Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FERIA DE SAN FERMÍN FERIA DE TERUEL El buen año de Serafín Marín Plaza de toros de Pamplona. Sábado, 9 de julio de 2005. Quinta corrida. Lleno de no hay billetes Toros de Dolores Aguirre, muy serios de presentación; mansísimos en los caballos y mansos en conjunto, tuvieron mucha movilidad y se dejaron 1 y 4 con nobleza y el 2 con matices. Eduardo Dávila Miura, de verde pistacho y oro. Media tendida y siete descabellos. Aviso (silencio) En el cuarto, estocada corta trasera (silencio) Serafín Marín, de verde agua y oro. Media delantera (petición y vuelta al ruedo) En el quinto, estocada (petición y saludos) Luis Bolívar, de malva y oro. Pinchazo y estocada caída (silencio) En el sexto, tres pinchazos y bajonazo. Aviso (silencio) Serranito vuelve a poner el acento aragonés Plaza de toros de Teruel. Sábado, 9 de julio de 2005. Quinta corrida. Tres cuartos de entrada. Toros de Lozano Hermanos y Alcurrucén, baja y bien hecha, y de juego desigual. Enrique Ponce, de grana y oro. Pinchazo y media baja y descabello. Aviso (ovación) En el cuarto, estocada atravesada (silencio) César Jiménez, de blanco y oro. Media estocada. Aviso (ovación) En el quinto, estocada caída (oreja) Serranito, de blanco y oro. Estocada (oreja) En el sexto, media (ovación) ZABALA DE LA SERNA PAMPLONA. Serafín Marín está de buen año y de buen ver, cargado de ilusiones, ideas claras y valor reposado. Lo ha demostrado en Sevilla, Madrid y Barcelona. También ayer en Pamplona. Se pone pronto a torear, sin darse coba, sin probaturas. Vuela el capote con la planta asentada y un juego de brazos que le hacen ser ahora mismo uno de los mejores intérpretes de la verónica. Y además la cabeza le funciona. Su evolución es patente. No se dejó ganar la acción por un toro que reclamaba mando, porque repetía al bulto, por donde fuese, y si no encontraba muleta puesta se metía por dentro. Marín lo entendió, yo antes que tú. Y a partir de ahí lo guiaba largo. Torero el principio, con dos trincherazos de nota, y cabal el desarrollo, sobre ambas manos. Hasta desembocar en un par de tandas de derechazos despatarrado, con la embestida más entregada. Mantuvo el interés y el ritmo en una faena importante, digna de premio. Pero parece que la gente responde, o responderá mejor, a los nombres más sonoros en los carteles. Lo veremos. La vuelta al ruedo contuvo su peso tras una petición pobre que infravaloró lo ocurrido. Serafín Marín, en un torero trincherazo unas tablas insulsas, contagiados ambos contrincantes. El catalán Marín resolvió a continuación con enorme naturalidad con un torazo de 625 kilos que era un tren de mercancías, por alzada y largura. No descolgó el doloresaguirre ni con un castigo abundante: sangró hasta la pezuña, con el picador ejerciendo más allá de su jurisdicción. La contundencia de la estocada elevó los grados de una faena en la que ni cambió el gesto ante la imponencia de lo que se le venía con un son de mastodonte al paso, tratando de alargarle los viajes lo más posible. Le agradeció el personal el momento que atraviesa. Luis Bolívar bailó con las más feas. Pero aun así parece que las empresas AFP Estilo acamperado El toro sumó al menos dentro de una corrida muy mansa y muy seria de Dolores Aguirre, imposible en los caballos, alocada en sus huidas. Pero sumó menos que el primero, por ejemplo. Que también descolgó y metió la cara toda vez que Dávila Miura lo enceló, rectificando un principio absurdo de rodillas, inútil para educar y prenderlo en la muleta. Dávila lo hizo con técnica, en su estilo acamperado, práctico y con inteligente oficio, sin romperse nunca para, incluso con su estética, calar más en los tendidos. La corrección de la obra se despeñó con el descabello, en unos violentos arreones que complicaron una enormidad su uso. El cuarto permitió estar. No necesitó tantas estrategias para evitar fugas, y respondió con franqueza. En el caballo, como todos: a correr que son dos días. Eduardo Dávila no aprovechó lo que duró el toro y planteó una faena plana, sin énfasis ni en la colocación ni en la ejecución. Y la cosa acabó en que afronta son demasiado para su cuerpo y su rodaje. Fuerte y hondo el tercero, y fuerte también el carácter. Poder necesitaba, y tal y como se coloca y presenta la muleta Bolívar, muy abierta y retrasada, es difícil poder con nada: el muletazo se antoja demasiado corto. Duro el trago y entregadas la armas. Enloqueció el sexto en la lidia, con una mansedumbre frenética, de aquí para allá, rajado, espírico en el correteo, sin querer capotes ni caballos, sólo campo. Eduardo Dávila y Luis Bolívar estorbaron, sin participar pero por el medio, como elementos de distracción, más que ayudaron a El Boni en su tarea: misión imposible. También la faena. Á. G. ABAD TERUEL. La Feria va de agua. Ayer a punto estuvo de irse al traste la quinta. Lluvia a mares y al final, tras media hora de retraso, pudo comenzar el festejo. Con el recuerdo todavía de la buena tarde de toros que ofreció Paulita el miércoles, otro diestro aragonés, Serranito, sobresalió por su disposición y sus buenas maneras. No se amilanó el joven torero ante Ponce y César Jiménez y como primera declaración de intenciones le sopló dos largas cambiadas de rodillas a su primero, el tercero de la tarde, un buen toro de Alcurrucén. Serranito anduvo firme y asentado, muy metido siempre con su enemigo. Corrió la mano con temple en buenas series por los dos pitones y cuando el animal perdió gas se pegó un arrimón rematado con un estoconazo. Muy valiente ante el sexto, de peor condición, al que exprimió con encomiable voluntad. Enrique Ponce estuvo distendido y fácil con el bondadoso primero y pasó el trámite como pudo en el cuarto, el garbanzo negro de la corrida. César Jiménez porfió con el segundo en una faena que fue a más y que tuvo un buen final toreando largo por el pitón izquierdo. Ante el quinto volvió a manejar mejor la mano izquierda en una labor variada que conectó con los tendidos. Las Ventas Céret (Francia) Rafael Ayuso y El Pela dan sendas vueltas al ruedo en el Certamen de Novilladas EFE. Rafael Ayuso y Román Marcos El Pela dieron sendas vueltas al ruedo en el segundo festejo del VIII Certamen Nacional de Novilladas celebrado el pasado viernes. Con más de media entrada, se lidiaron novillos de Yerbabuena, bien presentados y de juego variado; el mejor, el tercero, también fueron buenos cuarto y quinto. Éste fue el balance de la terna: Curro Reyes, silencio y silencio tras dos avisos; Rafael Ayuso, silencio tras aviso y vuelta tras aviso, y El Pela, vuelta al ruedo y silencio. Encabo hizo lo mejor MUNDOTORO. Toros de Los Majadales, muy serios y de juego desigual; destacó el segundo; el peor, el cuarto. El Fundi, ovación y silencio. Luis Miguel Encabo, vuelta tras leve petición en ambos. Julien Lescarret, silencio en los dos. Barcelona El Cid reaparece hoy ABC. El Cid reaparece hoy en la Monumental de Barcelona después de la grave cornada que sufrió en la pasada Feria de Burgos. Hará el paseíllo junto a Javier Conde y El Fandi para lidiar toros de Victoriano del Río.