Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LUNES 11 7 2005 ABC MOHAMED ABDELAZIZ Líder del Frente Polisario Las posiciones de Zapatero han supuesto un retroceso en la tradicional política de España EL AAIÚN (SAHARA OCCIDENTAL) El líder del Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, que ha concedido esta entrevista a ABC antes de llegar a España, se reúne hoy con José María Aznar, que nunca lo recibió siendo presidente del Gobierno. Mohamed Abdelaziz insiste en que la ONU debe canalizar las aspiraciones de su pueblo y critica a Rodríguez Zapatero por haber dado un giro signficativo a la política que tradicionalmente ha seguido España con respecto al Sahara. ¿Cuál debe ser el papel de España en el conflicto del Sahara? -La guerra del Sahara estalló porque España no cumplió con sus obligaciones como potencia administradora. Treinta años después, la deuda histórica sigue vigente, por eso el creciente clamor de la sociedad española y del pueblo saharaui por una mayor aportación de Madrid a la solución pacífica del problema. En cuanto al papel que le corresponde consiste sencillamente en defender con firmeza la aplicación de la legalidad internacional. Existe un plan de paz de la ONU, uno solo, que describe el camino hacia el referéndum de autodeterminación. -Usted se va a reunir con Aznar. ¿Cree que la actual postura del Gobierno socialista perjudica a los saharauis? -La reunión con José María Aznar reviste para mí una importancia particular por cuanto conversaremos acerca del conflicto y de la posición española. En términos generales, mantenemos la misma visión acerca de la posición de España con independencia de quién ostenta el poder en cada momento. Creemos que España puede y debe tener un mayor protagonismo. Las excelentes relaciones que tiene el Gobierno actual con Marruecos no deben ser aprovechadas por éste último para arrinconar a España en la posición de observador impasible y mucho menos para soslayar sus compromisos con la ONU. ¿Han variado las relaciones de los saharauis con el nuevo Ejecutivo español? -Con el Gobierno del presidente Zapatero mantenemos una comunicación abierta y de alto nivel. Sin ánimo de sobredimensionar las cosas, francamente creo que ha habido posiciones injustificadas por cuanto significaron retrocesos en la tradicional política de Estado. Me refiero a la actitud adoptada en la Asamblea General de la ONU. Por primera vez, España se abstuvo de apoyar una resolución sobre la autodeterminación del pueblo saharaui. Desde su condición de potencia administradora del territorio, y digo potencia El presidente de la República Saharaui se reúne hoy con José María Aznar para analizar las relaciones entre España y Marruecos y el papel de la ONU en las aspiraciones de su pueblo TEXTO Y FOTO: LUIS DE VEGA El presidente saharaui, Mohamed Abdelaziz, en su casa de El Aaiún administradora porque legalmente lo sigue siendo, esa posición dañó la credibilidad española en razón a los perjuicios que supuso para los esfuerzos de la ONU. Poco después, y a la luz de estos hechos, dimitió el que era el principal artífice de la propuesta de paz en la zona, James Baker. Fue un verdadero golpe para la esperanza. Por otro lado, la nueva visión defendida por España en algunos foros europeos y la actitud tolerante en cuanto a inversiones de capital español, particularmente canario, en las zonas ocupadas nos parecieron también poco afortunadas. ¿Van a elevar alguna protesta formal a nivel internacional para que Marruecos deje entrar a delegaciones extranjeras en territorio saharaui? -Desde que se desplegó la Minurso a comienzos de los años noventa, nunca hemos dejado de insistir para que hagan uso de su autoridad y exija a Ma- rruecos abrir el territorio a los observadores y a la prensa internacional. No entiendo cómo es posible que se practique una represión tan brutal contra civiles que tan solo reivindican su derecho a la autodeterminación sin que se proteste contra el régimen opresor. No hay excusas válidas para este silencio y me parece escandaloso que se proceda a la expulsión de observadores y de la prensa. Usted fue testigo y víctima hace poco en El Aaiún de esas persecuciones. Obviamente a Marruecos le incomodan los testigos. ¿Cree que la ONU debería hacer algo más? -Creemos que la ONU no ha ejercido la autoridad que le correspondía desde el principio: ni en la conducción del proceso de paz, ni en la protección de los derechos de las personas. A escasos metros de los locales de la ONU se reprime a diario a mujeres y a niños por la simple razón de reclamar un referéndum de autodeterminación cuya organización había sido confiada a esos mismos cascos azules. El silencio de la ONU ante la barbarie y la brutalidad marroquíes entierra la poca credibilidad que le resta en este asunto. Evidentemente, la Minurso no hace lo que debe. Su labor no sólo consiste en la vigilancia del alto el fuego, sino también en crear las condiciones para la celebración de un referéndum. Lo primordial para nosotros es que se designe pronto a un sucesor de Baker. -Marruecos ha acusado al Polisario y a Argelia de ocultar protestas en los campamentos de refugiados. -Son técnicas de propaganda, rumores absolutamente falsos. Tanto la Minurso como el Acnur lo han desmentido. Retamos a Marruecos a presentar una sola prueba. ¿Cuándo van a liberar a los 408 prisioneros marroquíes que se encuentran en las cárceles del Polisario? -Ya hemos liberado a cerca de 2.000 prisioneros en el marco de iniciativas humanitarias unilaterales. Frente a eso, Marruecos recrudeció la represión contra la población civil. De todos modos esa reacción no nos hará olvidar el asunto de los prisioneros de guerra marroquíes. Estamos decididos a resolver cuanto antes este asunto. -El ex ministro del Polisario Hammati Rabbani se acaba de pasar a las filas marroquíes y ha señalado que en Tinduf se vive peor que en una dictadura -No me merece comentario alguno, salvo decir que el Polisario es un frente democrático, amplio, en el que conviven todas las opiniones y sensibilidades que creen y defienden el derecho a la autodeterminación y la democracia.