Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 DOMINGO 10 7 2005 ABC Gente Separados, pero unidos por el dolor Alejandro Sanz y Jaidy Mitchell, aunque ya separados, estuvieron ayer más cerca que nunca en el entierro del padre del artista TEXTO: BEATRIZ CORTÁZAR FOTOS: CHEMA BARROSO Grace Jones, cantante y ex chica Bond fue obligada por la Policía a bajarse ayer de un avión en el aeropuerto londinense de Heathrow, tras negarse a ser trasladada hasta la terminal en el mismo autobús que el resto de los viajeros de su vuelo, según informa el diario británico The Sun las dos de la tarde de ayer, los restos mortales de Jesús Sánchez recibieron cristiana sepultura en el madrileño cementerio de La Almudena. El padre del músico Alejandro Sanz falleció a las cinco de la mañana del pasado viernes, víctima de una larga enfermedad contra la que había luchado con todas sus fuerzas cuanto pudo. Por esa intimidad que siempre ha cuidado con auténtico esmero, ayer Sanz hubiera querido despedir a su padre en el más discreto de los silencios, con su familia y sus íntimos de siempre, y sin más ruido que el de las lágrimas y los suspiros de pena. Pero no fue así. La fama y la admiración por el cantante hicieron imposible que el entierro fuera sólo para los que realmente conocían y querían a su padre. A Entereza y desolación Aunque Alejandro y la modelo mexicana Jaidy Mitchell llevan separados unos meses, ayer estuvieron más unidos que nunca. La entereza con la que el cantante gaditano acompañó el féretro de su padre contrastó con la desolación que reflejaba el rostro de Jaidy, quien adoraba a su suegro, con el que siempre se había llevado de maravilla. Jesús Sánchez quería mucho a la madre de su nieta Manuela, y dicen que es muy probable que, por esa buena relación que mantenían, la pareja no quisiera darle un nuevo disgusto confirmando públicamente lo que era un secreto a voces: su separación. Casualidades de la vida, apenas un día antes de la muerte del padre de Sanz, Jai- dy aparecía en la portada de una revista del corazón confirmando esa separación de Alejandro. Desde la pasada Navidad se hablaba de crisis, pero los silencios del cantante y de la modelo hacían dudar o pensar que había alguna posibilidad de reconciliación, que simplemente era una disputa de enamorados. Pero no. Ayer estuvieron juntos, abatidos y tristes. El dolor les unió, les hizo recordar los buenos momentos. Alejandro se apoyó en Jaidy, o más bien al contrario. Pese a sus diferencias, su insalvable distancia y todas las piedras que la vida pone en el camino, la pareja ha sabido quedarse con lo mejor del tiempo que pasaron juntos, por el bien de ellos y por el de su hija Manuela. Locura de su padre, sin duda alguna, Manuela será el mejor consuelo para un Alejandro cuyo corazón partío está más roto que nunca. Alejandro Sanz y Jaidy Mitchell no se separaron ni un momento ayer en el cementerio de La Almudena. Abajo, a la izquierda, el cantante gaditano llora frente a la tumba de su padre