Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 11 7 2005 43 Sociedad Cataluña permitirá el consumo de cannabis con fines terapéuticos antes de que concluya el verano Educación ahoga la escuela concertada y pretende convertirla en subsidiaria de la pública El Gobierno emprende la recta final de la reforma educativa sin apenas atender al Consejo Escolar enseñanzas mínimas no requerirán más del 55 o el 65 por ciento de los programas, en vez de fijar como mínimo esos porcentajes M. ASENJO MADRID. El último borrador de la ley orgánica de Educación (LOE) mantiene aspectos sobre los que el dictamen del Consejo Escolar del Estado había formulado enmiendas y apenas ha tenido en cuenta las reivindicaciones de la escuela concertada, que, de no modificarse el texto, se vería ahogada por la propia ley. El Gobierno sí ha aceptado la propuesta de su máximo órgano de consulta según la cual la educación debe ser considerada como servicio público, y no como un servicio público y social, según se establecía en el primer anteproyecto de la LOE. En este sentido, destaca el articulado referido a la programación de la red de centros que pivota sobre este concepto y que, en opinión de la escuela concertada, deja las manos libres al Gobierno para planificar sin atender la demanda social y, por lo tanto, considerando que la concertada es subsidiaria de la pública y que sobran sus plazas cuando hay suficiente oferta pública Otro aspecto polémico del último borrador, que lleva fecha del 28 de junio pasado y que al parecer ha sido ya remitido al Consejo de Estado para su preceptivo informe, lo contituyen las enseñanzas mínimas escolares, objeto también de una enmienda por parte del Consejo Escolar que, por el momento, tampoco ha sido atendida. En relación con la escolarización, se b Mantiene que las Los alumnos de Secundaria que hayan repetido podrán incorporarse a programas de diversificación considera ambigua la redacción referida a que la matriculación de un alumno en un centro público o privado concertado supondrá respetar su proyecto educativo, sin que la adhesión al mismo pueda exigirse como requisito de admisión El antepoyecto mantiene, aunque cambiadas de artículo, las garantías de gratuidad tanto para los centros públicos como para los concertados. En ningún caso y ni directa o indirectamente podrán percibir cantidades de las familias cuyos hijos reciban enseñanza gratuita. Tampoco podrán hacerlo si las cantidades proceden de asociaciones o fundaciones a las que pertenezcan obligatoriamente las familias y que éstas realicen aportaciones obligatorias a las mismas. Además, no podrán establecer servicios obligatorios -no actividades extraescolares o complemetarias- -asociados a las enseñanzas que conlleven pagos por parte de las familias. RAFAEL CARMONA Otros aspectos del texto Educación Infantil. Esta etapa (hasta 6 años) tiene carácter educativo. El segundo ciclo (3- 6) es gratuito, y para incrementar las plazas gratuitas en el primero (hasta 3 años) se podrán establecer convenios con corporaciones locales, administraciones y entidades privadas sin ánimo de lucro. Escolarización. Las administraciones constituirán comisiones u órganos de garantías de admisión que supervisarán el proceso y garantizarán el cumplimetiento de las normas. ESO. Los alumnos de Segundo que no puedan promocionar a Tercero y hayan reptido una vez podrán incorporarse a programas de diversificación curricular. Bachillerato. Para obtener el título será necesaria la evaluación positiva de las materias de los dos cursos. Acceso a la Universidad. Para acceder a los estudios universitarios será necesaria una única prueba, cuyas características establecerá el Gobierno. ción en las Autonomías con lengua cooficial y del 65 por ciento en las que no la tengan. La enmienda del Consejo Escolar pedía que los aspectos básicos requirieran como mínimo un 55 y un 65 por ciento, respectivamente. El Ministerio de Educación argumentó en su día que se había optado por esta fórmula porque la de la Ley de Calidad (LOCE) fue recurrida al Tribunal Constitucional y la fórmula Logse permitió que los decretos de desarrollo de la ley incluyeran mínimos. Aspectos básicos El nuevo texto no altera la redacción sobre las enseñanzas mínimas escolares. Permanece la original, en la que los aspectos básicos no requerirán más del 55 por ciento de la programa- LAS EXEQUIAS DEL PACTO JOSÉ LUIS GARCÍA GARRIDO or mucho que me cueste admitirlo, he de reconocer aquí que los peores vaticinios finalmente se han cumplido. Nada de pacto, ni para hoy ni para mañana. La ley que se presentará finalmente al Parlamento está hecha a medida de las aspiraciones en las que a duras penas pueden ponerse de acuerdo los variopintos integrantes de la exigua mayoría que nos gobierna, y desconoce la existencia de una gran proporción P de españoles. Su texto inicial no sólo no se ha acercado a estos otros españoles, sino que se ha alejado todavía más de ellos, dejando claro que pasa de sus pretensiones, de sus iniciativas, de sus reclamos. Una ley destinada, por tanto, a ser cuestionada, revisada y cambiada lo antes posible que el centro- derecha logre recomponer sus fuerzas, lo que tampoco resulta tan utópico. Por lo mismo, tampoco entonces será fácil el pacto. Confiaba yo ingenuamente en la aparente templanza de algunos dirigentes educacionales, pero ya se ve que me equivocaba. O no eran tan templados, o pintan más bien poco ante las presiones de los nacionalis- mos y de una izquierda anquilosada en sus viejos prejuicios. Ya habrá tiempo de referirse en detalle al extenso y farragoso texto de esta ley que poco nuevo añade y que tantas inquietudes despierta. Lo que está ya claro es que la calidad de la educación española va a verse muy deficientemente servida si se pone en práctica. En el mejor de los casos, todo seguirá tan en precario como ahora; aunque, eso sí, con más entrega a los nacionalismos, con más normativas burocráticas, con más recortes a la libertad y al espíritu de iniciativa y, en definitiva, con más desgana por parte de quienes están embarcados en este crujiente navío de la educación. Sálvese quien pueda.