Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 SÁBADO 9 7 2005 ABC Toros Doce aspirantes a toreros disputarán El Rondón de Colmenarejo ABC COLMENAREJO (MADRID) La localidad madrileña de Colmenarejo acogerá los próximos 24 y 25 de julio el III Certamen El Rondón Después del éxito de las ediciones anteriores, este ciclo vuelve a apostar por la cantera más joven con dos novilladas sin caballos. Los carteles son: Domingo 24 de julio. Erales de Benavides para El Lury (de la Escuela de Puerto Real) Curro Chicuelo (Sevilla) Cristina Hernández (Almería) Luis M. Amado (Madrid) Juan Ortiz (Colombia) y Jesús López (Valencia) Lunes 25. Erales de Eladio Vegas para Joselito Adame (México) Miguel Giménez (Valencia) David Lorente (Jaén) Javier Antón (Pamplona) Marco Leal (Francia) y Ángel Teruel (Madrid) FERIA DE SAN FERMÍN Bárbaro López Chaves, con causa y sin recompensa Plaza de toros de Pamplona. Viernes, 8 de julio de 2005. Cuarta corrida. Lleno de no hay billetes Toros de Cebada Gago, terciados de presentación, el 1 tuvo más seriedad y complicaciones; los tres últimos sin presencia; mansearon en el caballo y dieron un juego manejable y sin poder; destacó el noble 2 Domingo López Chaves, de azul turquesa y oro. Estocada tendida y descabello (fuerte petición v vuelta) En el cuarto, pinchazo y media atravesada. Aviso (vuelta) Francisco Marco, de azul pavo y oro. Estocada (oreja) En el quinto, pinchazo, media y cinco descabellos. Aviso (silencio) Fernando Robleño, de rosa palo y plata. Media estocada (silencio) En el sexto, estocada ladeada (oreja) ANUNCIO DE LICITACIÓN La Junta Municipal de Arganzuela se dispone a contratar la gestión del recinto ferial con motivo de las fiestas de La Melonera del año 2005, mediante procedimiento abierto, forma de adjudicación de concurso y tramitación de urgencia. El Pliego de Condiciones se encuentra a disposición de los interesados en la Unidad de Actividades Culturales, Formativas y Deportivas de este Distrito, en horario de 9 a 14 horas. Los interesados podrán presentar sus proposiciones, en la forma establecida en el Pliego de Condiciones, en el plazo de 8 días naturales desde la publicación de este anuncio en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid, en el Registro General del Distrito, sito en el Paseo de la Chopera, número 10, o en cualquiera de los registros expresados en el artículo 38.4 de la Ley 30 1992, de 26 de noviembre. Madrid, 4 de julio de 2005. El Secretario de Distrito, Fdo. Guzmán Martínez de Miguel. ZABALA DE LA SERNA PAMPLONA. Domingo López Chaves fue la sensación de la tarde. Sensación con causa y fundamento e incomprensiblemente sin recompensa. Que la faena al armado primero, el de mayor seriedad de una corrida a menos en cuanto a presencia, hasta casi desaparecer en los tres últimos toros, tres tablas de planchar, quedase sin oreja, sólo se puede explicar por la reacción tardía de la sombra en sacar los pañuelos y por la tozudez de un palco que se atascó y se desatascó luego con distintas varas de medir. López Chaves concentró un valor de quilates, una disposición de asombro, una cabeza tan firme como sus pies, anclados a la arena. De rodillas en el platillo, con muchos metros de por medio, provocó la congoja. Los buidos pitones del cebada abrumaban al verlos pasar a la altura de la cara del torero salmantino. Sobre la derecha se plantó, tragó sin una duda cuando el toro se le venció o le dudó, igual que cuando le respondió con largura a su mandona muleta. Sostuvo las miradas de tú a tú, sin claudicar ante la poco humillada embestida. Una tanda Robleño sufrió una terrible voltereta en un quite por faroles invertidos a izquierdas en la que el toro se desentendió más, otra diestra terroríficamente aguerrido y un final de manoletinas de