Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional ATENTADOS DE LONDRES LA CAPITAL RECUPERA EL PULSO LUNES 11 7 2005 ABC Con las populares poppies (amapolas) que los británicos se colocan en la solapa para recordar a los caídos, se celebró en Londres el 60 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial Un millón de amapolas POR EMILI J. BLASCO LONDRES. El espíritu de Dunkerke. El espíritu de los Blitz. La decidida resolución del pueblo británico para superar el duro golpe de su primera derrota contra los alemanes en las playas francesas, y su gloriosa resistencia posterior bajo los bombardeos nazis, fueron ayer el espejo en el que se miraron miles de londinenses para sacar fuerzas en esta difícil hora del zarpazo terrorista. No me sorprende que, durante estos difíciles días para Londres, la gente se vuelva hacia el ejemplo dado por esta generación de resistencia, humor, sostenido coraje, a menudo bajo condiciones de gran privación afirmó la Reina Isabel II ante una formación de veteranos de la Segunda Guerra Mundial, en las celebraciones con motivo del sexagésimo aniversario del fin de aquella gran contienda. Su ejemplo, y su memoria- -añadió- -deberían ser mantenidos vivos por generaciones más jóvenes cuando se esfuerzan por preservar la paz en nuestro conflictivo mundo Un millón de amapolas- -las populares poppies que cada año los británicos se colocan en la solapa para recordar a los caídos en la Segunda Guerra Mundial y que adornan las coronas con las que tributan su memoria- -fueron lanzadas desde un Lancaster Bomber sobre los miles de personas congregadas en el centro de Londres para seguir las celebraciones. Unas poppies de tela que ayer adquirieron también el simbolismo del lazo blanco contra el terrorismo tan conocido en España. El Papa, a los terroristas: Deteneos, en nombre de Dios JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Con firmeza pero sin ira, el Papa Benedicto XVI desafió ayer a los terroristas con un vigoroso ¡Deteneos, en nombre de Dios! después de rezar el Ángelus ante una multitud- -alrededor de 40.000 personas- que llenaba la Plaza de San Pedro y entre la que despuntaban algunas banderas británicas. Comentando el profundo dolor que sentimos todos por los atroces atentados terroristas de Londres el Santo Padre confirmó que rezamos por los asesinados, los heridos y sus familiares y sorprendió a parte del público añadiendo que rezamos también por los que han cometido el atentado, para que el Señor toque sus corazones A continuación, con voz firme, añadió: A todos los que fomentan sentimientos de odio y a quienes llevan a cabo acciones terroristas tan repugnantes os digo: Dios ama la vida que ha creado, no la muerte. ¡Deteneos, en nombre de Dios! Benedicto XVI, quien califico el jueves los atentados de actos de barbarie contra la Humanidad escogió su nombre como Pontífice en honor a Benedicto XV, el Papa de la paz durante la Primera Guerra Mundial. Veteranos de guerra En los discursos pronunciados en los diferentes actos en el día de ayer no fueron citadas las famosas palabras de sangre, sudor y lágrimas de Winston Churchill, pero su mismo espíritu de robusto coraje frente a la adversidad fue el que reinó durante la jornada, quizás los veteranos pensando más en los campos de batalla de sesenta años atrás, pero todos con el recuerdo vivo de lo sucedido en los túneles y calles de Londres el pasado 7- J. Blair es el Churchill de nuestros días comentó un anciano con una guerrera llena de medallas que colgaban de cintas de todos los colores. Bueno, salvando las distancias agregó rápidamente cuando un compañero de armas quiso advertir de que el gran Churchill sigue siendo el más grande. Ambos coincidieron, en cualquier caso, en que en las horas difíciles una nación necesita un líder y que bien está que en la hora presente haya al frente del Gobierno alguien que puede transmitir seguridad. Ni ellos ni sus esposas habrían aceptado que la celebración se hubiera aplazado como duelo por las víctimas de los atentados del pasado jueves. No es sólo que a los terroristas hay que privarles de la victoria de romper el normal desarrollo de la vida del país en el que llevan a cabo sus barbaries, sino que nada mejor que revivir la entereza demostrada por los británicos en el frente y bajo las V 1 y V 2 hitlerianas para dar una idea de cómo hay que vivir frente a los nuevos retos. El arzobispo de Canterbury Las celebraciones comenzaron por la mañana con un servicio religioso en la abadía de Westminster, presidido por el arzobispo de Carterbury, Rowan Williams, y al que asistieron la Fami- REACCIONES Israel No es malo que los británicos vean estas cosas JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Judy Shalom Nir Mozes, esposa del ministro israelí de Asuntos Exteriores, Silván Shalom, se ha convertido en protagonista del fin de semana en su país, incluso después de las palabras de Tony Blair, muy mal recibidas en Israel, quien ligó los atentados terroristas de Londres al conflicto entre palestinos e israelíes. A la señora de Shalom se le ocurrió opinar, el pasado viernes en su programa de radio, sobre los sucesos de la capital británica de una forma muy poco diplomática. Sé que estas cosas no deben decirse comenzó Judy Shalom, pero co- mo no ostento cargo oficial alguno, puedo decir que no es malo que los británicos vean estas cosas No deseo, Dios me libre, que nadie resulte muerto o herido, no estoy a favor de los asesinatos, pero estaría muy contenta si los británicos nos demostraran más simpatía de la que nos suelen ofrecer añadió. Sharón había ordenado a sus ministros que mantuvieran la boca cerrada ante cualquier comparación que los medios de comunicación internacionales hicieran de los atentados terroristas de Londres con los de Israel. Los ministros obedecieron, pero sus esposas, no. Silván Shalom, ministro israelí AP