Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 VIERNES 8 7 2005 ABC Cultura y espectáculos Brasil aprueba la ley que extiende la enseñanza del español a sus veinte mil institutos de Secundaria La medida afecta tanto a centros privados como públicos, con 9 millones de alumnos potenciales b La norma, que ha permanecido Un largo proceso de doce años El proyecto de ley para hacer obligatoria la inclusión de la enseñanza del español en Brasil arrancó en 1993 En 2000, un texto recogía la obligatoriedad de las escuelas de Educación Secundaria brasileñas de ofrecer la enseñanza de nuestro idioma. La nueva enmienda establecía que fuera el alumno quien decidiera si lo estudiaba o no La enseñanza del español en Brasil se extiende a 20.000 institutos de Secundaria, a centros públicos y privados y a 9 millones de potenciales alumnos gran valor político por ser el primer paso para un Brasil bilingüe en un futuro próximo. Para evitar que pudiese ser impugnada por inconstitucionalidad (como sucedió hace algunos años) el texto aprobado definitivamente por la Comisión impone la obligatoriedad de impartir la asignatura, dejando a los alumnos la libertad de optar a su matriculación. El organismo también rechazó una enmienda del Senado que pedía que las clases fuesen cursadas fuera del horario escolar. Este rechazo ha sido crucial para el desbloqueo de la ley que finalmente establece su introducción dentro del horario escolar y como parte del currículo de oferta obligatoria. El agregado de Educación de la Embajada de España en Brasil, Jesús Cordero, ha señalado la importancia del visto bueno recibido por la norma. La aprobación de la ley supone un triunfo político para España y para los países iberoamericanos concluyó el representante español poco después de conocerse la noticia. paralizada un lustro en el Parlamento, exige la inmediata contratación de doscientos mil profesores de lengua española ABC BRASILIA. La Ley que establece la obligatoriedad de ofrecer clases de español en los Institutos de Secundaria de Brasil, tanto privados como públicos, fue finalmente desbloqueada ayer, al ser aprobada por unanimidad por la Comisión de Educación y Cultura del Congreso brasileño. Después de un largo proceso iniciado en 1993, la Ley llega ahora a puerto; falta apenas ser ratificada por el plenario del Congreso. El presidente de la Comisión, Carlos Abicalil, del Partido de los Trabajadores (PT, de Lula) afirmó que la norma será aprobada sin problemas por el Parlamento este año. El Gobierno prevé que la nueva ley comience a ser aplicada en el próximo curso escolar, este mismo año. Tras los ocho años de Educación Primaria, los alumnos de Secundaria- -periodo que dura tres años, cursado entre los 14 y los 17 años, y que da acceso a la Universidad- -podrán escoger el estudio del español, que todas las escuelas públicas y privadas deberán ofrecer. El proyecto de ley aprobado también introduce el estudio del español entre el quinto y el octavo curso de Primaria, aunque será optativo para las escuelas ofrecerlo. De máxima importancia para Brasil El presidente de la Comisión de Educación del Congreso, Carlos Abicalil, afirmó el lunes pasado: La lengua española es de máxima importancia para Brasil y la enseñanza de la misma fortalecerá, además de los asuntos económicos, las relaciones culturales de Brasil con todos los países próximos, ya que somos el único de América que habla portugués Por otra parte, el ministro de Educación, Tarso Genro- -también del Partido de los Trabajadores- -declaró el pasado lunes que el Ministerio de Educación está a la vez desarrollando estudios para la implantación de la enseñanza obligatoria del español en las escuelas, dada la importancia que tiene el idioma, no solamente en el Mercosur, sino también en todo el mundo Después de pasar por la mesa de tres presidentes de la República, será definitivamente Luiz Inácio Lula da Silva quien en los próximos meses firmará por fin una ley que, además de tener indiscutibles efectos prácticos para los alumnos brasileños por sí misma, proyectará, según los analistas, un Lula da Silva, a su llegada a la cumbre del G 8, ayer en Escocia EFE A LA ORDEN JORGE URRUTIA Director académico del I. Cervantes a aprobación de la ley que hace obligatoria la enseñanza del español en Brasil es una gran noticia para el mundo hispánico. No porque ello signifique preponderancia alguna de los hablantes de español en Brasil, sino porque significa un reconocimiento de nuestra lengua en el país que parece tener mayor futuro económico y cultural en el continente suramericano. Ello tampoco significa que de la noche a la mañana todos los brasileños L vayan a hablar español. El proceso va a ser complejo con toda probabilidad. Brasil es una república federal en la que cada uno de los Estados tiene competencias propias en Educación. Habrá que leer la ley y los textos de aplicación en cada uno de los Gobiernos estatales para hacer el cálculo de la aparición del español de forma obligatoria en su sistema educativo. Sabemos ya que los jóvenes brasileños prefieren en muchos lugares el español a otras lenguas extranjeras; así, en el Estado de Río de Janeiro ya es el idioma del que más estudiantes se examinan en la prueba equivalente a nuestra Selectividad. Probablemente, Brasil necesitará alguna ayuda para la generalización de la enseñanza de nuestro idioma. Con todo espíritu de colaboración, y siempre en virtud de sus deseos, España y los demás países de lengua española tendrían que ofrecer su experiencia para el perfeccionamiento del profesorado a todos los niveles, empezando, a lo mejor, por la enseñanza del tercer ciclo. Me atrevo a sugerir que los países hispanohablantes con mayor capacidad y experiencia en la enseñanza del español a extranjeros estudien con Brasil la creación de un consorcio para dichos fines. Dicho todo esto, ahora es el momento de congratularse por esta medida del Gobierno brasileño y, como los centroamericanos, decir simplemente: A la orden