Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LAS REFORMAS CONSTITICIONALES SÁBADO 9 7 2005 ABC EL CRISTAL ESTÁ ROTO Tony Blair se había apuntado grandes éxitos en Singapur y en la reunión del G- 8 cuando unas mochilas asesinas le enfrentaron con la Historia despiadada. Los enemigos de la libertad nos han declarado la guerra. Es imposible sustraerse al momento. Más aún en un Madrid, en el que el 11- M sigue dividiendo a las dos Españas hasta helarnos el corazón. Pero podemos aprender algo de la frialdad británica, de un país firmemente anclado en su modelo popperiano de sociedad abierta que no necesita exhibiciones públicas de unidad ni compromiso democrático. Además de dolernos con ellos. Los atentados de Londres han puesto autoFERNANDO máticamente en funcioFERNÁNDEZ namiento el consenso antiterrorista fraguado en los duros años de resistencia al IRA. Contrasta clamorosamente esa actitud con los episodios vividos en España. La política informativa ha estado en las antípodas. Se ha fortalecido el pacto de silencio de los medios de comunicación para no dar imágenes cruentas. El gobierno ha hecho gala de una parquedad impresionante. Tanta que no hay gobierno español que la hubiera resistido. Pero los británicos han aplaudido la actitud de su primer ministro porque existe un fuerte consenso social. Consenso sobre que la información es una arma más para ganar la guerra al terrorismo. En España, los medios de comunicación, lastrados por años de censura, exhibimos un purismo excesivo. No nos consideramos parte integral de la estrategia antiterrorista, sino observadores neutrales. Consenso político en que los únicos responsables son los terroristas. No se oye en el Reino Unido más que alguna voz aislada, y estigmatizada, que culpa a Occidente por sus agresiones múltiples al mundo árabe, o a la guerra americana contra Irak y la foto de las Azores. Entre nosotros, son sin embargo legión los que comparan con equidistancia aséptica a las víctimas de los atentados con la población civil iraquí. De ahí a comparar a Bush con Ben Laden hay un pequeño paso que se salta con demasiada frecuencia. Consenso y legitimidad que llevan a confiar en el gobierno en momentos de tensión nacional. Aquí hemos acusado tantas veces, y de cosas tan graves, a todos los gobiernos desde los tiempos de Suárez que nadie está legitimado para pedir un margen de confianza. Y si lo hace es un ingenuo, o un cínico. Ya sabía yo que la frágil imagen de unidad nacional exhibida en Singapur no iba a resistir mucho. Pero me atrevo a proponernos una tarea como sociedad estas vacaciones; empezando por el gobierno y la prensa a quienes compete una especial responsabilidad. Dejemos de buscar culpables. Hagamos como el niño del anuncio que llama a un cristalero porque una pelota ha roto una ventana. Busquemos al cristalero, no la pelota que rompió el cristal. Porque el cristal de la convivencia está roto y conviene arreglarlo antes del invierno. Los ponentes se reunieron ayer para votar la proposición de ley de reforma del Estatuto YOLANDA CARDO CiU prolonga la agonía del Estatuto, que sólo aprobó ayer el tripartito El PSC enmienda a última hora el texto según las tesis del Gobierno b Los socialistas se oponen a que el nuevo texto estatutario incluya una batería de reformas de leyes orgánicas y el abuso de transferencias MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Trabajo cumplido, pero deslucido. Tal como estaba previsto, la proposición de ley de reforma del Estatuto de Autonomía fue aprobada ayer sólo con los votos del tripartito- -PSC, ERC e ICV- después de que CiU optara por la abstención y el PP votara en contra de la totalidad del texto. Hoy por hoy, sería imposible que el proyecto saliera adelante, pues se necesita el apoyo de CiU para lograr una mayoría de dos tercios. No todo está perdido, pues a partir del lunes se abre el período de enmiendas o, lo que es lo mismo, una fase de frenética actividad negociadora para forzar un consenso, ahora inexistente, debido a las distintas visiones sobre constitucionalidad que mantienen CiU y el tripar- tito. En este sentido, los socialistas catalanes agotaron ayer el plazo para presentar su voto particular a la proposición de ley de reforma del Estatuto e incluir una serie de peticiones para limpiar de posibles inconstitucionalidades un texto que despierta recelos en el Gobierno. Así, el PSC propuso in extremis reducir el uso del artículo 150.2 de la Constitución para pedir el traspaso de competencias por entender que es impropio de la previsión del bloque constitucional utilizar esa vía como mecanismo ordinario y generalizado El borrador contempla doce transferencias, pero el PSC sólo asume tres: inmigració, puertos y aeropuertos e infrastructuras. Asimismo, se solicita rebajar de siete a dos- -Poder Judicial y Financiación- -el número de leyes orgánicas que deberían ser reformadas. El PSC enmendó a última hora la tipología de las competencias por considerar inconstitucional que un Estatuto haga una regulación que afecta a leyes nacionales. Asimismo, el PSC se opone a que, en el ám- bito de las competencias compartidas, la Generalitat tenga en exclusiva la potestad reglamentaria. Las correcciones incluidas en el voto particular de los socialistas, que a partir del lunes se transformarán en enmiendas, complica todavía más el consenso respecto al espinoso asunto de las competencias, en particular, y del Estatuto catalán, en general. A juicio de los nacionalistas de CiU, el tripartito ha torpedeado el blindaje del autogobierno al haber retirado del texto el concepto de competencia excluyente lo que a juicio de esta formación, impediría al Gobierno interferir en la legislación catalana. CiU insiste en que, hoy por hoy, no apoyaría el texto, pero optó por la abstención como muestra de su voluntad de llegar a un acuerdo. Una voluntad común a todos los grupos, incluido el PP, que continuará en los trabajos a la espera de que se puedan acercar las posturas. No obstante, el presidente de los populares catalanes, Josep Piqué, expresó su escepticismo sobre la posibilidad de que pueda conseguirse Cataluña como nación El nuevo Estatuto reconoce Cataluña como nación- -en el actual Estatuto se la definía como nacionalidad- algo a lo que se opone el PP. Este concepto vulneraría el artículo 2 de la Constitución, donde se habla de la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles Competencias Es el título que más riesgo de inconstitucionalidad presenta, al pretender definir y modular las competencias estatales del artículo 149.1 de la Constitución. Dentro de las competencias compartidas, atribuir en exclusiva la potestad normativa a la Generalitat también es de dudosa constitucionalidad. Leyes orgánicas y traspasos Hasta siete leyes orgánicas y doce transferencias contempla el borrador de Estatuto. Tanto PP como PSC detectan un abuso del artículo 150.2 de la Constitución para reclamar el traspaso de competencias. Tampoco se ajustaría a derecho la presentación de una batería de reformas de leyes orgánicas.