Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 12 7 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil PARTES CONTRATANTES R LO QUE SE MUEVE EN ETA A suspensión de militancia que ha decretado la banda terrorista ETA contra Francisco Múgica Garmendia, alias Pakito y otros terroristas encarcelados que, como él, pidieron el abandono de la lucha armada es una noticia que dice poco de la oportunidad para la paz a la que tanto se refiere el Gobierno. Se trata, por el contrario, de una depuración de pusilánimes para preservar la ortodoxia del sector duro de ETA, que realmente es el único que existe. El consejero vasco de Interior, Javier Balza, resumió con acierto la valoración de la purga de Pakito como la prueba de que ETA no cambia Por eso es arriesgado interpretar esta decisión de disciplina terrorista como una crisis interna o un síntoma de debate. También es un mensaje engañoso para la opinión pública, porque desavenencias en ETA las ha habido y se han resuelto con escisiones- -como en su día las de los poli- milis -o con asesinatos, como el de Dolores González Catarain, alias Yoyes cuya muerte fue ordenada por el propio Pakito La defenestración de estos críticos más bien se trata de lo contrario, de la consecuencia directa de una reanimación de la banda etarra en un escenario sorprendentemente favorable y en el que también sobran los michelines según afamada expresión de Xavier Arzalluz aplicada a los críticos del PNV. En todo caso, si alguna lectura positiva puede extraerse de este episodio es que los más propensos a renunciar a la violencia son los etarras presos, lo que, por un sencillo silogismo, debería extender la convicción, sobre todo, en el Gobierno, de que nada mejor que encarcelar al mayor número posible de terroristas para acabar con el terrorismo. Sea lo que fuere, lo que se mueve en ETA- -nada ilusionante, por otro lado- -tiene mala correlación con las expectativas abiertas por el Gobierno. No sirve utilizar discursos discontinuos y pasar de la defensa del final dialogado a esperar sólo el abandono de las armas. En todo caso, la depuración de Pakito indica que ETA se L está fortificando ideológicamente y un terrorista convencido aún es más peligroso que un terrorista armado. Y si al mismo tiempo está convencido y armado, entonces es que algo está fallando gravemente en la política antiterrorista, que es algo mucho más ambicioso que la mera detención de comandos Es un abordaje implacable de las bases operativas y organizativas del terrorismo para desmantelarlas, sin perder mucho tiempo en analizar sus causas y contextos. Se puede decir que ETA ha encontrado un tiempo muerto en la presión del Estado para reparar desperfectos y si la confesión de parte aún tiene algún valor jurídico- -sobre lo que CondePumpido, ilustre magistrado antes que fiscal general del Estado, podría disertar ampliamente- los propios terroristas han reconocido cómo han aprovechado el tiempo. En su último Zutabe -boletín interno de ETA- -los etarras explican cómo el Partido Comunista de las Tierras Vascas representa la continuidad de Batasuna, expresa la victoria de la izquierda abertzale sobre la estrategia de la ilegalización (es decir, la ley de Partidos Políticos) y les permite hurgar en la herida de la crisis del Estado español ETA, siguiendo su estrategia básica, vuelve a acumular fuerzas Frente a esta insolencia humillante, el Gobierno no puede eludir su responsabilidad política insistiendo en que sólo espera el abandono de las armas. En primer lugar, porque no es cierto. El Gobierno espera algo más, y por eso se ha embarcado en una aventura sin mapa ni destino, comprometiendo al Parlamento, dando satisfacción a los detractores de la política anterior contra ETA (ERC, PNV, Izquierda Unida) y rompiendo el Acuerdo Antiterrorista con el PP. En segundo lugar, porque sobran los emplazamientos a una organización terrorista que ya ha dicho que ni entrega las armas ni deja la violencia si no se cumplen sus condiciones, que son las mismas de hace treinta años y tan inaceptables como entonces. El cambio de rumbo parece más urgente cada día. ESPETO, prudencia y, sobre todo, silencio. Para Alfredo Pérez Rubalcaba, los únicos con derecho a manifestarse en el debate del nuevo estatuto catalán son los grupos y partidos políticos de Cataluña No se hable más sobre un asunto que- -para el portavoz parlamentario socialista- -compete en exclusiva a las partes contratantes de un texto que