Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 MARTES 12 7 2005 ABC Internacional Blair solicita el consenso de los Comunes para endurecer la legislación antiterrorista Felicitación unánime de la Cámara al primer ministro por su respuesta tranquila, resuelta y digna prioridades: el rescate e identificación de los cadáveres y la pronta detención de los autores de los atentados del pasado jueves ÍÑIGO GURRUCHAGA. CORRESPONSAL LONDRES. El primer ministro británico, Tony Blair, confirmó ayer la muerte de al menos 52 personas en los atentados del jueves en Londres y señaló b El Gobierno se marca dos que 74 familias han sido contactadas por la Policía, de lo que se deduce que ese número será el balance mortal aproximado. Otras 56 personas están heridas, algunas muy graves. El anuncio de Blair llegó en una sesión parlamentaria abierta con una declaración del jefe de Gobierno en la que señaló que el 7 de julio será recordado como un día de gran tristeza, pero cuatro días después millones de personas acuden al trabajo con una acerada y extraordinaria determinación Los líderes de la oposición se sumaron a los sentimientos expresados por el premier y felicitaron a los servicios de seguridad y de emergencia. El conservador Michael Howard dio la enhorabuena a Blair por la forma tranquila, resuelta y digna de un hombre de Estado con que afrontó los atentados, y por articular de manera emocionante los sentimientos colectivos La felicitación del líder tory marcó el tono de la sesión y políticos dispares, como el reverendo unionista Ian Paisley o el anterior líder de la oposición, Iain Duncan- Smith, se sumaron al homenaje a la conducta de Blair. Pero el día había comenzado de manera diferente. El conservador Patrick Mercer defendió en el influyente Today de la BBC la propuesta aireada el domingo por la oposición de abrir una investigación pública sobre los atentados. La viceministra de Interior, Hazel Blears, replicó en el mismo programa matinal que una investigación en estos momentos sólo puede entorpecer y distraer a los responsables de la Policía y de los servicios de Inteligencia. Los editores de la Prensa simpatizante con los conservadores no insistieron. Su propia línea crítica se dirige a otros aspectos. Por ejemplo, la sugerencia de que la legislación de derechos humanos impide la extradición de extremistas sospechosos a sus países de origen, cuando allí se practica la tortura o la pena de muerte. Tom Kelly, portavoz de Blair, manifestó poco después a los medios de comunicación la línea del Ejecutivo: Tenemos dos prioridades: rescatar e identificar pronto los cadáveres y analizar los datos forenses para detener a los responsables. Vamos a dar a quienes guían esta investigación el tiempo, el espacio y el apoyo que necesitan Una encuesta tranquila y limitada Por la tarde, en un Parlamento con algunos accesos cerrados y cuyos controles eran más rigurosos de lo habitual, Michael Howard retrocedió. En su discurso, sugirió una encuesta tranquila y limitada, un foro desapasionado para cerrar las especulaciones. Nada- -dijo- -que distraiga a la Policía El segundo acto en el sutil teatro político de los Comunes fue la respuesta de Blair. Tras agradecer a Howard sus elogios y explicar que sería absurdo que no analicemos lo ocurrido anunció que el Gobierno prepara una nueva legislación antiterrorista y su deseo de que se apruebe esta vez por consenso. En enero, cuando el Gobierno presentó un proyecto de ley para sustituir el encarcelamiento sin juicio previo rechazado por los Lores, y que afectaba a islamistas radicales, la oposición conservadora y liberal se unió con disidentes laboristas para derrotar al Ejecutivo en vísperas electorales. En esta ocasión, el Gobierno podría acelerar la presentación a examen de las nuevas leyes antiterroristas, prevista para marzo próximo, si la investigación sobre los atentados demuestra que la Policía y los servicios de Inteligencia necesitan de inmediato nuevos poderes manifestó ayer Blair. En este sentido, el primer ministro admitió que no hubo informaciones lo sufi- Tony Blair, durante su intervención de ayer ante la Cámara de los Comunes AP