Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión SÁBADO 9 7 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil EL PULSO DE MARAGALL A Ponencia encargada de elaborar el nuevo estatuto catalán dio ayer luz verde a un proyecto que, de mantenerse la abstención de CiU y el voto en contra del PP, ni siquiera conseguirá pasar el filtro del pleno del Parlamento autonómico. Redactado en el filo de una navaja que rasga de lado a lado las páginas de la Constitución de 1978, el polémico estatut nace viciado por la ansiedad separatista de ERC, el entreguismo de un PSC cuyo papel de socio y colaborador amenaza con fracturar al PSOE y el rechazo de las fuerzas políticas que no participan en el tripartito de la Generalitat. Pasqual Maragall ya tiene sobre la mesa, encuadernado, el resultado del pulso que, utilizando el brazo del propio presidente catalán, el nacionalismo ha decidido echarle al Estado. Juego de manos en el que todos pierden. L EL EJEMPLO BRITÁNICO L A cadena de atentados cometidos en Londres el 7- J ha reproducido casimilimétricamente la sucesión de debatesabiertos tras los ataquesterroristas contra Nueva York y Madrid, en 2001 y 2004. Por supuesto, también ha facilitadola ocasión y el motivo para establecercomparaciones que miden a las sociedades víctimas de los atentados en sus capacidades más sensibles de cohesión y firmeza ante una crisis terrorista. En general, junto a las condenas sinceras e inevitables, vuelven a discutirse los tópicos habituales, que enredan más que aclaran a las opiniones públicas y entorpecen el establecimiento de cooperaciones internacionales sólidas y la extensión de una actitud general de compromiso de lucha. Por eso, junto a los llamamientos para evitar reacciones xenófobas- -hasta el momento ejemplarmente evitadas- se está discutiendo que esté abierta una guerra terrorista contra el sistema democrático occidental. Más parece responder este empeño al deseo de que no se vean confirmadas tesis supuestamente conservadoras sobre el conflicto armado que ha desatado el integrismo islamista, que a un diagnóstico objetivo de las características de los agresores. Puede que, en efecto, no haya un choque de civilizaciones, pero sí hay una civilización atacada. En menos de cuatro años, tres grandes capitales del mundo democrático occidental- -Nueva York, Madrid y Londres, auténtica letanía del sufrimiento- -han sido atacadas de forma indiscriminada, con más de cuatro mil ciudadanos muertos y miles de heridos. Si esto no es una guerra, se le parece tanto que habrá que aceptar varias condiciones para ganarla. La primeraes que el terrorismo integrista busca un resultado global: la expansión del islam y la claudicación de las democracias. La segunda es que se trata de un conflicto a largo plazo. Este segundo rasgo obliga a los Gobiernos democráticos a una tarea responsable y sincera de pedagogía con sus ciudadanos. Blair empezó con ella en sus primeras alocuciones tras los atentados. La amenaza del terrorismo integrista es imprevisibleen el tiempo y en el espacio, aunque bien acotada en sus objetivos. Horas después de los atentados en Londres, Dinamarca e Italia aparecían advertidas expresamente en un supuesto comunicado de una facción de Al Qaida como próximas víctimas de sus ataques. Cualquier democracia- -y cualquiera de sus aliados musulmanes- -puede llenar los puntos suspensivos de esa amenaza de muerte. Lo importante es que los Gobiernos occidentales, las opiniones públicas y las clases políticas asuman la necesidad de rearmarse éticamente para soportar nuevos ataques y para responder individual y colectivamente cuando y donde sea preciso. El 7- J de Londres es una lección positiva de cómo encarar una tragedia terrorista con sentido nacional, solidario y responsable, por parte de los poderes públicos, la oposición, los medios de comunicación y la sociedad misma. Quizá en Londres hayan tomado buena nota de la lección negativa de nuestro 11- M, gracias a la cual se explicaría que nadie proteste porque, 48 horas después de los atentados, el Gobierno no dé oficialmente por cierta la autoría islamista, a pesar de que no hay terrorismo alternativo- -el IRA lleva varios años en tregua- -y de que la amenaza de Al Qaida era segura, creíble y avisada, según las fuerzas británicas de seguridad. En el diccionario de esta crisis, los británicos han decidido no usar palabras como imprevisión ocultación o mentira También el antecedente del 11- M explicaría la confiada y segura actuación del Gobierno de Blair en el control de la información y de los mensajes a la opinión pública, gracias