Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes ASAMBLEA DEL COI EN SINGAPUR VIERNES 8 7 2005 ABC Destitución Dimisión Revisión El búlgaro Ivan Slavkov, expulsado del COI AFP. Miembro del COI desde 1987 y suspendido desde el 8 de agosto, fue excluido del COI. El presidente del Comité Olímpico Búlgaro, cargo que también perdió, fue grabado por una cámara oculta aceptando un soborno a favor de Londres. Seguirá siendo Presidente de la Federación de Fútbol de su país. Alberto de Mónaco abandona la Comisión de Nominaciones EFE. Se encargaba de estudiar y proponer nuevas candidaturas de miembros para su entrada en el COI. Pretende reducir sus tareas en el COI con el fin de atender correctamente a sus nuevas tareas como Jefe del Estado, aunque seguirá siendo vicepresidente de la Comisión de Atletas. Será reemplazado por el argelino Mustafá Larfaoui de la FINA. Hoy se decidirá el programa deportivo de los Juegos EFE. Los 28 deportes que componen el programa olímpico serán sometidos, uno a uno, a la ratificación de la asamblea del COI. Para seguir, cada disciplina necesita la mitad más uno de los votos. Están en la cola para ocupar alguna posible vacante, rugby, squash, golf, kárate y patinaje sobre ruedas. Alberto de Mónaco PERFIL SEBASTIAN COE Ex atleta, presidente del Comité Organizador de Londres 2012 Hace un año tomó el poder de una candidatura hundida y aplicó su virtud atlética: sólo vale ganar. Recorrió el mundo sacando votos. Su experiencia política remató esta carrera con la eficiencia diplomática De la garra con calzón al arte de cuello blanco TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Dicen que Tony Blair ha sido el culpable del triunfo de Londres en la batalla olímpica más competida de la historia. Lo que el primer ministro británico protagonizó en Singapur fue la confirmación de un trabajo bien hecho por Sebastian Coe, el atleta que, con pantalones largos, ganó esta guerra de cuellos blancos con el elegante tesón que exhibía, con calzón corto, cuando arrollaba en la pista. España le concedió en 1987 el Premio Príncipe de Asturias de los deportes por la amalgama de virtudes que corrían a rebufo. No sólo era un ganador. Era el ejemplo del esfuerzo para ser el mejor sin partir del mejor físico. Una tenacidad que ahora ha vuelto a imponer para conseguir, en un año, que Londres pasara de estar descartada a ser elegida como la sede de los Juegos. Para lograr, en un año, que el COI olvidará las críticas realizadas a su candidatura, con un vetusto sistema de transporte Londres pasó entonces el corte de las seleccionadas, pero el ambiente era derrotista. El Comité Organizador londinense actuó con valentía y eligió al valedor de esas agallas, Coe. Despidió a la antigua presidenta, Barbara Cassani, y el ex atleta se puso a correr para alcanzar el sueño. No he dormido dos días en la misma cama durante mucho tiempo dice Sebastian. Ese es su secreto. No ha parado de reunirse con los votantes del COI desde que comenzó esta carrera de medio fondo. Y, en Singapur, ejecutó el guiño definitivo para convencer. Incluso al francófono Rogge, el jefe de la película. En su discurso ante lo votantes, Sebastian destacó que su meta es recuperar la ilusión de la juventud por el deporte, esa que él sintió para ser atleta. Advirtió que en Occidente ha descendido la práctica deportiva entre los jóve- nes y asumió el testigo de hacerlos regresar al sudor como forma de superación. Era el golpe de gracia. Superación es la palabra que define la vida de este inglés de clase media- alta que rompió con el molde. Hijo de un ingeniero, Peter Coe, y de una actriz, descartó una vida placentera y sin retos difíciles. Se los marcó para ser diferente, para ser él, no el hijo de tal. Campeón desde los doce años Su padre observó en él alguna aptitud para el atletismo- -la actitud ya la tenía- -y le exprimió desde que, a los doce años, se adjudicó los campeonatos escolares y los del Condado en las especialidades de 3.000 metros, 1.500 metros y campo a través. Peter estudió libros y libros de entrenamiento para lograr que Sebastian explotara esas condiciones y se convirtiera en un gran atleta. A fe que lo consiguió. Tenía el chaval diecisiete años- -1973- cuando papá predijo que su primogénito destrozaría la plusmarca mundial de los 1.500 antes de 1980. Dicho y hecho. En 1979, a los veintitrés años, se transformó en la estrella del planeta. En 41 días marcó tres récords del mundo, en los 800, los 1.500 y la milla. Luego, todo fue correr y cantar, con su compatriota Steve Owett como Coe ha sido fundamental para que Londres organice los Juegos 2012 REUTERS Una carrera fulgurante Nacimiento: 29- 9- 56, en Londres. Logró once plusmarcas mundiales: Las consiguió entre 1979 y 1989, En 1979 impuso los récords de 800 metros, 1.500 metros y la milla en 41 días. Dos oros y dos platas olímpicas: Venció en los 1.500 de Moscú 1980 y de Los Ángeles 1984. Fue plata en las pruebas de 800 metros de esos dos Juegos Olímpicos. Sus marcas. 400 metros: 46.87 segundos (1979) 800 metros: 1: 41.72 (1981) 1.000 metros: 2: 12.18 (1981) 1.500 metros: 3: 29.77 (1988) Milla: 3: 47.33 (1981) 2.000 metros: 4: 58.84 (1982) Tesón y competitividad definieron su carrera deportiva, virtudes que manejó en su trabajo para Londres 2012 Nacido en una familia de clase alta, rompió el molde; fue un ejemplo de superación, el atleta más elegante del mundo enemigo eterno y semilla de ambición. Acudió a los Juegos de Moscú, rompiendo el boicot decidido por Margaret Thatcher. Allí, Owett le ganó su carrera favorita, los 800, pero Sebastian triunfó en la famosa, los 1.500. La historia se repitió en Los Ángeles 84. Plata en 800, volvió ser el rey en los 1.500. Su elegancia brilló durante once años inolvidables. Once plusmarcas mundiales remataron su trayectoria, hasta que en 1989 dejó las pistas y saltó a la política. Desde 1992 a 1996 fue parlamentario conservador. En 1997 se convirtió en secretario del líder de la oposición, William Hague. Puestos en los que aprendió las artes que ahora ha utilizado para coronar la Londres olímpica. Artes que fundió con su norma: no corro para ser segundo. All right