Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9 7 2005 97 Los sábados de ABC PROPUESTAS Y LUGARES OCIO Y NEGOCIO GENTE EL TRANSCANTÁBRICO ES UN TREN QUE RECUPERA TODA UNA FILOSOFÍA DEL VIAJE TENERIFE NO ES ÚNICAMENTE PAISAJE: ES HORA DE DESCUBRIR SU INCREÍBLE RIQUEZA CULTURAL ALEJANDRO SANZ ATRAVIESA MOMENTOS PERSONALES ESPECIALMENTE DIFÍCILES Velocidad. Asier, un vecino de Markina de 30 años, monta una minimoto en una cancha de fútbol- sala de un colegio de esta localidad vizcaína Pueden alcanzar los 70 km h y su precio oscila entre 220 y 350 euros. La fiebre de las minimotos se consolida en España. Sólo la dificultad de encontrar lugares para rodar (no hace falta carné, pero es ilegal circular por la calle) puede frenar su expansión ¡Como una moto! ienen aspecto de juguete, pero no lo son. Las minimotos, eso que el ingenio inglés ha bautizado con el nombre de pocket bike -moto de bolsillo- causan furor en España y van camino de convertirse en una tendencia con vocación de continuidad. Nuestro país ya no huele a ajo, símil oloroso que empleó la esposa de David Beckham para referirse a los aires de Ma- T TEXTO: ROBERT BASIC FOTOS: IGNACIO PÉREZ drid, sino a gasolina quemada de unos vehículos en miniatura. La versión tamagotchi de una moto de verdad, es decir, de esas yamahas y hondas que montan los monstruos del asfalto como Valentino Rossi y Sete Gibernau, se ha erigido en el regalo estrella en lo que va de año: más de 50.000 unidades vendidas certifican su popularidad. Y su uso no puede ser más democrático: las cabalgan los niños, los padres y las cuadrillas de veinteañeros que buscan la diversión a ras de suelo. La aventura comenzó hace unos meses en la zona de Levante. Un grupo de marroquíes descubrió la gallina de los huevos de oro cuyos octanos llegaban de China. A precio de coste. Los vecinos de Alicante y Valencia, entre Un dato (más de cincuenta mil unidades vendidas desde comienzo de año) certifica la amplitud del éxito otras ciudades, se encontraron de repente con unas burras minúsculas que iban a velocidades impropias de su tamaño. Pueden alcanzar los 70 kilómetros por hora, hasta 90 si se trucan aclara Andoni Arrasate, propietario de la tienda minimotosgasolina. com de Munguía. Y matiza: Decían que podían superar (Pasa a la página siguiente)