Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 Espectáculos DOMINGO 10 7 2005 ABC VIAJAZZ Marianne Faithfull Concierto de Marianne Faithfull. Lugar: Campo de fútbol de Collado Villalba. Fecha: 8- 7- 2005 LA DAMA Y LA VAGABUNDA JESÚS LILLO voz en grito y confiado en exceso por la engañosa amabilidad que exhibía sobre el escenario, un espectador le pidió el pasado viernes a Marianne Faithfull que interpretase una canción. Éste es mi show. Hago lo que quiero le contestó con sonrisa y colmillos la cantante antes de dar paso- -dura, cruda, pura- -a su Sister Morphine canción expropiada por los Rolling Stones y convertida desde 1971 en una de las señas de identidad de la banda británica. Vestía uniforme de John Galliano y, coqueta, pidió a un auxiliar que conectase el ventilador situado frente a ella para que el viento artificial agitase su cabello. Bailaba con las manos en los bolsillos y fumaba, mucho, tabaco americano. De lejos parecía una dama, pero de cerca mostraba las cicatrices que, desde la garganta al rostro, el tiempo y los pecados dejaron sobre su piel de sexagenaria. No evitó detalles biográficos Marianne Faithfull. No se fue por las ramas de ese presente palacie- A go que ahora le componen, corteses, Nick Cave y PJ Harvey. Con voz rota y enorme cantó As Tears Goes By me la escribieron Mick Jagger y Keith Richards; quien sepa la letra puede acompañarme, si quiere dijo- -para recordarle al público que un día formó parte de la primera aristocracia del rock, con la que compartió salones, camas, fiestas, drogas y comisarías, pero Marianne Faithfull también se deshizo con Sister Morphine fábula cuya letra anticipó, a finales de los años sesenta, la dependencia que durante años la llevaría a vagabundear por los callejones de la droga y la miseria. Acompañada por una banda en la que figura Fernando Saunders- -procedente de la compañía estable de Lou Reed, uno de los pocos músicos del mercado del pop capaces de conseguir que el bajo suene como un instrumento de cuerda y no de percusión- Marianne La diva inglesa sostuvo su recital sobre Broken English su particular odisea post- punk La ministra de Cultura aplaudió a su homólogo brasileño, telonero de Marianne Faithfull Faithfull fue desde el principio y sin preámbulos al grano, áspero, del rock. Comenzó con Trouble In Mind ejecutada, sobria y violenta, en formato de blues, paseó con elegancia por Times Square y también repasó algunas de las canciones que, para que siga respirando, las nuevas generaciones le escriben ahora a la vieja Miss X del cómic de los Stones. Fueron, sin embargo, las piezas procedentes de Broken English -su particular y sobresaliente odisea post- punk- -las que sostuvieron el concierto de Marianne Faithfull en Collado Villalba: Guilt Working Class Hero The Ballad Of Lucy Jordan y, como cierre turbulento y distorsionado, la canción que da título al álbum. Como telonero de la dama y vagabunda inglesa actuó Gilberto Gil, ministro de Cultura brasileño, a quien cumplimentó desde la primera fila del auditorio su homóloga española. No parece sentarle bien el cargo al músico bahiano, protagonista de un desafortunado recital reducido a pachanguita: clásicos de Bob Marley, el Cambalache de Discépolo y hasta el Imagine de Lennon pasaron por la tribial verbena de san Gilberto, al que quizá Carmen Calvo haya advertido ya de los efectos fiesteros de Paquito el Chocolatero para próximas convocatorias. Podría haber servido la actuación de Gil para quitarle al público el calimochero sabor de boca de las últimas carnavaladas brasileñas- -Carlinhos hasta en la tónica- pero no hubo manera. Trópico tópico. Marianne Faithfull EFE