Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid LUNES 11 7 2005 ABC Madrid CIUDAD ABIERTA ZULMA SIERRA Emigrante colombiana El clima afecta muchísimo al inmigrante TEXTO Y FOTO: MARCOS VACA M adrid es territorio neutral para Zulma y Carlos. Ella es de Medellín (Colombia) y él es mexicano. Ambos decidieron quedarse en Madrid, ya que no sabían si ir juntos a Colombia o a México para continuar con su sueños y objetivos profesionales y de pareja. Zulma viene de una ciudad a 1.479 metros sobre el nivel del mar, por lo que el clima de su tierra natal no tiene nada que ver con el de la capital. De hecho, llegó en el otoño de 2003 y ella ya sentía mucho frío. ¿Es difícil adaptarse a las estaciones? -Tienes mucha expectativa por lo que las personas te cuentan. Fue espectacular ver a través de la ventana la nieve. Eso nunca lo había vivi- Zulma, disfrutando del verano madrileño do y me emocioné muchísimo. -Medellín es una ciudad calurosa ¿pero llegan a acostumbrarse a las temperaturas de Madrid? -Sufro mucho en agosto porque el calor es seco. Aquí no hay viento. En Medellín también las temperaturas son altas, pero como estamos rodeados de montañas sopla el viento y se siente el fresco, pero uno se adapta a medida que pasa el tiempo. ¿Cree que el estado de ánimo de las personas varía por los cambios del clima? -El otoño es muy nostálgico. Aquí los atardeceres son muy bonitos y me recuerdaban a Medellín, pero la primavera me gusta mucho más. En agosto uno se pone de mal genio, sin embargo, esta temporada tiene su encanto porque el día dura más y se puede aprovechar para salir a caminar hasta tarde. Otra cosa que contribuye mucho a los cambios de humor es que la gente se viste con más colores, está más alegre... ¿Estos cambios climáticos deben ser muy fuertes para los inmigrantes que llegan a Madrid? -El clima impacta muchísimo. He conocido pisos donde viven varias familias. Ahí, cualquier cambio en el medio ambiente puede alterar el estado de ánimo. No importa si el tiempo de aquí se parece al de nuestros países, pienso que cuando se llega a Madrid cualquier cambio puede alterar a la persona. ¿También afecta el horario de trabajo? -Por supuesto. Es muy diferente y cuesta trabajo acostumbrarse, además, me resulta curioso que no perdonen la siesta. Es su cultura y la respeto, pero en términos económicos no es viable. Más aún cuando España está creciendo y hay muchos extranjeros entrando al país... En Suramérica no existe una cultura de unidad Qué bonito sería poder viajar por los países de Suramérica sin pasaporte o poder estudiar en una universidad de otro país latino. Allí cada país tira para su lado. Simón Bolívar tuvo la intención de unir cinco naciones, pero no les gustó. Cada país armó su propia historia, sin tener en cuenta que detrás de eso había una interesante ideología. Allá cada país se siente superior a otro y eso es lo que admiro de Europa. Los países son distintos pero han logrado unirse Muy personal ¿Afecta el horario a las tareas del extranjero? -Los inmigrantes vienen a trabajar y sólo tienen libres ciertas horas. En ese tiempo aprovechan para hacer sus trámites, pero las instituciones cierran a las cinco de la tarde. Yo sugeriría que exista un punto medio para que, sobre todo, oficinas públicas y bancos pongan personal a esas horas.