Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 7 2005 Los domingos 65 que así se consiguen votos que a Esperanza le costará atraer Pero a Gallardón le inquietan esas voces que cuestionan con una reiteración agobiante su heterodoxia con la línea del partido. Esta semana lo ha sufrido por exculpar a Zapatero del fracaso olímpico. Y esta acidez crítica es algo que deprime más de una vez a una persona como él, tan ciclotímica. Me parece sobre todo injusto. Respeto todas las opiniones, pero me siento muy orgulloso de haber estado en este partido desde su fundación, en la cual participé desde joven, al que he servido siempre donde me lo han pedido y donde voy a seguir estando ahora a las órdenes de Rajoy viene a repetir en su declaración de intenciones. Soterrar la M- 30, el nuevo reto Sin la obsesión olímpica, a la que el alcalde ha dedicado parte de su salud y de su físico- he perdido unos ocho kilos porque se me ha cerrado el estómago admite- con una agenda en el último año, desquiciante a juicio de sus colaboradores, el futuro para él pasa con más fuerza que nunca por el ayuntamiento. En su círculo próximo- -en realidad, no hay otro que sepa con exactitud por dónde pisa el alcalde- -no hay duda de que a partir de ahora va a entregarse en cuerpo y alma. No es que no lo haya hecho hasta ahora, pero el tema de los Juegos le ha tenido mucho tiempo atrapado, como es fácil de comprender; pero está con fuerza, aunque el palo ha sido muy duro Para estas mismas fuentes, los Juegos de 2012 van a ser sustituidos con idéntica vivacidad por el soterramiento de la M- 30, la infraestructura radial de referencia de la capital, que le quita el sueño porque es el proyecto estrella de su programa. Se trata de la obra emblemática que Gallardón quiere legar como retrato de su primera legislatura. En ella se juega su prestigio como gestor, al igual que en sus años al frente de la comunidad lo hizo con Metrosur. Instalado en el ecuador de su mandato, el tiempo juega en su contra, forzado a cumplir los plazos de una ingente obra faraónica según sus críticos y que ha despertado sólidas reticencias. Sobre todo, la esencial: aquella que cuestiona la propia necesidad del proyecto, que lleva consigo un creciente nivel de endeudamiento. Sólo un alcalde como Gallardón es capaz de tener la valentía suficiente para hacer una obra como ésta de la M- 30. Con el Metrosur le ocurrió lo mismo. Cuando la gente vea y se aproveche de este soterramiento, ocurrirá como con el metro y se lo acabarán agradeciendo Así habla Manuel Melis, el máximo responsable de esta espectacular actuación urbana, quien comprende la indignación provocada por el carrusel de desvíos, cortes de tráfico y zanjas que dibujan ahora una imagen ciertamente caótica de la ciudad. Cordiales confidencias Con Zapatero también tiene una sintonía especial. Ambos hablan por teléfono con asiduidad. En su comparecencia conjunta en Singapur no les importó compartir confidencias entre sonrisas mientras la presidente madrileña se dirigía a los periodistas. Y es que el mandatario socialista llega a perder los nervios con Aguirre, convertida en su auténtico azote. Pero Rajoy está con Gallardón y, además, se sabe correspondido. Tal fidelidad ya la pudo ver de cerca cuando el entonces presidente de la comunidad se puso del lado de Az- Con el socialista José Bono tiene una relación estupenda nar en la polémica de la guerra de Irak y algún otro ministro escabullía el compromiso. Y eso no se olvida. La mejor imagen de esta química se pudo ver en Singapur. Rajoy y Gallardón no se separaron ni un instante. Si lo hizo en algún momento Rajoy, fue para departir con Induráin y Raúl, por ejemplo, y así dar rienda a una de sus auténticas pasiones: el deporte. Y si se quisiera echar gasolina al fuego, Esperanza Aguirre no apareció para hacer la terna. Por si hubiera atisbos de duda, la presidenta madrileña volvió a escuchar de boca de su líder que Gallardón repetirá como candidato. ¿Por qué lo repitió otra vez si ya lo había dicho? Posiblemente, porque Rajoy sabe cómo están de afilados los cuchillos de la rumorología interesada. Por eso ha tenido tiempo de escuchar que la jefa del Ejecutivo madrileño no haría ascos a encabezar la lista al ayuntamiento y así evitar la incertidumbre de pelear por la mayoría absoluta en la comunidad, justo ahora que la ola socialista emerge con mayor altura. A los albertistas el anuncio no les llamó la atención. Esperamos que alguien tome nota y deje ya de marear con el futuro del alcalde Pero no son capaces de asegurar si Rajoy tendrá que volver a repetirlo. Si lo hace no será por culpa del alcalde, sino porque las moscas vuelven a revolotear señaló un concejal de Gallardón. Los socialistas están al acecho. Confían en que a partir de septiembre se reabran las heridas entre los populares. Gallardón no les va a dar ese gusto. En el PSOE no se lo creen porque no hay más que seguirles a unos y otros para ver que algunos se llevan a matar Y los socialistas tampoco ven a Gallardón toda la legislatura próxima en la alcaldía. Se va a ir con Rajoy en la lista al Congreso pronostican. JAIME GARCÍA Se lleva bien con casi todos. Con Rajoy se siente correspondido y con Zapatero tiene una sintonía especial, pues ambos hablan por teléfono con asiduidad A las obras, en moto El impacto popular por esta acumulación interminable de molestias causa cierto temor en el ánimo del equipo de gobierno municipal. Gallardón también es consciente, de ahí que los fines de semana sorprenda con su presencia en las zonas de obra. Y lo hace en su moto. ¿La M- 30 le puede costar la alcaldía? Sería demasiado coste, aunque el PSOE madrileño dispone de una encuesta que rebaja a 5 puntos su desventaja con el PP, Pero el dato deja tranquilo al bando popular: Si ahora estamos con la ciudad levantada, cuando lo inauguremos estaremos consolidados como siempre IGNACIO GIL