Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9 7 2005 Sociedad 57 Religión Las Iglesias ortodoxas reanudarán el diálogo teológico con la Iglesia católica El Papa abrazará al patriarca ecuménico en Estambul el 30 de noviembre b El diálogo, que se había interrum- Te Deum en la muerte de Juan Pablo II El pasado día 2 de abril, las personas que rodeaban a Juan Pablo II en el momento de fallecer rezaron un Te Deum de acción de gracias en lugar del Réquiem por su alma, pues estaban convencidas que había sido recibido inmediatamente en el cielo. El portavoz de la Santa Sede, Joaquín NavarroValls, reveló a un semanario italiano que, justo después del último suspiro, no se rezó un Requiem sino un Te Deum que es un himno solemne de acción de gracias. Lo entonaron espontáneamente las religiosas, el secretario Stanislaw Dziwisz y las demás personas que se encontraban allí, para dar gracias a Dios. Naturalmente, no por la muerte, sino por aquellos 84 años tan fecundos Según Navarro- Valls, la transición al nuevo Papa ha sido muy fácil, pues se da una doble continuidad, tanto personal como de ideas. Fue Juan Pablo II quien llamó a Ratzinger, y la colaboración cultural ha sido continua. Las conversaciones entre ambos eran una delicia: el Papa filósofo y el cardenal teólogo, en una continua ósmosis pido en el año 2000, abordará directamente el ministerio de servicio de la caridad del sucesor de Pedro JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Benedicto XVI se ha ganado la confianza de las Iglesias ortodoxas, que en apenas un mes han aceptado unánimemente reanudar el diálogo teológico con la Iglesia católica, interrumpido desde el año 2000. La primera reunión será en otoño y abordará el ministerio de servicio de la caridad del sucesor de Pedro. El Papa proyecta viajar a Estambul el 30 de noviembre para abrazar al patriarca ecuménico Bartholomaios I en su sede de Constantinopla, en el primer aniversario de la entrega de las reliquias de San Gregorio Nacianceno y San Juan Crisóstomo Juan Pablo II deseaba llevarlas a Estambul, pero no pudo hacerlo debido a su enfermedad y a problemas políticos. La buena sintonía de Benedicto XVI con los ortodoxos surgió ya en la misa Benedicto XVI EPA de inicio de pontificado por sus palabras de afecto a los representantes de las Iglesias ortodoxas y por el uso de un palio del tipo del primer milenio, cuando los patriarcados (Constantinopla, Jerusalén, Antioquía, Alejandría y Roma) vivían una fraternidad basa- da en el doble principio del primado ligero del sucesor de Pedro y de la autonomía de gobierno de cada una de las iglesias. Las Iglesias ortodoxas notaron también con alegría que la tarjeta de invitación a aquella misa incluyera un discreto escudo del nuevo Papa con una novedad revolucionaria: Benedicto XVI había sustituido la triple corona- -recuerdo de los siglos de poder temporal- -por una mitra de obispo y un palio de arzobispo metropolitano, símbolos que subrayan su tarea episcopal. El pasado día 29 de junio, el arzobispo Ioannis de Pergamo, delegado del patriarca ecuménico en la fiesta de San Pedro y San Pablo en Roma, llevó un regalo en forma de mensaje al Papa: Tenemos el placer de anunciar a Vuestra Santidad que todas las Iglesias ortodoxas han respondido positivamente a la propuesta del Patriarcado Ecuménico de nombrar dos miembros cada una para la comisión internacional de diálogo oficial teológico entre nuestras dos Iglesias. Nos concentraremos en particular sobre el punto teológico crucial del primado, o ministerio de Pedro, en la Iglesia