Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional ATENTADO EN LONDRES POLÉMICA EN ESPAÑA SÁBADO 9 7 2005 ABC EL PRÓXIMO OBJETIVO ALFONSO ROJO PP y PSOE alaban la reacción inglesa, pero reeditan la bronca del 11- M Rajoy compara el aval de la oposición a Blair con la deslealtad de Zapatero b De la Vega acusa al PP de traspasar todos los límites y cree que su voracidad por usar el terrorismo en su favor es tan burda como irresponsable M. MARÍN C. DE LA HOZ MADRID. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y el Partido Popular pusieron ayer de manifiesto que ninguna de las heridas que abrió entre ellos el dramático atentado del 11- M en Madrid, a sólo tres días de las elecciones que supusieron un cambio de Gobierno, ha cicatrizado. La salvajada terrorista de Londres no sólo ha reavivado el más doloroso recuerdo que conservan los españoles en su memoria. También ha reeditado la sensación de que el inmenso campo con que el 11- M separó a socialistas y populares continúa plagado de minas y de que no han encontrado la manera de superar rencores mutuos por lo sucedido entre aquel fatídico día y las últimas horas de jornada de reflexión del 13 de marzo de 2004. A cuenta del comportamiento que la ciudadanía británica y la oposición a Tony Blair están demostrando con su Gobierno- -paciente cierre de filas con su gestión de los atentado, pese a que la información fluye con cuentagotas y pese al secretismo absoluto sobre las investigaciones policiales- en España el PP y el Gobierno socialista dieron ayer la sensación de que no ha pasado un año y medio desde los atentados de Madrid. El PP, porque, amparado en la lealtad de la oposición conservadora a Blair, puso al PSOE como ejemplo de lo que no debe hacer un oponente político en caso de un atentado que sacude a todo un país. El Gobierno socialista, porque volvió a echar en cara al PP su desmedido afán por utilizar el terrorismo, aunque sea en otros países, para golpear a Rodríguez Zapatero y encrespar los ánimos reviviendo la tragedia del 11- M. uede ser España el próximo objetivo? España- -el añorado Al Andalus- -ha figurado siempre en el siniestro cuadro de honor de la lista de Al Qaida. La idea de que el 11- M nos inmuniza y que debido a que ya hemos sufrido una masacre no van a causarnos otra es una insensatez. ¿Recuerdan el primer atentado en el World Trade Center? ¿El del año 1993? Entonces estaba Clinton en la Casa Blanca y Estados Unidos se desvivía por llevar paz y alimentos a Somalia. Los terroristas intentaron demoler las Torres Gemelas con una camioneta cargada de explosivos. Fallaron y ocho años después retornaron con sus hojas de afeitar y sus aviones de pasajeros. Que las tropas españolas ya no formen parte de la coalición desplegada en Irak no aminora el riesgo. Tampoco lo incrementa que nuestros militares estén en Afganistán, ayudando a los norteamericanos. Irak es sólo un factor urticante. Al igual que Afganistán se convirtió en los años 80 en un magneto para los fanáticos de Alá, Irak se ha convertido en el imán sobre el que convergen alucinados de los cuatro puntos cardinales, pero la clave del terrorismo islámico no está en Mesopotamia, como no estuvo en el Paso del Khyber. Si no hubiera americanos en Bagdad, se marcharan los extranjeros de Afganistán y desapareciera el conflicto palestino- israelí, matarían porque hay biquinis en las playas. Para hacer frente al peligro, es esencial identificarlo. Los asesinos no proceden de los campos de refugiados, ni son parias empujados por el hambre. El 11- S, el 11- M y ahora el 7- J demuestran que viven entre nosotros, que conocen las debilidades de nuestro sistema de libertades y que nos odian, por ser como somos. También que encuentran apoyo, respaldo y sintonía entre millones de personas. Según Ramsey Clark, tan crítico de Bush, el 30 de los musulmanes del planeta ven con simpatía los crímenes de Al Qaida. Se han desmantelado unas cuantas células, pero el nuestro es un país fácil de penetrar. En lo que resta del verano, en coche y sin control alguno, cruzarán el territorio español dos millones de magrebíes. No sería difícil que entre ellos, camuflados como residentes en Francia o Bélgica, entrase una docena de facinerosos cortados al estilo del que apuñaló a Theo Van Gogh en Holanda porque sus películas no eran del gusto del profeta. ¿P AFP España se une al dolor de los británicos ABC. España se unió al mediodía de ayer al dolor de los británicos y en todas sus capitales hubo actos en recuerdo de las víctimas de los salvajes atentados de Londres. El Gobierno, que en su reunión semanal guardó cinco minutos de silencio, ordenó ayer que las banderas ondeen a media asta hasta la medianoche del domingo en señal de duelo. En la fotografía, Su Majestad la Reina secunda un minuto de silencio en el Encuentro Iberoamericano sobre Derechos de la Niñez y Adolescencia Indígena, al que acudió. Diferencias El líder del PP, Mariano Rajoy, no tuvo inconveniente en comparar con cierta dosis de pesadumbre la situación creada en ambos países a cuenta de la matanza terrorista. En declaraciones a la Cope, dijo que salvo que en Madrid y Londres se ha producido un asesinato masivo de ciudadanos, no vio más que diferencias entre la actuación de la oposición de uno y otro país. Nadie ha acusado al señor Blair de imprevisión, nadie ha criticado al señor Blair, nadie le ha exigido que dé información en tiempo real, y hay otra diferencia fundamental, que es que la oposición se ha puesto al lado del Gobierno lanzó Rajoy a modo de carga de profundidad contra el PSOE. Es más, agregó que tanto el pre- Aznar apuesta por aceptar el desafío terrorista para derrotarlo Después de enviar el pasado jueves un sentido telegrama a su amigo Tony Blair, el ex presidente del Gobierno José María Aznar se refirió ayer a los atentados de la capital británica de la siguiente manera: El mensaje que debemos enviar a los terroristas no puede ser otro que aceptar su desafío y persistir hasta su derrota Tras afirmar que los terroristas son nuestros enemigos y sólo dejarán de serlo cuando sean derrotados señaló que el objetivo del terrorismo apunta a los valores y convivencia en libertad de nuestras sociedades. mier británico como los conservadores tienen las ideas muy claras. No le van a buscar razones al terrorismo y tienen la determinación clara de luchar contra él En recuerdo a la vinculación automática que desde determinados ámbitos políticos y sociales se hizo de los atentados del 11- M con el envío de tropas españolas a Irak, Rajoy señaló que lo fundamental es no buscar razones ni justificaciones ni argumentos a la actuación criminal de los terroristas. Tras estas andanadas al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del PP alertó sobre la amenaza global que supone el terrorismo como ataque contra la civilización occidental, contra un modo de vida basado en la libertad y en los derechos humanos. Pero a continuación pasó de lo global a lo concreto cuando evaluó la marcha de la política antiterrorista en España. Tras destacar que con los terroristas no se puede pactar, ni dialo-