Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12 7 2005 23 Al menos veinte muertos en Rusia tras un incendio declarado por un cóctel molotov en un centro comercial La matanza de Srebrenica fue conmemorada ayer en su décimo aniversario por miles de musulmanes Tony Blair El 7 de julio será recordado por los británicos como un día de gran tristeza pero, apenas cuatro días después, millones de personas acuden al trabajo con una acerada y extraordinaria determinación Michael Howard Felicitamos al primer ministro por la forma tranquila, resuelta y digna de un hombre de Estado con que afrontó los atentados y por articular de manera emocionante los sentimientos colectivos La matanza del 7- J es la suma de trágicas historias individuales que desde ayer tienen nombres y apellidos. Susan Levy y Gladys Wundowa son las dos primeras personas identificadas oficialmente a las que la sinrazón terrorista privó de su derecho a la vida La judía que escapó del miedo en Israel para morir en el metro ABC El Gobierno británico podría acelerar el examen de las nuevas leyes, previsto para marzo próximo cientemente precisas que permitieran evitar los atentados del 7- J. La disputa de los partidos británicos en torno al problema del terrorismo ha pasado por diferentes vicisitudes. Los laboristas rechazaron durante años la ratificación de la legislación especial antiterrorista. Aprovecharon luego el proceso de paz en Irlanda para abandonar su apoyo a la retirada británica. Críticos con el primer ministro El ahora alcalde de Londres, Ken Livingstone, y otros laboristas, invitaron al líder del Sinn Fein- IRA, Gerry Adams, al Parlamento contra los deseos del Gobierno. Los conservadores han sido críticos con Blair desde 1998 acusándole de ceder demasiado ante Adams en perjuicio de los unionistas. La actual ley antiterrorista británica, cuya última enmienda data de principios de año, contempla restringir la libertad de movimiento y de expresión a sospechosos, incluso si no hay pruebas concluyentes para abrirles un proceso, así como la detención durante una semana en dependencias policiales sin el expreso permiso judicial. LONDRES. El espejo de la muerte en los túneles del metro y en el autobús londinenses refleja ya dos rostros. La primera de las víctimas oficialmente identificada por Scotland Yard es Susan Levy, de 53 años. De origen judío, pero nacida al norte de Londres, en Hertfordshire. Susan emigró a Israel, donde vivió unos años para regresar al Reino Unido. Quiso escapar del terror cotidiano entre palestinos e israelíes ha confesado estos días Harry, un taxista londinense con quien se casó tras su regreso. Dos hijos, James y Daniel, de 23 y 25 años respectivamente, nacieron de su unión. Aquella fatídica mañana, Susan, acompañada de James, llegaba tarde al trabajo. Por consejo del propio Harry, cogieron el metro en la estación de Finsbury Park rumbo al centro. Madre e hijo se separaron en un transbordo en las profundidades de Londres- -James no supo hasta mucho después que no volvería a ver a su madre- Instantes más tarde, Susan llamó por su móvil a Harry para agradecerle el consejo de tomar el metro. Fue la última vez que escuchó la voz de su esposa. El tren de la línea de Picadilly, entre Russell Square y King s Cross, se convirtió en su tumba. Susan Levy AFP Gladys Wundowa junto a su marido estar en la universidad en el momento del primero de los zarpazos terroristas. Pero la duda lo torturaba. Gladys cogió el autobús número 30, al encontrar cerrado el metro. La muerte la soprendió en Tavistock Square. El drama atenaza a las familias de los desaparecidos, que denuncian la falta de información. Policía y forenses insisten en que llevará días o semanas identificar los cuerpos. Para ello, la Policía británica ha dispuesto hasta 140 líneas telefónicas gratuitas con el fin de atender a los familiares de los desaparecidos. Desde el martes, hemos recibido 42.000 llamadas diarias afirma Dave Johnston, comandante de la Policía Metropolitana. Es mucho. Demasiado... En diciembre de 2004, se recibían 17.000 llamadas al día preguntando por los desaparecidos tras el tsunami en el sureste asiático. Una pérdida innecesaria Estamos destrozados afirma presa de la desolación Harry, quien, acompañado de James, inició el mismo jueves una búsqueda desesperada que ayer concluyó de manera dramática. Era una madre y esposa amada, una mujer respetada en la comunidad judía... dice Harry en un póstumo homenaje. Estamos destruidos por su pérdida innecesaria, pero nuestros pensamientos y oraciones están dedicados también al resto de familias afectadas por tan horrenda tragedia sentencia su viudo. El segundo nombre marcado por la tragedia es el de Gladys Wundowa, natural de Essex y de origen ghanés, de 51 años. Gladys comenzaba su jornada laboral a las cinco de la mañana. Nunca llegó a su destino. En la tarde de ayer, el London s University College, una de las universidades de la capital del Reino Unido, con sede en Glower Street, denunció la muerte de una de sus empleadas de limpieza. Su marido temía por ella desde el jueves, aunque presumía que su esposa debía La Policía británica recibe 42.000 llamadas al día de familiares y amigos de los desaparecidos