Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 DOMINGO 10 7 2005 ABC Internacional Túnel de la red de metro londinense en la estación de Aldgate, uno de los objetivos de los atentados del pasado jueves METROPOLITAN POLICE Las tres explosiones en el metro de Londres se produjeron de forma casi simultánea La Policía británica cree que las bombas fueron activadas con temporizadores b Continúa entre grandes dificulta- Modus operandi Explosiones casi simultáneas en el metro a las 8.50 horas de la mañana. A las 9.47 hizo explosión el artefacto del autobús, donde es posible que falleciera el terrorista que lo llevaba. Uso de temporizadores; se descarta que las bombas se accionaran con teléfonos móviles por falta de cobertura. 4,5 kilos de material altamente explosivo de fabricación militar o tal vez de uso civil. Colaboración española: Agentes el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de la Unidad Central de Información Exterior y de la Guardia Civil llegaron ayer a Londres. Algunos agentes de los Tedax lo hicieron el viernes. Los servicios de seguridad e Inteligencia británicos (Scotland Yard, la Inteligencia Interior o MI 5, y la Exterior o MI 6, trabajan con los agentes españoles. La imposibilidad de entrar entonces en ninguna estación y colocar otra bomba en un vagón hizo probablemente que uno de los terroristas cogiera un autobús; se desconoce si para huir o para hacer estallar el artefacto. La última explosión se produjo a las 9.47. Paddick reconoció como una posibilidad que el terrorista hubiera fallecido en la acción. Apuntó que la bomba no la llevaba adosada a su cuerpo, sino que se encontraba en el interior de una bolsa. La investigación indica que no hubo intento premeditado de atentado suicida, ya que iba en la parte del autobús en que menos daño podía causar. des el rescate de cadáveres en los túneles del metro, y se estima que el número total de fallecidos superará con creces los 70 EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Mientras la estación de King s Cross se ha convertido ya en lugar de peregrinación para los londinenses, que depositan allí flores y velas, las investigaciones sobre los atentados del 7- J en Londres avanzan muy lentamente. La Policía dosifica extremadamente la presentación de sus pesquisas, en parte para no dar pistas a los autores de la masacre, que podrían estar en condiciones de perpetrar un nuevo atentado. El dato más revelador presentado ayer, la casi simultaneidad de las tres explosiones en el metro, refuerza la idea de que no fueron ataques suicidas, por lo que los terroristas habrían escapado, a excepción del que proba- blemente falleció en la cuarta y postrera explosión, en un autobús urbano. Todavía no ha habido arrestos y aunque la única pista sólida hasta el momento es un marroquí vinculado al 11- M, llamado Mohamed Garbuzi, alias Abu Isa, la Policía asegura que no se busca a ningún individuo específicamente La cifra oficial de muertos continuaba anoche en 49, aunque se estima que el total de fallecidos podría superar con creces los 70. Se espera que el número final quede aclarado hoy con el rescate de todos los cadáveres que quedan en el túnel de la línea de Picadilly que conduce a la estación de King s Cross. La dificultad del trabajo se debe al enorme calor que hace en el túnel y a su estrecha sección, una estructura cilíndrica de 3,6 metros de diámetro. A última hora de ayer quedó abierto un centro de acogida para los familiares de personas desaparecidas, con el fin de comenzar a proceder a la identificación de los cadáveres. La tardanza en abrir este centro ha sido justificada porque hasta ayer al mediodía las investigaciones se habían centrado en examinar todas las pistas posibles, y también en recomponer los cuerpos destrozados. Esto contrasta con la aseveración del Foreign Office de que había extranjeros entre las víctimas. A pesar de que en un principio se creía que las tres bombas del metro estallaron en un intervalo de seis minutos, el jefe de Scotland Yard a cargo de la investigación, Brian Paddick, aseguró ayer que las explosiones ocurrieron simultáneamente, en apenas unos segundos sobre las 8.50 horas de la mañana. Un minuto más tarde, la Policía recibió la primera llamada, y a las 9.17 tuvo la confirmación de que había ocurrido una explosión. Blair afirma que con la Policía no basta, las causas del terrorismo internacional deben ser arrancadas de raíz