Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 11 7 2005 Deportes 91 TOUR DE FRANCIA NOVENA ETAPA ROBERTO HERAS Ciclista del Liberty, tres Vueltas a España No tengo mentalidad de segundón MULHOUSE. Roberto Heras ha terminado su desayuno en un salón inmenso, impersonal, uno más de los muchos que acumulan los ciclistas en el Tour de Francia, y prefiere conversación en la cafetería. Las mangas le cuelgan y la camiseta de calle le queda inmensa. Luce una figura enjuta, como una vara. Ha llegado donde quería desde hace años. Afronta la montaña del Tour sin gran pérdida de tiempo por primera vez en su vida. El bejarano compartió sus sensaciones con ABC. -Por primera vez está cerca de la cabeza antes de la montaña. -Me encuentro a una distancia que está muy bien (5: 16 de Voigt, 2: 58 de Armstrong) si se tiene en cuenta que la primera contrarreloj era para especialistas puros y la contrarreloj por equipos, que la hicimos muy bien. Salvo por las caídas de ayer y el abandono de Igor, estoy contento del desarrollo del Tour. ¿Qué se debe esperar de Roberto Heras, protagonismo, el podio, ganar el Tour? -Hay que ver cómo va la carrera, saber cómo responde Lance y su equipo. Es lo único que se puede hacer. Yo puedo pensar que estoy bien, pero hay que esperar a la alta montaña para saber la realidad. En condiciones normales, a Lance le gusta marcar un ritmo alto y atacar después. Falta por saber si se le seguirá plantando cara. -Usted tiene información privilegiada. Estuvo tres años trabajando a sus órdenes. -Él sabe perfectamente a la velocidad que puede subir un puerto, desde abajo hasta arriba. Él ordena el ritmo y sabe el tiempo que tiene que emplear para que todo vaya bien. Es muy metódico, lo tiene todo calculado. Él no se ceba con alguien que vaya más rápido. Es inteligente para rentabilizar sus fuerzas y subir a su velocidad. ¿Cómo define su relación con el Tour? -Mala, para qué nos vamos a engañar. Y eso que el Tour me encanta, a pesar de todos lo varapalos que me ha dado. El primer año ya me impactó. Siempre he llegado en una gran condición física, pero por unas cosas u otras nunca he tenido la suerte de mi lado. He brillado a días y otros ha sido un desastre. Es la cara y la cruz de mi carrera. -A los ciclistas se les pasa la vida deportiva muy rápido. Usted ya tiene 31 años y es la primera vez que opta a un sueño en el Tour. -Así es. Igual que en la Vuelta, la suerte ha estado de mi lado, en el Tour me ha vuelto la espalda. ¿Es sólo cuestión de suerte? -A veces, sí. Yo he estado en el Tour en una gran condición física y se ha ido todo al traste por una caída más o menos seria. Por ejemplo, aquella de la contrarreloj por equipos, que me dejó Un debut fulgurante con Kelme (1999) tres años al servicio de Armstrong, un estreno horroroso con Liberty (2004) y al fin, a sus 31 años, afronta la montaña en posición ventajosa TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS tocado para el resto de la carrera. -Es un triple ganador de la Vuelta y, sin embargo, no impacta al público ni a la crítica en el Tour. ¿Por qué? -Pues, evidentemente, porque no lo he hecho tan bien en el Tour como en la Vuelta. Son dos carreras que no tienen nada que ver. En el Tour hay un campeón, Lance, y otro, Ullrich, que han estado un escalón por encima del resto. ¿Echa en falta apoyo popular? -No. La gente me apoya. Ya saben que la Vuelta se me ha dado bien y yo sí escucho aquello de, venga este año a por el Tour, eh. La gente quiere verme en el Tour y yo aún no he demostrado que pueda estar entre los tres mejores. -Si a usted se le compara con Iban Mayo, casi sale perdiendo en el Tour. A él le acompaña un gran eco mediático. ¿Y por qué? -Sí, esa es la pregunta. ¿Por qué? -No lo sé. Los hechos están ahí. Para Euskadi tiene una gran repercusión que haya ganado en Alpe d Huez, hecho sexto en el Tour y demás. Pero le pasa como a mí, tiene que demostrar que puede estar arriba para ganar el Tour. Y aún no lo ha demostrado. Yo también hice quinto y no me he arrimado nunca a la pelea. Hay que ser realistas. ¿Mayo ha estado en posición de ganar una vez el Tour? No. Lo del eco mediático es otra cosa. ¿Se paga el peaje de las secuelas de Induráin, de la mala costumbre del caviar? -No. Para nada. La afi- ción se conforma con lo que hay. Si damos espectáculo, atacamos o ganamos alguna etapa... Las comparaciones no gustan a nadie. Miguel fue insuperable. Y luego estamos los demás. Cada uno hace lo que puede en su trabajo. ¿Qué le ha dado el Liberty? -Todo el apoyo. De mi director y de mis compañeros. Lo más importante Sus datos Tiene 31 años Nació el 21 de febrero de 1974 en Béjar (Salamanca) Casado con Ana, padre de una niña. Mide 1,72 Pesa 59 kilos. Ganador de tres Vueltas a España, una Volta a Cataluña y una Bicicleta Vasca. En el Tour ha sido quinto (2000) decimoquinto (2001) trigésimo cuarto (2003, y victoria en la contrarreloj por equipos) y se retiró el año pasado. Cinco participaciones, ningún triunfo individual. para un líder es que confíen en ti. Luego tenemos posibilidades tácticas, con Beloki, los chavales. ¿Realmente piensa que puede ganar el Tour o es una quimera? -Seamos realistas. Hay un corredor y un equipo que tienen muchas posibilidades de ganarlo porque llevan seis años haciéndolo. Lo preparan al cien por cien, se mentalizan y tienen un corredor excepcional. Pero los demás no estamos aquí para mirar ni somos cojos. También somos profesionales, conocemos el Tour y no se nos debe menospreciar porque no corremos para ser segundos. No corro el Tour para ser segundo o tercero. A lo mejor luego tengo que decir ojalá esté en el podio. Pero mi mentalidad no es de segundón. Si luego me estrello y hago el quince, pues nada, hago el quince. ¿Ha perdido chispa, emoción por su profesión? -Cada época de un ciclista es diferente. Cuando gané en el Morredero (Vuelta 97) no era líder, no estaba controlado. Hay que adaptarse a cada momento. Lo que nunca querría es acomodarme, no ser ambicioso. Cuando estoy al cien por cien en condición física, siempre quiero ganar. ¿El dinero no acomoda? -El día que me pase esto, yo no seré ciclista. Me dedicaré a otra cosa. Salir a entrenarte cada día pensando en ganar es fundamental. Este año me he preparado para el Tour y la Vuelta y quiero que vea mi equipo que estoy preparado. No sirvo para pasar el trámite y hacer bulto. ¿Se ve dentro del ciclismo dentro de unos años? -Me gusta este mundo, pero no tengo ni idea. Veremos a ver qué nos depara el futuro. Mi relación con el Tour es mala, para qué nos vamos a engañar. Y eso que me encanta El día que me acomode por el dinero no seré ciclista. Es fundamental salir y pensar en ganar