Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 7 2005 31 Luxemburgo vota hoy la Constitución europea bajo el fantasma del rechazo, pero con ligera ventaja del sí El muro israelí, declarado ilegal hace un año por el Tribunal de La Haya, avanza ante la indiferencia mundial Evacuadas 20.000 personas en Birmingham E. J. BLASCO LONDRES. La Policía ordenó anoche la evacuación de 20.000 personas del centro de Birmingham, la segunda ciudad del Reino Unido, tras recibir avisos de los servicios de Inteligencia sobre una amenaza creíble de atentados terroristas. Horas después, la Policía de West Midlands aseguró que la alerta no está relacionada con las explosiones del Metro de Londres. Los artificieron efectuaron una explosión controlada tras el aviso de bomba en un autobús y concluyeron que no se trataba de un artefacto explosivo. Un portavoz de la Policía local indicó que se había pedido a la gente que abandonase la zona céntrica, en particular en torno a Broad Street, la principal arteria de ocio de la ciudad, que está muy concurrida en los fines de semana y llena de bares, restaurantes y lugares de entretenimiento. Asimismo se impidió el paso de vehículos hacia el centro. La Policía española también investigó la relación de Abu Isa con el 11- M Varios de los implicados en la matanza de Madrid pertenecen al GICM también conocido como Abu Isa, es buscado por la Policía británica dentro de la investigación sobre los atentados de Londres D. MARTÍNEZ P. MUÑOZ MADRID. Al igual que en el 11- M, el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) se sitúa en el epicentro de las investigaciones sobre los atentados del 7- J. De hecho, su máximo responsable, Mohamed Garbuzi, también conocido como Abu Isa, reside en Londres desde hace dieciséis años, aunque en la actualidad se encuentra en paradero desconocido. De origen marroquí y nacionalizado británico, el ahora buscado por las fuerzas antiterroristas británicas como única pista sólida de los atentados ya fue objeto de interés de la Policía española en sus indagaciones sobre el 11- M, pero las pesquisas no arrojaron datos concluyentes. No obstante, Abu Isa, al que Marruecos también vincula con los atentados de Casablanca, está considerado como una pieza clave en el entramado de Al Qaida en Europa. La cadena Al Yazira, desde su sede de Londres, difundió ayer una entrevista con una persona con la cara tapada a quien identificó como Mohamed Garbuzi, que negó cualquier relación con los atentados. Para España, el nombre del grupo terrorista que dirige Mohamed Garbuzi no es nuevo, ya que la célula del 11- M no sólo fue adoctrinada por miembros del Grupo Islámico Combatiente Marroquí, sino que a esta organización terrorista pertenecen algunos de los encarcelados y buscados por los atentados de Madrid. Es el caso de Youseef Belhadj, a quien la Polib Mohamed Garbuzi, La simultaneidad de los otros tres atentados muestra que los artefactos no fueron accionados manualmente, sino mediante un temporizador. Se componían de 4,5 kilos de material altamente explosivo que no era de elaboración casera sino de fabricación militar o de uso civil. El jefe del Gobierno, Tony Blair, en su primera entrevista tras el 7- J, aseguraba ayer que toda la vigilancia del mundo no puede impedir que alguien se suba a un autobús para causar una explosión que mate a gente inocente Blair dijo que el terrorismo internacional no puede ser combatido sólo con medidas de seguridad, sino que sus causas deben ser arrancadas de raíz Una niña entrega un ramo de flores a una policía en Tavistock Square AFP cía española considera autor del comunicado de reivindicación del 11- M. Este marroquí, posible portavoz de Al Qaida en Europa, se encuentra en prisión en nuestro país después de haber sido extraditado por Bélgica. Poco después de los atentados del 11- M fue detenido por la Policía belga por su pertenencia al GICM, pero tres meses más tarde quedó en libertad provisional, circunstancia que aprovechó para viajar a Madrid días antes de la matanza de los trenes de la muerte Según fuentes de la lucha antiterrorista, el objetivo de la visita era activar la célula que dirigía Serhane ben Abdel- majid Fakhet. El Tunecino También al grupo que lidera Abu Isa pertenecen tres de las personas que están en busca y captura por su implicación con el 11- M. Uno de ellos es el marroquí Mohamed Afalah, lugarteniente de Allekema Lamari, quien huyó de Madrid el mismo día en que se suicidaron en Leganés siete de los autores materiales de la matanza. Afalah, según las últimas investigaciones de la Policía española, habría participado en un atentado suicida en Irak. Al Grupo Islámico Combatiente Marroquí también pertenecen Abdelmajid Bouchar, corredor de medio fondo, que consiguió eludir el cerco policial en torno al piso de Leganés, y Mohamed Belhadj, que se dio a la fuga junto a Afalah y que podría haber corrido la misma suerte en territorio iraquí. En cuanto a las labores de adoctrinamiento de la célula del 11- M, los investigadores destacan el papel de Mustafá el Maymouni, un cabecilla del GICM, que fue encarcelado en Marruecos por su vinculación con los atentados de Casablanca. Este individuo, que vivió en nuestro país, expresó en febrero de 2003 su deseo de atentar en España en respuesta al conflicto de Irak y la postura de España. Cumbre en Estambul El Grupo Islámico Combatiente Marroquí, en el que convergen las líneas de investigación del 11- M y ahora también las del 7- J, acordó en febrero de 2002 en una reunión que sus dirigentes tuvieron en Estambul formar parte de la red norteafricana de Al Qaida, junto al Grupo Islámico Combatiente Libio y Tunecino. En esa cumbre acordaron que el yihad lo tenían que llevar a cabo en los países donde tuvieran células terroristas.