parece no tener consecuencias para el resto de España, un asunto regional en el que no resulta procedente inmiscuirse desde la lejanía. Escocido por las valientes palabras de denuncia de Alfonso Guerra, Rubalcaba no ha tardado en imponer la ley del silencio en su partido y lanzar la idea de un ámbito catalán de decisión o al menos de discusión, y zanjar un debate a escala nacional que amenaza con dividir al PSOE. Para Rubalcaba, Cataluña decide a solas. Alfredo Rubalcaba CHEMA BARROSO RELECTURAS UIZÁ resultado de un calentón estival- -patología muy común en los cursos de verano que frecuenta la clase política- el ministro de Justicia acusó ayer a la Iglesia de apadrinar la Guerra Civil como una cruzada El ministro de Justicia propone una relectura inteligente de la Constitución para suprimir los privilegios históricos de la Iglesia, institución a la que, a estas alturas, López Aguilar sigue viendo con los ojos de un socialismo que continúa empeñado en explotar un pasado de revoluciones y contrarrevoluciones, seguramente sin caer en la cuenta de que tampoco el PSOE de la actualidad es el mismo que intervino, y en buena medida desencadenó, en esa guerra civil que con tan mala maña y escasa oportunidad actualiza. Va siendo horaya de relecturas inteligentes incluida la de la Revolución de Asturias. Q RESPUESTA BRITÁNICA L A comparecencia de Tony Blair ante la Cámara de los Comunes ha confirmado la firmeza del primer ministro frente a la agresión terrorista, así como el apoyo incondicional de la oposición conservadora al Gobierno ante una situación de máxima gravedad. Es notorio el contraste con los días posteriores al 11- M en Madrid, si bien es innegable que la coyuntura política es muy diferente en uno y en otro caso. Pero está claro que a Blair nadie le exige resultados inmediatos en la investigación, ni siquiera se le reprocha el apagón informativo o la gestión a cámara lenta de la crisis. Hasta ahora, la tradicional flema británica (de estoicismo hablaba ayer el primer ministro) hace honor al tópico, aunque empiezan a escucharse algunas voces críticas ante la evidencia de que, pasados cinco días, no hay una cifra definitiva de víctimas y no se hace oficial la identidad de las mismas, dando lugar a una espera perturbadora También los medios de comunicación ingleses han preferido renunciar al impacto informativo para contribuir a la visible normalización de la vida ciudadana. Si los terroristas pensaban que Londres iba a ser vulnerable- -social o políticamente- -ante la violencia indiscriminada, es obvio que estaban muy equivo- cados y que no se va a alterar ni un milímetro el rumbo de la política interna o internacional del Reino Unido. Otra cosa es que la magnitud del acontecimiento tenga una inevitable repercusión a medio plazo. Habrá, sin duda, un debate serio sobre la necesidad de equilibrio y ponderación de intereses entre la eficacia policial, el respeto a la intimidad y el derecho de la opinión pública a conocer la evolución de los hechos. Por otra parte, el modelo de multiculturalismo a la inglesa (que convierte muchas zonas de Londres y de otras ciudades en verdaderos territorios exentos) ha entrado en crisis después del 7- J. La actividad de ciertos líderes religiosos musulmanes y sus prédicas contra Occidente empiezan a ser cuestionadas incluso en un país donde el respeto a las libertades públicas constituye desde hace siglos su principal seña de identidad. En definitiva, Tony Blair sale por ahora reforzado políticamente, pero el ambiente podría deteriorarse si no llegara pronto una información razonable y satisfactoria- -en el estado actual de las cosas- -que permita a la sociedad hacerse cargo del excepcional desafio al que se enfrenta y prestar su apoyo a las nuevas leyes anunciadas ayer en los Comunes. RÉQUIEM IEZ años después de la matanza de Srebrenica, en la que casi 8.000 bosnios fueron masacrados por las tropas serbias, la comunidad internacional recordó ayer uno de los episodios más feroces registrados en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial. La pasividad de las fuerzas internacionales desplegadas en la antigua Yugoslavia y el desdén de la UE permitieron que la actividad criminal de Radovan Karadzic y Ratko Mladic- -aún prófugos de la Justicia- -se cobrara la vida de miles de víctimas que, en su mayoría, todavía hoy siguen sin ser identificadas. Tiempo para la reflexión y la confianza en una Europa que, unida, evite nuevas carnicerías. D