Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
112 JUEVES 7 7 2005 ABC Gente El Príncipe Alberto admite que tuvo un hijo con una azafata Alexandre, de casi dos años, no llevará el apellido Grimaldi ni entrará en la sucesión al trono, pero tendrá derecho a la herencia de su padre TEXTO: J. P. QUIÑONERO, CORRESPONSAL FOTOS: AGENCIAS Britney Spears, ¿al borde de la ruina? La cantante pop está pensando en lanzar nuevo disco porque, dice, se le está acabando el dinero desde que está embarazada. Al parecer, entre su boda con Kevin Federline, la reforma de su casa de California y que no pisa los escenarios desde hace tiempo tiene sus cuentas casi a cero. ndo se encontraba en Singapur, como miembro del COI, el Príncipe Alberto II de Mónaco reconoció en público ser el padre de un niño negro de 22 meses, a través de un comunicado oficial firmado por su abogado y amigo personal, Thierry Lacoste, en unos términos que anuncian los nuevos rumbos que pudiera tomar su vida, su familia y el futuro mismo de su diminuto reino con siete siglos de historia. Lacoste, jurista muy versado en temas penales, derechos de imagen y medios de comunicación, dio la noticia ayer por escrito, afirmando hablar en nombre del Príncipe soberano Alberto II de Mónaco, que ha reconocido al niño y desea que pueda vivir el tiempo de su infancia y adolescencia en un marco de vida sereno, tranquilo, aislado, totalmente al margen de los medios de comunicación En apenas veinte palabras, el jurista principesco, principal negociador con los abogados y consejeros jurídicos de Nicole Coste, azafata a la que conoció durante un vuelo y amante durante varios años, lanza una advertencia apenas velada a la madre del hijo natural pero no legítimo Alberto no aceptará que la madre amante presente al niño a los medios de comunicación. Thierry Lacoste fue el representante de Alberto II durante las negociaciones del reconocimiento oficioso, jurídico y finalmente público del hijo ne- Cua gro. Negociaciones que concluyeron con el armisticio armado del que sólo se conocen algunos detalles condicionales. Nicole Coste recibirá una renta de unos 10.000 euros mensuales. Ella y su hijo vivirán en una residencia propiedad de Alberto (en París y en la Costa Azul) que se ocupará personalmente de todos los detalles prácticos de la educación de su hijo, que no llevará el apellido y títulos de los Grimaldi y debe descartar cualquier aspiración sucesoria. Con meridiana claridad diplomática, Thierry Lacoste, desvela otra de las condiciones capitales del Príncipe monegasco: Éste es un asunto particular, que sólo afecta a la vida privada del soberano, sin incidencia de ningún tipo para el futuro de la dinastía Grimaldi, que seguirá su curso, cumpliendo los principios constitucionales Alberto II deja decir a su abogado: El pequeño Alexandre tendrá derecho a herencia, al mismo título que los hijos del Príncipe, cuando este tenga descendencia Quiere contraer matrimonio Revelación sensible. Alberto anuncia oficiosamente que contraerá matrimonio, en un futuro próximo. Y es de tal alianza, santificada en la basílica catedral de Mónaco, de la que espera un sucesor oficial. Confirmada su paternidad a través de un abogado, por escrito, en términos largamente Alberto de Mónaco, arriba, con su cuñado, Ernesto de Hannover, el año pasado en un partido del equipo del Principado. Sobre estas líneas, acompañado de dos drag queens en un festival gay estudiados, jurídicamente, Alberto dará nuevas explicaciones personales a través de una entrevista cuidadosamente calculada, que será concedida dentro de unos días al TF 1, el primera canal de la televisión privada francesa. Nicole Coste es invitada formalmente a alejar al pequeño Alexandre de la curiosidad periodística. Hasta ahora, la amante ha utilizado las imágenes del hijo negro como recurso de presión contra el Príncipe. Se inicia una nueva página en la historia sentimental de Mónaco Montecarlo.