueron enviados a otros países en los que no corrieran riesgos. En Srebrenica, casi todos los mártires provenían de las capas sociales más bajas. Allí, el clima es especialmente propicio al odio y el fanatismo, afanosamente fomentados por los nacionalistas de variado pelaje que pululan por Bosnia y Herzegovina. A su actitud hay que sumar el activo papel desarrollado por algunas cúpulas religiosas. Por si fuera poco el horror vivido aquí, determinados imanes empujaron a los jóvenes musulmanes a luchar por el Islam en Afganistán. La amargura vivida en su tierra y el paraíso prometido con el martirio llevaron a muchos a la muerte. Hoy, en medio de estas pinceladas de desesperanza, la comunidad internacional sigue apareciendo como culpable porque no detuvo el crimen y porque intenta ahora que, por mor de un acuerdo clandestino, Bosnia y Herzegovina desista de acusar a Serbia y Montenegro ante la Corte internacional de La Haya por agresión y genocidio. Una vez más se intenta impedir que la verdad salga a la luz y que la tragedia de Srebrenica, como tantas otras, siga medio enterrada, como sus víctimas.