Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9 7 2005 Nacional LAS REFORMAS CONSTITUCIONALES 13 El lunes se abre el período de enmiendas A partir de ahora, el borrador del Estatuto catalán se tramitará como cualquier ley. El lunes comienza la fase de presentación de enmiendas, que finaliza el 21 de julio. Ese día se reunirá la Comisión de Organización y Administración de la Generalitat y Gobierno Local, que nombrará la ponencia encargada de redactar el informe de la proposición de ley. La ponencia trabajará en ello los días 21, 22 y 25 de julio. Durante los días 27, 28 y 29, la Comisión elaborará el dictamen. A partir de ahí, los grupos podrán solicitar un dictamen sobre la constitucionalidad del texto al Consejo Consultivo. Todo ello, con vistas a votar el Estatuto en Pleno el 11 de septiembre, Diada de Cataluña. Guerra avisa que la fiebre por cambiar Estatutos amenaza la existencia del Estado Recuerda a Zapatero que no hay país que resista fragmentar su soberanía b El presidente de la Comisión Cons- titucional advierte de que el nuevo Estatuto catalán tiene pocas posibilidades de prosperar y tilda de inconstitucional al valenciano S. N. EL ESCORIAL (MADRID) Alfonso Guerra, ex vicepresidente del Gobiercon Felipe González y actual presidente de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados- -que tendrá que visar y en su caso desautorizar las reformas de los Estatutos de autonomía- -dio ayer un violento aldabonazo al proceso abierto por José Luis Rodríguez Zapatero para revisar el modelo de Estado. Guerra utilizó el foro de los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid para discrepar abiertamente de los derroteros del llamado debate territorial y, sin complejos, arguyó que el proceso de revisión de la estructura del Estado puesto en marcha por Zapatero no puede pasar por reformas estatutarias como las de Cataluña o la Comunidad valenciana porque son inconstitucionales. El PP cree que Maragall debería finiquitar la legislatura ante la falta de consenso una mayoría de dos tercios para aprobar el Estatuto en septiembre, e instó al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, a finiquitar la legislatura. Por su parte, el mandatario catalán cree que los partidos salvarán sus diferencias por responsabilidad El ponente de ERC, Joan Ridao, se ofreció como puente entre CiU y PSC para lograr ese acuerdo. Los nacionalistas, conscientes de que son decisivos, mantendrán su resistencia hasta el final. Hasta entonces, los dirigentes de la federación deben analizar qué coste electoral puede tener el bloqueo del Estatuto, pues en caso de un adelanto electoral, según sus sondeos internos, el despegue en las urnas no está garantizado. Precisamente hoy, los convergentes celebran un Consejo en el que la militancia se pronunciará sobre la conveniencia o no de apoyar el Estatuto. Tras 17 meses de trabajo, los ponentes acabaron la tarea encomendada: redactar un borrador de Estatuto que tiene 218 artículos- -el actual sólo tiene 57- -y se divide en siete títulos. Guerra, junto al rector de la Complutense, Carlos Berzosa, ayer en El Escorial EFE El doble discurso del Gobierno El discurso público del Ejecutivo oscila entre el optimismo que presume tener por el buen fin del Estatuto catalán y la discreción sobre los ajustes- -y advertencias- -de última hora para que las exigencias de Maragall no superen el marco constitucional. Tengan la convicción de que tendremos un magnífico Estatuto de Cataluña dijo ayer el ministro Jordi Sevilla tras el Consejo de Ministros. El discurso en privado, en cambio, está plagado de dudas. CiU tiene la llave del Estatuto catalán y el Ejecutivo sabe que jugará al ratón y al gato hasta última hora con Maragall. El Gobierno ve en positivo la abstención de CiU en la ponencia del Estatuto- no es un rechazo, y eso es mucho -y valora la unidad del tripartito, sin que ERC o IC- V se hayan descolgado. Pero sabe que Maragall aún no tiene el sí de CiU, y eso le preocupa. Balcanización de España Guerra utilizó expresiones como desaparición del Estado balcanización o fiebre reformadora del sistema de financiación poco explicable que encierran en sí mismas todo un mensaje que alienta las perspectivas de que el PSOE pueda llegar a dividirse cuando el debate territorial supere la fase autonómica y llegue al Parlamento definitivamente. Para empezar, Guerra sostuvo que la propuesta que el tripartito catalán incluirá en su reforma estatutaria tiene pocas posibilidades de prosperar a menos que se quiera la desaparición del Estado por insolidario. Se ha creado el mito de la insuficiencia económica que yo no comparto dijo Financiación El modelo del tripartito es el que se ha incluido en el Estatuto y, según el PP y miembros destacados del Gobierno español, no se garantiza suficientemente los conceptos de corresponsabilidad fiscal, solidaridad y coordinación entre administraciones que establece la Constitución española. para añadir que no entiende la fiebre reformadora del sistema porque no es necesaria en estos momentos, informa Efe. Además, Guerra dejó entrever que si el nuevo estatuto catalán llegara al Congreso y fuera rechazado por inconstitucional, tanto Zapatero como el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, tendrían un problema serio por la previsible pérdida del apoyo de ERC. Guerra dijo textualmente que el fracaso del texto del tripartito catalán podría tener algún coste político mayor que cero y recordó que quien tiene la última palabra es el Congreso y no los Parlamentos autonómicos. Para Guerra, propuestas como la catalana o la valenciana- -inconstitucional por eludir el derecho a la enseñanza en castellano- podrían desandar el largo camino que condujo al Estado democrático Una financiación como la que propone Maragall fragmentaría la soberanía del Estado hasta constreñirle la de cada autonomía y eso no hay Estado que pueda resistirlo La historia constitucionalista española- -añadió- -no invita a experiencias no apoyadas en el consenso político y social y lamentó que se haya instalado la idea de tonto el último Las advertencias de Guerra no pasaron por alto la autorización de Zapatero a que cada Comunidad se llame como quiera incluso nación Eso rompe el pacto constitucional y augura una reivindicación posterior, porque hoy somos nación y mañana querremos ser Estado No estamos ante una reforma de los Estatutos- -lamentó- sino ante la elaboración de nuevos Estatutos inconstitucionales porque están hechos con mentalidad de Estado Además, auguró que el PP rechazará reformar la Constitución en los términos que plantea Zapatero. Como mínimo, Guerra dijo tener grandes dudas