Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 11 7 2005 Madrid 37 La sede del Instituto Cervantes de Alcalá de Henares acoge hasta el mes de septiembre una exposición de fotografía que, junto con otras actividades, darán a conocer una interpretación gastronómica del ingenioso hidalgo En Alcalá devoran El Quijote TEXTO: AIDA FERNÁNDEZ FOTO: CHEMA BARROSO MADRID. Imposible ignorar que este año se celebra el Cuarto Centenario de Don Quijote de la Mancha. A lo largo de los últimos meses, Cervantes ha revivido como nunca y, con él, las aventuras de su ingenioso hidalgo. Pero como no podía ser menos, la ciudad natal del autor festeja como nadie tan emblemática fecha y lo hace de la manera que mejor saben: interpretándolo en clave gastronómica. Esta semana se presentó en Alcalá de Henares el ciclo El Yantar por Tierras del Quijote que permanecerá en la sede del Instituto Cervantes hasta el próximo mes de septiembre. En ella, los visitantes podrán disfrutar de una exposición fotográfica que recrea la parte gastronómica del gran soñador- -otros dirían loco- -de la literatura española. Y como este ciclo viene de la mano de la Fundación Arte y Gastronomía, y además en este país cualquier evento suele ir acompañado de grandes dosis de comida y bebida para llenar bien el estómago, esta original muestra se inauguró con una degustación si no al más puro estilo cervantino, sí de la manera más quijotesca; es decir, derrochando imaginación. Los pasajes de El Quijote también se comen y cambian de sabor según el tema que se trate Pero el plato estrella no podía tener otro protagonista que Alonso Quijano, en versión aventurera, por supuesto. La Quijotada divertida y espiritual como su personaje, son hojas de papel impreso con texto del Quijote y grabados de Doré, y con sabores que rememoran sus aventuras. Uno de los autores de esta chuchería explicaba el porqué de tan descabellada y brillante idea. La verdad, de pequeño nunca fui capaz de leerme los tomos de Cervantes, así que pensé que qué mejor manera de tragarme algo tan largo que devorándolo Quijotadas y Sanchadas Los cocineros Firo Vázquez y David Álvarez, del restaurante El Olivar de Moratalla, sorprendieron a los invitados con sus sanchadas y quijotadas demostrando que la literatura no sólo no es aburrida, sino que además tiene mucho gusto. Los tres platos, en homenaje a Sancho Panza, reflejan al igual que el personaje la comida más terrenal y quizás más contundente- -no por ello menos imaginativa- El primero, compuesto de hojas de arroz con paté de aceitunas de cuquillo y pulpas de albaricoque; el segundo, consistente en queso de tronchón en escabeche sobre queso al vino, y por último, chacina de presa de Chato en Lascas convertida en un tasajo de carne embalsamada, digno de un zurrón de Sancho Panza La Quijotada más dulce, cuyo texto narra el amor imposible con Dulcinea, sabe a vainilla La exposición de fotografía hace un repaso de las recetas que aparecen en las páginas cervantinas más bien a cocido. Para postre quedan reservadas, en cambio, las referentes al amor que sintió Don Quijote por Dulcinea del Toboso; éstas tienen un gusto a vainilla. Por otro lado, la exposición de fotografía repasa las recetas contenidas en las páginas del Quijote y muestra su evolución desde el siglo XVII hasta nuestros días. Junto a representaciones de los platos en su formato original, se muestran imágenes de las recreaciones de las comidas, realizadas por prestigiosos cocineros como Mario Sandoval o Abraham García. Los que acudan a esta muestra podrán disfrutar también de una cara de aceites. Libros y anécdotas regadas con vino Pero esta conmemoración no se queda aquí. Durante los meses que dure la exposición, también se organizarán diversas actividades como la presentación del libro La cocina de Sancho Panza -el jueves 14- El anecdotario gastronómico de Sancho Panza -el jueves 21- -o El Quijote y la primera cata de vino histórica -el 2 de septiembre- Así pues, El Quijote ya no sólo entra por los ojos, sino que a partir de ahora ya podemos devorarlo también con la boca. Capítulos con sabores Además, este plato tiene otra sorpresa: depende del pasaje que narre, sabe a una cosa distinta. Por ejemplo, algunas de las hojas tienen un sabor a ajo, anchoa o ahumado, mientras que las que narran las aventuras que discurren por la estepa castellana, saben