a la ausencia de una oposición que no atiza la sospecha en momentos de extrema sensibilidad ciudadana y a la colaboración de unos medios identificados con la situación. Por supuesto, ningún ministro británico se está viendo obligado a vaciarse los bolsillos cada tres horas ante las televisiones para demostrar que no se guarda información. Tampocohay quien infiltra subliminalmente en la opiniónpública la idea de que los atentados son respuestas desesperadas a las injusticias perpetradas por Occidente. El terrorismo causa inmenso dolor, pero también puede descubrir la fortaleza de la víctima, cuando la víctima es fuertey, sobre todo, está bien liderada. Las democracias pueden ser- -y son- -vulnerables, pero no tienen que ser débiles ni hacerse perdonar por sus enemigos. Gran Bretaña está reaccionando como sabe hacerlo una nación que se respeta a sí misma y no quiere rendir su dignidad a los enemigos que la han atacado. Pasqual Maragall YOLANDA CARDO CINE X H PROPAGANDA ENERGÉTICA L Gobierno vuelve a las andadas. Que hay un problema de dependencia energética que agrava el déficit exterior y Kioto empieza a pasar factura, pues se aprueba un ampuloso Plan de Ahorro y Eficiencia Energética y se pone a funcionar la máquina de la propaganda. Exactamente lo que se hizo con aquel Plan de Dinamización de la Economía que contenía cien presuntas medidas para mejorar la competitividad. Pero la competitividad sigue deteriorándose. Nadie puede creer que con este plan se pueda reducir el 8,5 por ciento del consumo de energía y el 20 de las importaciones de petróleo. Las únicas medidas concretas consisten en trasponer una directiva comunitaria, colocar bombillas de bajo consumo en el alumbrado público y lanzar un plan renove para electrodomésticos y tractores. El resto incluye cuestiones tan profundas como incorporar al examen de conducir técnicas para ahorrar gasolina. Sin embargo, el asuntoes serio. El precio delpetróleo amenaza al crecimiento y la competitividad de la economía española, especialmente por nuestra elevada dependencia AY películas cuyo argumento cabe en un par de líneas, y la última de Javier Bardem va de rencores. Si fuera homosexual y sólo para joder a la Iglesia -dijo ayer el actor- -se casaría mañana mismo Candidato al Oscar por su papel de Reinaldo Arenas y reconocido intérprete de los personajes más arriesgados de la cartelera, el actor madrileño confunde su respetable militancia política y sus celebrados compromisos sociales con el respeto a las creencias de la sociedad que merecidamente lo aplaude en la pantalla de cine, pero muy pocas veces y de forma tan directa un personaje público de la talla de Bardem ha logrado fraguar y exponer un pensamiento tan ruin y violento, descentrado y visceral, como el que ayer dedicó a la Iglesia y a millones de creyentes. E energética. La capacidad de generación, transmisión y distribución de electricidad está al límite y hasta el propio presidente de Red Eléctrica nos previene de apagones. No es momento para anuncios de por favor, apague la luz al salir sino para decisiones valientes. En una economía de mercado son los precios los que racionan la demanda, pero en nuestro país se ha abusado de la utilización de las tarifas como política antiinflacionista. En vez de liberalizarlas, el Plan recupera un tono intervencionista y aspira a convertirse en una herramienta de gestión de la demanda energética, talante que viene denunciando el sector desde hace meses y que parece percibirse también en algunos borradores del Libro Blanco de la Energía, un documento mucho más relevante. Será además de un error, y un incumplimiento de promesas electorales, un retroceso en la calidad de la política económica. Mientras tanto, la energía nuclear, a la que se está acudiendo en toda Europa, permanece congelada víctima de prejuicios ecologistas y se subvenciona el gasóleo agrícola para esconder los fracasos de su política agraria. Al Gobierno sólo le queda la propaganda. ESPÍRITU OLÍMPICO E TA se da importancia y saca pecho porque Madrid no será sede olímpica en 2012. Los terroristas se jactan públicamente de haber mandado cartas a los miembros del COI con la intención de influir negativamente en la candidatura de la capital de España. Citius, altius, fortius el espíritu olímpico de ETA avanza en una siniestra campaña de verano en la que deja claro que lo suyo es propagar el terror, sin matices. Con acuse de recibo, la banda terrorista escribe cartas en las que enseña sus armas. Aviso a navegantes perdidos en un peligroso cruce de caminos: ETA es la misma de siempre. Que nadie se engañe.