Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Nacional VIERNES 8 7 2005 ABC El 43 Grupo del Ejército del Aire ya ha realizado un completo despliegue de sus unidades en cinco provincias para colaborar en la extinción de los incendios forestales en uno de los veranos con más riesgo de los últimos años Planes de guerra contra el fuego TEXTO: ISABEL G. ESLAVA MADRID. Este año la temporada estival se presenta, según todos los pronósticos, especialmente complicada en cuanto al riesgo de incendios forestales por la falta de lluvias. Este invierno ya ha dado algunas pistas sobre lo que podría ser el verano. Desde el 1 de enero hasta el 31 de mayo de 2005, los servicios encargados de sofocar los incendios han cubierto cuatro veces más de horas de extinción que en el mismo periodo del pasado año. Tanto es así, y según datos provisionales de la Subdirección General de Política Forestal y Desertificación, que en este intervalo ha habido 4.700 incendios de más de una hectárea, lo que supone un total de 40.190 hectáreas de superficie forestal quemadas, mientras que en 2004 la cifra fue ligeramente inferior, 3.119. Igualmente, en lo que va de año ya se han producido tres grandes incendios (que implican más de 500 hectáreas quemadas) número que no se alcanzaba en época distinta de la estival desde 2002, cuando se produjeron cuatro grandes incendios. En 2004, antes de junio no se produjo ninguno. Con estos datos en la mano, todo hace prever que este verano se superará la cifra de incendios forestales de 2004, año en que, pese a que se destruyeron territorios de importante valor ecológico, se produjeron 7.267 fuegos de más de una hectárea, menos que en 2003, cuando hubo 18.617 siniestros. Según Alejandro Valladares, decano del Colegio Oficial de Ingenieros de Montes, uno de los organismos encargados de la prevención de incendios forestales, este año todas las previsiones son malas por la sequía y las altas temperaturas, e insiste en que los montes tienen que estar preparados durante el invierno. Deben realizarse labores de limpieza y conservación. Así, se producirían menos fuegos Un helicóptero intenta sofocar el incendio de Castellbisbal, en Barcelona EFE Superficie forestal quemada 437.602,5 (Datos en hectáreas) 188.585,7 143.467,9 89.331,1 59.813,7 98.503,2 82.217,4 133.503,2 143.301,4 130.045,6 107.464,1 107.108,46 92.386,0 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 Datos provisionales Media 2003 2004 decenio Resumen operativo Total horas de la unidad: 120.627. Total horas de extinción: 56.929. Total extracciones de agua: 274.322. Misiones de extinción: 19.248. Agua arrojada: 1.800 millones de litros. Aeronaves: 14 anfibios CL- 215 T. Plantilla total: 130 miembros. -45 pilotos. -20 ingenieros de vuelo. -65 apoyos de plantilla. bre. Sin embargo, según miembros de este Grupo, no se descarta que la campaña se alargue hasta mediados de octubre, ante los preocupantes indicios de este verano. En concreto, de los 14 Canadair con los que cuenta la unidad, cedidos por Medio Ambiente, 10 están operativos durante toda la campaña, repartidos por cinco destacamentos, Zaragoza, Albacete, Pollensa (Mallorca) Má- Organismos encargados Actualmente, son las Comunidades autónomas quienes se ocupan de la prevención y extinción de incendios forestales, al tener transferidas las competencias en la materia. Sin embargo, otras instituciones como la Guardia Civil, a través del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) o el Ministerio de Medio Ambiente con la Dirección General de la Biodiversidad (antigua ICONA) apoyan a las Autonomías en esta tarea cada verano. También las Fuerzas Armadas participan en la extinción de incendios. En concreto, el Ejército del Aire cuenta con una brigada especial, el 43 Grupo, con base fija en la base aérea de Torrejón de Ardoz, en Madrid. Este Grupo inició el despliegue de sus aeronaves por distintos puntos del país el pasado 14 de junio para cubrir la campaña de verano, que en principio está previsto que se prolongue hasta el 30 de septiem- laga y Santiago, unidos al servicio de alerta de Torrejón. En la base de la localidad madrileña reciben los avisos, localizan la situación del incendio y coordinan los efectivos disponibles. Cada hidroavión de los utilizados por el Ejército tiene la capacidad de albergar hasta 6.000 litros de agua en sus tanques, y la carga se realiza en tan sólo 12 segundos. Si el lugar de donde extrae el agua, pantanos preferentemente, pero también puede ser el mar, está cerca, pueden realizar hasta 70 descargas antes de repostar. Pese al gran avance operado en la tecnología de las aeronaves en los últimos años, una vez en el lugar del incendio lo fundamental es la coordinación con los equipos de tierra, que, según la capitán Esther Iniesta, es lo más efectivo Iniesta también prevé una dura campaña de verano: Todo apunta a que esta temporada va a haber bastantes incendios por la sequía. Luego puede que nos sorprendan, aunque este año ya hemos hecho bastantes más salidas de lo habitual