Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 11 7 2005 Deportes 89 TOUR DE FRANCIA NOVENA ETAPA Armstrong rescata su convoy El Discovery responde en el Ballon de Alsacia en una inacabable sesión de caídas y el danés Rasmussen gana en Mulhouse; Voigt, nuevo líder JOSÉ CARLOS CARABIAS MULHOUSE. Hoy Rubiera se quita la carbonilla del motor y todo como siempre El pronóstico de Eusebio Unzué en Gerardmer, once de la mañana, sol y nubes en el cielo, responde unánime al pensamiento del pelotón. Mientras la Prensa hurga en la herida de la soledad de Armstrong y rastrea el campamento del Discovery en busca de argumentos, los protagonistas del circo- -directores y corredores- -duermen a pierna suelta. No hay explicación, pero confío en que hoy será diferente concede Johan Bruyneel. Hoy están todos delante sentencia Vicioso con un bostezo de indiferencia. Misterio inescrutable. Un día en el pozo y al siguiente, al mando del tren. Aficionados, periodistas, curiosos y enemigos de Armstrong en general giraron el párpado hacia el Ballon de Alsacia, ansioso el público por relatar de nuevo la grandeza del campeón en su desamparo. No hay diversión en el avasallamiento, en la repetición compulsiva del dominio. Seis años con los mismos protagonistas cansan, aunque el ojo sea un consumidor exigente de ciclismo y sepa reconocer la solvencia del team Bruyneel GANADOR DE LA ETAPA 1 Michael Rasmussen (Rabobank Din. PRIMER ESPAÑOL 12 Óscar Pereiro (Phonak) LÍDER 1 Jens Voigt (CSC Ale. PRIMER ESPAÑOL 9 Carlos Sastre (CSC) 4.08: 20 a 6: 04 32.18: 23 a 3: 54 ABANDONOS Galdeano, Marchante, Zabriskie, Kirsipuu y Pagliarini Incidencias: Caídas de Contador, Ullrich, Marchante y Galdeano. Menchov y Boogerd fueron sancionados con 20 segundos por abrigo prolongado. REACCIONES Jens Voigt Líder del Tour Seguro que hoy mantengo el maillot amarillo. Es el día de descanso y me sentaré encima de él para que no se escape. No me enfadaré si lo pierdo mañana. Aquí estamos para trabajar por Basso Pierde el amarillo La paradoja. Sin equipo, Armstrong era líder el domingo. Ayer, con el tren a plena marcha, perdió el amarillo. Estaba en lo cierto el pelotón, claro, y no la crítica. Los ciclistas conocen los códigos internos, el latido de cada corazón, la fuerza de cada motor. Al frente del carruaje se colocó Rubiera, profesional de primera categoría, tipo con luces, universitario, un ciclista con la suficiente personalidad y vergüenza torera para recalcar en meta: El sábado hicimos el ridículo y eso no se puede permitir en un equipo como éste El asturiano lanzó el convoy Discovery por las entrañas de los Vosgos, al frenesí de una etapa alocada que se iba cobrando víctimas en cada cuneta. De un bote, cruzó Ullrich la carretera desde el centro a la cuneta. Por una ladera incrustó su espalda Igor González de Galdeano, líder del Tour durante siete días en 2001 e instalado en el cenizo en los últimos dos años por un cúmulo de bifurcaciones en su contra. Galdeano abandonó el Tour desde la frialdad de un hospital, entre placas y ecografías. El mismo rasero midió a dos debutantes, Alberto Contador y Ángel Gómez Marchante. Contador se dejó medio codo en el mismo revolcón de Galdeano, aunque como en la contrarreloj por equipos le echó casta para enganchar. Peor fue el último recuerdo de Rasmussen culminó en Mulhouse una intensa etapa de escapadas EPA Marchante en el Tour, abrazado a su director Josean Matxín, llorando y gritando de rabia y con un dedo señalando al dolor, su clavícula izquierda fracturada. El Tour no espera a nadie, va siempre por delante. En ese clima esquizofrénico, alentado por una velocidad invisible por televisión que se conjuga en las primeras horas de la carrera, se armó la fuga del día. Había siete- -Voigt, el nuevo líder; Moreau, el venido a menos; Vicioso, el aragonés que disputa su Tour más largo porque se ha caído siempre a las primeras de cambio; y también Zandio, el competente gregario navarro- pero el Ballon de Alsacia sólo invocaba a uno. Michael Rasmussen se escapó por su naturaleza sin igual. Un colibrí de 57,5 kilos y 177 centímetros que vive encadenado a la montaña. Un Chava Jiménez en versión escandinava. En la contrarreloj por equipos de hace seis días, su director Eric Breukink le prohibió que diese relevos y le confinó a la cola del grupo. Tenía un orden: reservarse para dos kilómetros, los únicos que tenían un repecho. La contrarreloj es un dolor para mí. Y las rotondas. Y el esprint. Y qué rápido van éstos en el llano decía estos días a la prensa danesa. Ágil y veloz se escapó él en el Ballon con todos los pájaros a tiro. La etapa, el maillot de los puntos rojos y el relevo emocional de Virenque. Rasmussen, al que llaman chicken (gallina) por sus piernas ligeras y flacas, predica con el ejemplo. Ex campeón mundial de bicicleta de montaña, pasa el invierno entre cordilleras, tiene novia mexicana y se entrena en la altitud de los puertos de D. F. Igor González de Galdeano se retiró por una caída que le dañó las lumbares Armstrong no pudo dejar atrás esta vez a todos los corredores EPA Rasmussen es como Gravesen: se niega a consumir química y medicamentos