Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12 7 2005 Opinión 7 resalta en el importante Libro Blanco sobre la Dependencia elaborado por el Ministerio de Trabajo, la familia sigue siendo el principal soporte para las personas dependientes. Se estima en un promedio de cinco horas diarias las destinadas al cuidado de un familiar enfermo o dependiente. Para sustituir ese tiempo por trabajo remunerado sería necesario crear, al menos, 600.000 puestos de trabajo. Pero este apoyo informal a la dependencia está llamado, si no a desaparecer, sí a reducirse considerablemente. Por dos razones, básicamente, aunque no sean las únicas a destacar. Primero, por razones estrictamente demográficas, ya que cada vez hay menos mujeres en edad de cuidar a personas dependientes, aunque haya más personas dependientes que requieran atención. Segundo, por la descomposición de la familia tradicional. LA ESPUMA DE LOS DÍAS GEOMETRÍA VARIABLE S ÁNGEL CÓRDOBA Pienso muchas veces que la dignidad de un pueblo radica, en buena medida, en el trato que da a sus mayores. En el orden cuantitativo y en el cualitativo Hay que poner en marcha con premura los distintos mecanismos de atención a la dependencia que contempla el Libro Blanco puesto que el problema no hará sino agudizarse. Los Estados miembros de la UE tienen distintos modelos. Así, uno que gira en torno a una protección universal para todos los ciudadanos y financiación mediante impuestos (países nórdicos y Holanda) otro que lo hace sobre una protección a través del sistema de Seguridad Social mediante cotizaciones (Alemania, Francia, Austria y Luxemburgo) y, por último, un modelo asistencial dirigido especialmente a los ciudadanos carentes de recursos (países del sur de Europa) En general, las prestaciones económicas se combinan con prestaciones de asistencia médica especializada o con una red de asistencia social ampliamente desarrollada. Entre nosotros he defendido, con la profesora López Cumbre, la elección de un modelo eminentemente público pero con seguros privados como modalidad complementaria. Y tal modelo habría de basarse en la universalidad de la prestación, la igualdad de acceso al derecho y la cofinanciación por parte de los usuarios en las condiciones que se establezcan con carácter general para toda España. Tenemos por delante en estos últimos años una hercúlea tarea, en un tema tan trascendente como éste, y en ello no podemos perder de vista la meta de que no se trata de vivir más años- -que también- sino de mejorar la calidad de vida de esos años. PALABRAS CRUZADAS ¿Cree que ZP tiene un proyecto, o se dedica a improvisar? IMPROVISA, QUE ALGO QUEDA STE presidente que nos ha tocado en suerte- -o más bien que hemos elegido- -no es que improvise, sino que se queda con la copla del último que llega. Le presentan a Zerolo cuando estaba en la oposición y se encandila con la idea de ser el primer presidente del mundo mundial que matrimonie a los gays y los haga padres y padres, y manda al de turno que incluya la propuesta en el programa electoral. Llega Maragall diciendo que lo importante es mantenerse en la Generalitat, y a ZP le parece perfecto y acepta lo de nación sin consultar previamente lo que significa ese concepto. Bush ataca Irak y, llevado por rabia, ZP no se levanta ante la bandera americana, como si fuera la bandera sólo de PILAR Bush. Luego, sin tener noción de lo que CERNUDA es la diplomacia ni las relaciones exteriores, pide a los aliados que se marchen de Irak. Le cuenta alguien que la ONU no va a tener tiempo de aprobar una resolución sobre Irak antes del famoso 30 de junio, pues va Zapatero y dice que las tropas españolas no esperan ni un minuto más para iniciar el regreso. Le sopla el primer espía que conoce que ETA quiere abandonar las armas, y Zapatero va y rompe el pacto con el PP, mientras los terroristas se ríen macabramente de todos los españoles. Si sólo pensara diez minutos las consecuencias de sus decisiones, otro gallo nos cantaría. ES MI GOBIERNO OR principio, y por conservar la cordura, debo creer que sí, que Zapatero llegó al