rodillas, con el pecho por delante, preludiaron una estocada de recta ejecución que necesitó de un único descabello. La injusticia se hizo entonces presente, aunque la vuelta al ruedo es de las que valen su peso en oro, como el trofeo birlado. Chaves volvió a poner de manifiesto su sitio con el sardo cuarto, escurrido, sin culata, mínimo. Corrió la mano con ligazón y se arrimó cuando la cosa se paró. Buscó de nuevo el triunfo con fe, y si no pincha igual esta vez si cobra la pieza. A saber. Los desplantes rodilla en tierra, a cara de perro, tuvieron su aquél de raza y ambición. Otro paseo al anillo reivindicó un trato mejor por parte del panorama empresarial, al menos un hueco. Lo merece, y no es nuevo. EFE El sexteto de Cebada sacó más nobleza de la prevista y menos poder. Y mayor mansedumbre en el caballo también. El colorado segundo tomó mejor que sus hermanos las varas. Y fue un toro bueno, casi pastueño, sin un mal derrote. La voltereta a Fernando Robleño en un quite por faroles invertidos se tradujo más como accidente en la ejecución anticipada del farol que por maldad animal. San Fermín evitó la cornada. Francisco Marco puso voluntad desde que se abrió de capa. Voluntad y voluntad también en el tercio último. Los molinetes de rodillas bulleron, y la muerte pronta por un espadazo de corazón conectó con la voluntarista participación de los paisanos en el premio. Cardenito quinto El cardenito quinto, y el diminutivo no es capricho sino necesidad imperiosa por su vareadísima lámina, andaba de los cuartos traseros, en el caso de que a semejante culata se la pueda calificar como tal, como puta por rastrojo. Topaba sin clase y el embarullamiento de su movilidad se transmitió al hacer de Marco. Fernando Robleño se estrelló con su rajado y terciado primero, que huyó al sol en busca del campo y la madre que lo parió. Arrollaba y se volvía al revés. Robleño se lo trabajó en persecución constante. Como Marco había marchado a portagayola, F. R. allá que se postró con el fácil y nimio sexto, que a poco le arranca la cabeza con una velocidad de salida descomunal. Ni tiempo le dio a tirar la larga. Después anduvo vivo, el torero, listo para tocar los resortes de Pamplona desde el arranque pendular a las cadenas de molinetes y manoletinas de despedida, un epílogo acorde al desarrollo ligero de una faena compuesta de series cortas. Aseguró la estocada y se embolsó la muesca y la oreja. Los tres repetirán el próximo año. FERIA DE TERUEL Jesulín de Ubrique, El Fandi y Antón Cortés, a oreja por coleta Á. G. ABAD TERUEL. Jesulín, El Fandi y Antón Cortés empataron a orejas en el cuarto festejo de la Feria de Teruel, que se celebró con casi tres cuartos de entrada. Una para cada uno, aunque el peso de los trofeos fue muy diferente. El de Ubrique, que anduvo sin pena ni gloria con el toro que abrió plaza de la desigual corrida de Castillejo de Huebra, hizo al cuarto a base de firmeza y temple en una faena plena de buena técnica. Con la derecha estuvo impecable. Sin concesiones a la galería y con una pulcritud que acabó llegando a los tendidos. Silencio y oreja. Todo lo contrario a Jesulín fue El Fandi en el quinto, con el que formó un alboroto en banderillas. Con la muleta, otro cantar, más que temple, destemple. El toro, el mejor, le pedía mando, y el de Granada se empeñó en rematar siempre por arriba. Entre enganchones. Ovación y oreja que rechaza. Antón Cortés pasó de puntillas con el tercero y estuvo mucho más dispuesto ante el sexto, un sobrero de El Casillón al que acertó a bajarle la mano en una labor un tanto acelerada pero que resultó vibrante y con momentos muy estéticos. Sobresalieron dos series con la mano derecha, aunque luego el trasteo se diluyó un tanto para remontar con el estoconazo final. Ovación y oreja.