Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 7 2005 73 Cultura y espectáculos ISABEL ALLENDE Escritora Banderas es un Zorro viril y muy sexy MADRID. Las garras del Zorro arañaron su puerta en el verano de 2003. El dueño de Zorro Productions le encargó una novela sobre el héroe de la máscara negra. Al principio me ofendí- -dice Isabel Allende- ¡Qué se ha imaginado este caballero! Soy una escritora seria, no trabajo por encargo. Pero después me enamoré del Zorro me fui entusiasmando con el proyecto y pensé: ¿por qué no? ¿Qué tiene de indigno escribir por encargo? Muchos escritores lo hacen y seguirán haciéndolo. Las grandes obras del Renacimiento fueron por encargo. Tuve toda la libertad necesaria para crear un mundo de ficción a mi antojo. Mi única limitación fue que el producto final debía ser Diego de la Vega, un hombre joven, vestido de negro, con máscara, látigo, espada y un caballo de nombre Tornado no podía ser un vejete con tutú rosado y zapatillas de ballet. La seriedad con que investigué y escribí fue igual que en otras de mis novelas -Usted sitúa la historia en la baja California del año 1800, época de misiones y revoluciones pendientes, cuando el mundo empezaba a cambiar... -Tuve que leer libros de historia y novelas. También vi unas películas para enterarme de la moda, de los medios de transporte... El resto lo imaginé. El Zorro defensor de la justicia, cultivado e intrépido, nace a caballo entre dos culturas, la hispánica y la indígena, y crea su carácter en la convulsa Barcelona de finales del siglo XVIII. ¿El mundo necesitaría un Zorro para no enloquecer? -En el mundo hay muchos defensores de la justicia como El Zorro pero menos histriónicos. Por cada malvado que tortura, asesina y destruye el planeta, hay mil personas que calladamente hacen el bien. El mundo necesitará a estos discretos zorros y a los otros, los Zorros con mayúscula, dispuestos a dejar la vida en defensa de la justicia. -Diego de la Vega, El Zorro es hijo de madre india. En España conocerá el amor y vivirá sus primeras aventuras. ¿Por qué lo envía a Barcelona? -A comienzos de 1800 no pasaba nada en California, era una tierra casi bárbara, habitada por pequeñas tribus indígenas muy pobres, con unos cuantos misioneros y colonos españoles. Nadie tenía interés en aprender a leer. Y en Europa estaba cambiando la cultura. Las ideas de la Revolución Francesa se habían extendido como pólvora y todo se cuestionaba. Diego era hijo de un militar español. Me pareció lógico que su padre lo enviara a educarse a la madre patria. -El personaje fue creado en 1919 por Johnston McCulley. En 1920 Douglas Fairbanks trasladó al cine un Zorro atlético y romántico. ¿Qué le aportó Antonio Banderas al Zorro La nostalgia de la justicia redentora, la del Che Guevara y la de su tío, Salvador Allende, le ha llevado a escribir El Zorro (Plaza Janés) novela con la que vuelve a la cúspide TEXTO: ANTONIO ASTORGA FOTO: CHEMA BARROSO Isabel Allende, en una imagen de archivo a punto de estrenar la segunda parte? -Es un Zorro muy viril, sexy, moderno, tiene humor, es impulsivo, torpe, no todo le sale bien. Es un héroe tan simpático, que es imposible no quererlo. ¿Dio usted clases de esgrima? -Un par de ellas, y luego preparé un guión detallado, que le mostré al dueño de la productora para que no tuviéramos problemas. Yo escribo en castellano y no quería que se llevara una sorpresa desagradable al leer la traducción. El 8 de enero me puse a escribir con tal pasión que pasaba entre 10 y 14 horas en mi cuchitril dándole a la computadora. Así fue surgiendo la novela, sin tropiezos, y en tres meses tenía ya un borrador. ¿Qué nostalgias la delatan? -Si se trata de qué nostalgias me impulsaron a escribir El Zorro le diría que fue la nostalgia de la justicia redentora, la justicia social, la justicia del Che Guevara y Salvador Allende, de los sueños socialistas de los años setenta, cuando yo era joven. No he perdido el idealismo; la justicia es posible. -Usted es muy espiritual, una escritora con mucha magia, defensora a ultranza de la mujer... -Creo que se olvida de que soy una abuela enamorada, me gustan los pe- El 8 de enero me puse a escribir con tal pasión que pasaba entre 10 y 14 horas dándole a la computadora Pinochet se irá a la tumba sin pagar por sus crímenes. La justicia tarda y no siempre llega rros y el chocolate y me apasiono con las mismas causas de la juventud. -En casi todas sus novelas las protagonistas son mujeres. ¿Fue duro relatar la experiencia de su hija fallecida en Madrid antes de cumplir los treinta años en Paula -No fue duro relatar la historia. Fue muy duro vivirla. Si no la hubiera escrito, me habría muerto de tristeza. La escritura me permitió ordenar las confusas emociones, entender lo que sucedió, aceptar la muerte y aprender a vivir con el espíritu eterno de mi hija Paula. -Dice que si escribe sus memorias será para escandalizar. ¿A quién? -Sería para escandalizar a mi madre, que todavía está viva y no quiere que cuente las cosas de la familia. Mi mamá es una señora a la antigua, que en esta época de exhibicionismo televisivo cree que los trapos sucios se lavan en casa. ¿Cuántos seres extravagantes ha conocido a lo largo de su vida? -Bastaría con algunos miembros de mi familia para encabezar una lista de gente extravagante. Además, he conocido a otros, con los cuales desgraciadamente no tengo lazos de sangre. Son esos seres pintorescos, distintos, originales, los que me interesan. La gente con sentido común no sirve de modelo para mis personajes, sólo los extravagantes. ¿Por qué comienza siempre a escribir sus obras un 8 de enero? -El 8 de enero de 1981, cuando vivía en autoexilio en Caracas, recibí una llamada desde Chile que me anunciaba que mi abuelo, a quien adoraba, se estaba muriendo. Comencé una carta espiritual para ese viejo magnífico. Escribí cada noche durante un año, incluso después de que muriera. La carta perdió la forma a las pocas páginas y se transformó en algo salvaje, que crecía como un monstruo lleno de tentáculos. A final de año tenía 500 páginas y no parecía una carta. Había nacido La Casa de los Espíritus mi primera novela, un libro tan afortunado que por cábala decidí comenzar el segundo en la misma fecha. Y como también fue bien, hice lo mismo con el tercero, el cuarto... Soy supersticiosa, pero también diciplinada. Descubrí quecon una fecha para comenzar me obligo a planear mi año y trabajar con orden. -Usted nació en Perú, se nacionalizó chilena y vive en EE. UU. ¿Cómo ve el proceso al tiranosaurio asesino? -Pinochet se irá a la tumba sin pagar por sus crímenes. Es posible que su familia y colaboradores, que se enriquecieron durante la dictadura, ni siquiera tengan que devolver lo robado. La justicia tarda y no siempre llega. Al menos una cosa es cierta: Pinochet pasará a la historia como un bandido. Los 17 años del gobierno militar son una mancha negra en la historia de Chile, una vergüenza.