poder con un proyecto. Otra cosa es que el proyecto sea bueno o malo (o, como me parece el caso, mejorable) y que se esté desarrollando mejor o peor, que puede que sea más bien esto último. Pero ZP es el presidente de mi Gobierno, votado por once millones de españoles que, quiero suponer, apoyaban algo más que una mueca y un talante. Los datos en mi poder me dicen que sí, que hay un proyecto regeneracionista tras esa sonrisa giocondesca, aunque no se note demasiado. Y que lo que está ocurriendo con los estatutos de autonomía, con algunas leyes sociales y hasta con EuFERNANDO ropa no es fruto de la improvisación, JÁUREGUI sino el despliegue a veces no muy afortunado de una idea llena de buena voluntad. Sí, ya sé que en ocasiones parece que las cosas no están demasiado pensadas y que todo es consecuencia de una genialidad de última hora, mientras el talante presidencial paseaba distraído por los pasillos de las Cortes. Puede que lo que voy a afirmar sea aún más desalentador, pero estoy convencido de que la mayor parte de las acciones del Gobierno ZP responde a un diseño previo. Increíble si usted quiere, pero cierto, palabra de honor. E P ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate ERÁ por el calor o por la ociosidad, pero resulta sorprendente el lío interno organizado en el PP este fin de temporada. Ayunos de presupuesto, y en algunos casos de convicciones, preocupados sólo del pulgar de Rajoy, convertido en única brújula de su acción política, a los dirigentes del PP les ha dado por entretenerse como a los cachorros de lince en Doñana, a zarpazo limpio. Piqué ha abierto un debate de nombres y de tiempos pero de dudosa utilidad al partido, por no considerarlo abiertamente suicida: ¿dónde termina el pasado honroso del PP y dónde comienza el que, según el político catalán, convendría ocultar? Adjudicar etiquetas de cenCARMEN trismo o derechismo es MARTÍNEZ un entretenimiento magCASTRO nífico para las charlas de café, puede inspirar decenas de columnas y justificar ajustes de cuentas pendientes, el fulanismo siempre ha sido un espectáculo agradecido; el público aplaude, jalea y se divierte, siempre que el teatro no esté ardiendo por los cuatro costados. Y lo que nos espera a la vuelta de verano es un incendio institucional de dimensiones colosales. El presidente del Gobierno puede parecer un simple cuando tira de guitarra y entona aquello del mar de injusticia o el ansia infinita de paz sin embargo está llevando a cabo con determinación implacable un proceso de fractura social sin precedentes; un experimento de refinada perversidad que dinamita el centro, ese niño mimado por todos los gobiernos democráticos desde Suárez a Aznar. Con el apoyo de las minorías más radicales y a golpe de legislación, Zapatero está expulsando a ese centro social hacia la marginalidad política. Ha movido el marco legislativo tanto hacia la izquierda que un enorme segmento de la población se está quedando fuera del cuadro; por ejemplo, ese 50 por ciento de ciudadanos que se declara contrario a la adopción de niños por parejas homosexuales. De la actitud del PP depende que los expulsados se sientan sólo expulsados y no proscritos. Después de la ofensiva por los llamados derechos civiles -que ya es sarcasmo- -llega el turno de revisar el modelo territorial. El PP se volverá a quedar sólo y en esas circunstancias resulta casi una deslealtad a sus votantes entretenerse con debates fulanistas. La cuestión no es el futuro personal de Acebes, Zaplana o Piqué; la cuestión es decidir si los populares tienen convicciones suficientemente sólidas para defender la Constitución del 78 cuando les acusen de fundamentalistas, de inmovilistas y lo que es peor: de derechistas. No valen los cálculos electorales, las fintas tácticas o las muletas de la izquierda que siempre acaban fallando. Ni Bono, ni Guerra, ni Félix de Azúa, admitirán jamás la fortaleza democrática del PP o su ejemplaridad en la defensa de la nación española. Si la izquierda se ha perdido en sus corsés ideológicos, el centro- derecha no debería perderse en sus temores.