Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Sociedad VIERNES 8 7 2005 ABC Ciencia La NASA afirma que el vuelo espacial del Discovery será el más seguro que haya habido nunca No se han cumplido todos los consejos de la comisión que estudió el accidente del Columbia b La agencia espacial asegura que quiere aprender de sus errores y por ello ha realizado más pruebas de seguridad que en cualquier otra misión anterior VÍCTOR M. OSORIO MADRID. Cinco días, como si se tratara ya del comienzo de la cuenta atrás, separan a la NASA de reiniciar su envío de transbordadores al espacio. El próximo miércoles, alrededor de las 19: 50 horas, y desde Cabo Cañaveral, la agencia espacial norteamericana se juega su prestigio después de que hayan pasado más de dos años desde el accidente del Columbia, que causó la muerte a sus siete tripulantes. Durante todo este tiempo, la idea de la NASA no ha sido otra que aumentar las medidas de seguridad y cerrar de esa manera las dudas sobre la solidez de sus proyectos espaciales. Ayer, Bohdan Bejmuk, director del programa del Orbitador del Transbordador Espacial, se mostró optimista. Durante una teleconferencia en directo con periodistas europeos de Francia, Alemania, Italia y España, sus palabras fueron rotundas: El vuelo del Discovery será el más seguro que haya habido nunca De hecho, los principales objetivos de la NASA son la validación del nuevo diseño y del proceso del tanque de combustible externo, así como de la inspección y procedimientos de reparación en órbita. Preocupación por la meteorología Todo marcha sin inconvenientes hacia el día previsto. Los únicos problemas son los planteados por las inclemencias del tiempo en la región afirmaron ayer fuentes de la NASA en Cabo Cañaveral. Y es que la península de Florida está amenazada para el próximo miércoles por las tormentas tropicales típicas de esta época. Nadie quiere oír hablar de un posible retraso en el lanzamiento del Discovery tras el aplazamiento que se hizo en abril y tras la que se eligió el día 13 de julio para poner otra vez en el espacio un transbordador. No obstante, en caso de que el mal tiempo impidiera el lanzamiento a la hora prevista, las autoridades de la NASA han establecido una ventana de oportunidad que se prolongará hasta el 31 de julio. El Discovery espera en la rampa de lanzamiento hasta el próximo miércoles principal que dañó es aislamiento térmico de la nave. Ahora, se ha instalado un nuevo depósito- -de 47 metros y que ha costado 40 millones de dólares- -en el que el material aislante está adherido de forma diferente y se han sustituido las grandes piezas que podrían representar un problema para la seguridad afirmó Bejmuk. Aún así, existen todavía dudas ante la incapacidad de la NASA para cumplir con todas las recomendaciones dadas por la comisión que investigó el accidente. La agencia espacial reconoce la posibilidad de cambiar algunas de las formas de actuación que llevaba practicando hasta ahora. Bohdan Bejmuk dijo que mientras la mayoría de lanza- ABC mientos espaciales se hacen desde tierra, podría haber más seguridad y ventajas en hacerlo desde plataformas en el mar Además, consideró la posibilidad de utilizar otros tipos de energía como la solar. Obsesión por la seguridad La agencia espacial quiere aprender de sus errores y por ello ha realizado más test de seguridad que nunca an- tes. Más de 800 personas han participado en las pruebas de seguridad aseguró ayer Bohdan Bejmuk, que mantuvo que se ha hecho todo lo que era posible y era práctico de acuerdo con las quince recomendaciones dadas por la comisión encargada de investigar el accidente del Columbia (CAIB) La causa de la catástrofe de aquella nave fue la caída de un trozo de espuma aislante del tanque de combustible La participación de Boeing La empresa Boeing participa de forma activa en la misión del Discovery. Entre sus aportaciones está la de ofrecer el soporte de ingeniería de los vuelos, el desarrollo del sistema de sensores del brazo del orbitador, la realización de las pruebas de impacto sobre las ventanas de la nave y la colocación de los sensores de impacto en los extremos delanteros de las alas. Además, la empresa americana tiene alrededor de dos mil empleados trabajando para el transbordaror. Pero la participación de Boeing no se circunscribe sólo al Discovery, puesto que es la responsable del diseño y desarrollo de la Estación Espacial Internacional (ISS) Precisamente, la plataforma espacial ya ha modulado su órbita para optimizar el enganche del Discovery la próxima semana. Esta corrección es la segunda que se produce en las últimas dos semanas y ha supuesto elevar la órbita de la ISS en tres kilómetros, con lo que ha quedado a 350 kilómetros sobre la Tierra. La NASA se juega su credibilidad dos años y medio después de una de sus mayores catástrofes. De fallar algo, la situación de la agencia sería difícil, pero en Cabo Cañaveral se confía en el trabajo realizado en la seguridad.