Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9 7 2005 Los sábados de ABC 109 GENTE Rodman, en el encierro, y Vargas Llosa, en el balcón BEGOÑA LÓPEZ PAMPLONA. He hecho todo lo que he podido Así resumía el escritor peruano Mario Vargas Llosa las 48 horas vividas en los sanfermines 2005. El premio Cervantes tuvo la oportunidad de ver el encierro desde uno de los balcones del Ayuntamiento; acudir a la corrida de toros el día de San Fermín; visitar el apartado, tomar un desayuno con churros en el Casino Principal; y presenciar el baile de la alpargata, así como caminar por la ciudad y saludar a algunos amigos. El escritor recibió ayer en el Salón del Trono del Palacio de Navarra el premio Bodeguero Mayor del Reino, que otorga la Denominación de Origen Navarra y que consiste en un catavinos de oro. Para él, la entrega en sanfermines ha sido como recibir un doble premio EN SU PUNTO BEATRIZ CORTÁZAR Alejandro Sanz, hundido tras la muerte de su padre Eran padre e hijo, pero sobre todo eran amigos, cómplices, socios, compañeros, maestro y alumno, confianza y apoyo, admiración y respeto. Ayer moría en Madrid el padre del cantante Alejandro Sanz, Jesús Sánchez, a los 75 años, tras una larga enfermedad. Por supuesto, el cantante se encontraba en España desde hacía un mes; vino en cuanto se enteró de que la salud de su padre empeoraba por días. Para Alejandro, la pérdida es irreparable y de ahí que todos sus amigos quisieran acompañarle. Explicar la relación de padre e hijo es entender la carrera artística de este niño que recibió de su padre como regalo de su séptimo cumpleaños una guitarra, el mejor juguete que le pudo comprar en su vida. Alejandro era un niño, pero la guitarra ya era toda una mujer para sus sabias manos, que en seguida aprendieron a tocarla, más bien acariciarla, convirtiéndose desde ese momento en su mejor arma de trabajo. Jesús Sánchez tenía una agencia de artistas y sobre todo tenía el callo de los cantantes que conocen el oficio de cerca. Él mismo había tenido su grupo, Los 3 de la Bahía, y se había recorrido media España actuando por todos los tablaos, además de hacer de telonero con Dolores Vargas, Manolo Escobar y Lola Flores, entre otros. Fueron casi veinte años en la carretera como guitarrista y voz cantante. Por eso eligió al compositor Manuel Alejandro como padrino de su segundo hijo, Alejandro, y por eso él mejor que nadie le asesoró cuando decidió que la música iba a ser su vida. Eso sí, lo único que le pidió a su hijo es que acabara sus estudios en la academia. Juntos dieron los primeros pasos y, siempre aconsejado por su padre, Alejandro se metió de lleno en un mundo que había mamado desde su infanAlejandro Sanz cia, pero que no siempre lleEFE van al éxito. Por eso, en su tercer álbum Alejandro Sanz, 3 (1995) el cantante escribió una canción dedicada a su padre cuya letra hoy conmueve a todos cuantos le conocieron. El tema se llama Ése que me dio vida y dice cosas como: Con tu sonrisa de medio lao, cuántos te quiero te habrás callao, cuántas cosas de chiquillo aún conservas en los bolsillos... Con tu eterno cigarrillo, con tu ojera y tu descuido, la más bella de las danzas, es tu cojera al caminar... No eres sólo aquel que firma, en el libro de familia. Ni eres el silencio en el sofá, viendo un partido en zapatillas. Y déjame por esta noche ser las manos que te arropen. Y déjame que te regale, un abrigo nuevo en condiciones Ayer Alejandro Sanz vivió el día más amargo de su vida. Con él estuvieron los suyos, su familia y sus amigos. Miguel Bosé, Malú, Pepe Barroso, José María Michavila y su mujer Irene, Cristina Tárrega y Mami Quevedo... Jaidy Mitchell, la madre de su hija Manuela, regresó ayer de Puerto Vallarta y acudió directamente al tanatorio de Tres Cantos. Separados desde hace un tiempo, parece ser que nunca querían hablar de sus problemas en público para no dar más tristezas al padre del músico, que adoraba a su hijo y a su nieta. Hoy Jaidy también estará con Alejandro en La Almudena, donde será enterrado el padre del artista. Un bodeguero observador Mario Vargas Llosa explicó que con el premio recae sobre su persona la responsabilidad de promover la gastronomía y los vinos de la comunidad foral, que ha tenido ocasión de disfrutar en sus visitas a Navarra. El escritor estuvo hace tres décadas en las fiestas, y señala que el espectáculo es igual que entonces, aunque con más personas. Los ritos se conservan igual El ambiente que más recordaba es el de la plaza de toros, que sigue como entonces, con ese jolgorio enloquecido que se suspende si el torero lo consigue Destacó la belleza de la procesión, acto que nunca había tenido ocasión de contemplar. Lo único de los sanfermines- -añadió el escritor peruano- -es que la gente viene Rodman causó gran expectación entre los corredores FOTOS: AFP a participar, no a ver También recordó el importante papel que para las fiestas de Pamplona ha tenido la literatura, no sólo la de Hemingway, sino también el periodismo, y el cine. La proximidad del fin de semana se dejó sentir ayer en las calles de la capital navarra. Los astados de Cebada Gago no hicieron honor a su fama de temibles en la carrera y sólo enviaron al hospital a dos personas con diver- sas contusiones: el veterano corredor pamplonés Josetxo Espada y el sevillano J. C. V. Ambos fueron dados de alta ayer mismo. Entre los corredores destacó la enorme figura del baloncestista Dennis Rodman. Igual que el año pasado, el ex jugador de la NBA participó en la carrera para recaudar fondos con el fin de luchar contra la esclerosis múltiple. Jordan no tiene mi valor El gigante estadounidense, que sigue luciendo sus piercings explicó que no pudo correr esa mañana como le hubiera gustado por la gran cantidad de personas que no le dejaban acercarse a los toros. La gente había bebido mucho. Soy una persona muy conocida y me tiraban de la ropa, me hacían fotos Al preguntarle sobre la posibilidad de que su antiguo rival Michael Jordan pudiera correr alguna vez en el encierro, apuntó: Él nunca va a correr. Ya se habló. No tiene lo que hay que tener para correr. Yo sí Vargas Llosa, junto a Yolanda Barcina, alcaldesa de Pamplona