Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 9 7 2005 ABC AD LIBITUM TRIBUNA ABIERTA LEIRE PAJÍN IRAOLA SECRETARIA DE ESTADO DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL ZAPATERO TIENE QUIEN LE ESCRIBA B RIGITTE Bardot, según cuenta la prensa parisién, le ha escrito a José Luis Rodríguez Zapatero. En principio parece un anacronismo y hasta un despropósito. La vieja y atrabiliaria diosa del cine francés, puesta a escribir a un político español, debiera dirigirse, generacionalmente, a Luis Carrero Blanco- -o cosa así- -y por afinidades ideológicas a cualquiera de los verdes que, bastante descoloridos, viven en simbiosis con los nacionalismos radicales e iracundos con que se adornan nuestros Parlamentos regionales. La Bardot se ha escapado de un fotograma de Roger Vadim en Et Dieu créa la femme- -de donde nunca debió haber saliM. MARTÍN do- -para protestarle a FERRAND nuestro presidente porque España exporta a Bélgica- -también a Francia, dicho sea de paso- -caballos de cría para el consumo alimentario. ¡Qué cosas! El ecologismo no tiene fronteras y, de tenerlas, caen lejos de las líneas que marca la razón. Comer carne de caballo no establece grandes diferencias con el consumo de vacuno, porcino u ovino, y, en cualquier caso y entendiéndolo como repugnante y pecaminoso, ¿por qué BB, que ya no es la jovencita de culito respingón que, antes de los sesenta, nos alegraba el ojillo, le escribe a Zapatero en lugar de dirigirse a su equivalente belga, que es quien, finalmente, se ha de comer la carne? Los belgas, que comen mejor de lo que suelen reconocerles los franceses, han hecho tradición de su carbonnade flamande, un magnífico guiso de carne de caballo- -o de vaca, según los gustos- -que se prepara con mucha cebolla, hierbas aromáticas, cerveza y pan con mostaza. ¿Cómo va a tener Zapatero la más mínima culpa de que los belgas busquen, en donde las encuentran, las mejores materias primas para satisfacer sus hambres y sus caprichos? ¿Por qué ha de ser un transporte ruin como escribe Bardot, el de los caballos para el consumo de mesa? Ser vegetariano es un derecho tan respetable como tener el gusto de comer carne y, sin perder la razón, la gran ruindad en lo que a la alimentación respecta es el hambre. La propia y la ajena. Viene lo anterior a cuento de las obsesiones ecológicas que, aceleradas en la reacción a la última reunión del G- 8, sacuden nuestros días y que, aun contando con su buena intención, amenazan nuestro nivel de bienestar. Las prédicas de los ecologistas al uso son como las de la- ¿olvidada? -Bardot. Quieren que las gentes prefieran las acelgas a las chuletas y que se duchen con agua fría. No es por ahí. Tenemos, sin duda, la obligación y la necesidad de salvaguardar el medio ambiente; pero sin dogmas como el de Kioto, posturas como las antinucleares y pasiones como las que, con más amor por los animales que por las personas, animan a una viejecita- ¡tiene siete años más que yo! -cascarrabias que nunca fue actriz, pero que nos llenaba la pupila cuando teníamos vacío el estómago. LA LUCHA CONTRA LA POBREZA: UN OBJETIVO COMÚN La autora defiende el compromiso del Gobierno español de incrementar sensiblemente los recursos destinados a la Ayuda Oficial al Desarrollo, que en el año 2003 representaban el 0,23 por ciento del PIB y que tendrían que duplicarse en 2008 A lo largo de la historia, los grandes cambios han estado precedidos por una ciudadanía activa que ha sido capaz de colocar en la agenda política sus anhelos y demandas: buenos ejemplos son las diversas manifestaciones que, bajo el lema Pobreza Cero tuvieron lugar en diferentes ciudades en nuestro país. Las referidas a la lucha contra la pobreza que ya resonaban desde hacía años se concretaron en el mes de septiembre de 2000 en la Cumbre del Milenio de Naciones Unidas, donde tuvo lugar el acuerdo más amplio de la comunidad internacional para combatir la pobreza de manera coordinada. Allí se establecieron unos objetivos comunes que todos los estados miembros de las Naciones Unidas asumieron y se comprometieron a cumplir: los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) Son ocho objetivos básicos que persiguen superar situaciones como que 1.200 millones de personas intenten subsistir con el precio de este periódico al día, que 800 millones sufran desnutrición, que 63 millones de niñas no tengan acceso a la educación primaria o medio millón de mujeres pierdan la vida al dar a luz todos los años. Es una agenda de mínimos, pero estos objetivos son fruto del acuerdo de 189 países, incluido el nuestro. Por tanto, se trata de una responsabilidad compartida, un compromiso colectivo, pero también de cada persona, de alcanzar un mundo menos hipócrita y más justo. La solidaridad y sensibilización de la sociedad español exige lograr los ODM y considera que para ello es preciso incrementar sensiblemente los recursos destinados a la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) así como la mejora de nuestro sistema de cooperación y el imprescindible aumento de la coherencia de las políticas públicas que afectan a los países en vías de desarrollo. Los esfuerzos realizados hasta la fecha por nuestro país para contribuir a alcanzar los ODM han sido insuficientes y, precisamente por ello, nos proponemos redoblar nuestros esfuerzos para conseguir duplicar en estos cuatro años de legislatura los recursos destinados a la AOD. Este compromiso de duplicar nuestra AOD, que en el año 2003 representaba el 0,23 por ciento del PIB y que, de acuerdo con el Plan Director de la Cooperación Española, en 2008 deberá alcanzar el 0,5 por ciento del PIB, la cifra más alta jamás alcanzada por nuestro país, se enmarca también en un reciente compromiso -Querido Tony: por desgracia ya tienes también víctimas del terrorismo islámico y del IRA, ¿te doy la receta para dividirlas?