Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura JUEVES 7 7 2005 ABC Bryce Echenique: La novela moderna nace en Cervantes b El escritor peruano ha concluido Amigos de Cabrera Infante le rinden el primer homenaje tras su muerte Fernando Iwasaki dirige en Cuenca un curso dedicado al escritor cubano b La voz de Cabrera Infante se re- el volumen II de sus antimemorias, Permiso para sentir que aborda sus tres años y medio de reciente estancia en Lima, donde descubrió que no podía vivir sin España ANTONIO ASTORGA MADRID. Alfredo Bryce Echenique es uno de esos tipos que son absolutamente imprescindibles para nuestra buena salud mental. Sin él, el mundanal ruido literario sería anglo- aburridísimo. Ayer su voz volvió a animar el ferragosto hispano (inauguraba los cursos de verano de la Universidad Rey Juan Carlos en Aranjuez) con la conferencia Del humor quevedesco a la ironía cervantina Bryce llegaba desde Barcelona, donde pasará los próximos seis meses. Hace algún tiempo, Alfredo llegó a la conclusión de que España no podía vivir sin él, ni él sin España, así que tomó una decisión salomónica: de enero a junio Lima y Perú le gozarán y de julio a enero, Barcelona y España. Alumno aventajado de la ironía cervantina, Alfredo Bryce deslindó los dos tipos de humores que fabricaron don Francisco y don Miguel: El humor de Quevedo es duro, cruel, terrible, que hace burla del que sufre, que se ceba en el escarnio y que se clava en los defectos físicos de la gente. En cambio, la ironía cervantina es más reflexiva, no implica una observación, sino que proyecta una gran simpatía. Cervantes hace la burla de las virtudes de don Quijote, un personaje que es de la prosa, que no es un héroe cabal, sino un antihéroe. Cervantes no se burla de sus criaturas. Alonso Quijano es el primer héroe de la literatura universal al cual le duele una muela. Y le dice a Sancho: Más vale un diente que un diamante cupera en Verbigracia un curso de verano que le dedica la Universidad de Castilla- La Mancha en el Museo Arqueológico de Cuenca TULIO H. DEMICHELI CUENCA. Fernando Iwasaki ha reunido a un grupo de amigos de Guillermo Cabrera Infante para rendirle un homenaje muy personal, el primero que se celebra tras su muerte, y al que asiste su viuda, Miriam Gómez. En palabras de Iwasaki, los participantes (Vicente Molina Foix, Enrico María Santi, Jorge Volpi, José Luis Garci, Edmundo Paz Soldán, Nivia Montenegro, Fernando Savater, Juan Cruz, Manuel Rodríguez Rivero, Eduardo Jordá, Juan Carlos Méndez Guédez, Márius Serra, Valentí Puig y Zoe Valdés) pretenden, al rememorar cómo se entremezclaban en su vida y en su obra literatura, cine, música y lecturas, recuperar su voz en este curso de verano que le dedica, entre el 6 y el 8 de julio, la Universidad de Castilla La Mancha en el Museo Arqueológico de Cuenca. Ayer participaron los cuatro primeros. Vicente Molina Foix dedicó la mayor parte de su intervención Retrato del artista iridiscente a glosar Tres tristes tigres que significó una ruptura con la manera de escribir novela en español, tanto por su estructura como por su verbalidad. A lo largo de sus páginas, la voz de Cabrera Infante está en las de sus protagonistas, pues la obra fue concebida para ser leída en voz alta y su autor combina esa oralidad con su gran habilidad para contar historias, a veces, de forma casi coreográfica con la voz de Miriam Gómez. dad y ficción, burla, parodia y paronomasia, para introducir en sus textos dos o tres verdades parciales en medio del caos. Esa novela es la crónica de un tiempo ido en boca de un niño muerto, pues al llegar a La Habana Cabrera deja la infancia. El joven Guillermo busca mujeres y películas, o mejor, busca mujeres en la pantalla de los cines, que son las iglesias modernas, los templos de la sensualidad, y va de una calle a otra, de una película a otra, de una mujer a otra y luego de un cigarro a otro. Por último, José Luis Garci improvisó su charla: Ciudadano Caín en la que entrecruzó los recuerdos de Cabrera Infante en Hollywood, donde escribió el guión de Vanishing Point con los suyos propios, separados ambos por dos décadas en el tiempo, pero unidos por una misma pasión cinéfila. Antes, vio en Cabrera Infante a un precursor de la Nouvelle Vague porque escribía de cine de manera personal, como si le estuviera hablando a un hermano o un amigo con amor, ironía, humor y fascinación. Garcí recordó que si algo compartían los dos, eso era que les gustaba el Hollywood dorado, incluso cuando estaba mal visto. Culturas erudita y popular Enrico María Santi habló de El estilo de la nación y señaló cómo se vivía en Cuba durante los años cuarenta la dicotomía entre cultura erudita y cultura popular. Para él, la obra de Cabrera Infante se sitúa como un eslabón entre una y otra, pues él incorpora a su literatura el cine, la música, el cancionero y el refranero populares, otorgándoles estatuto cultural. Lo cierto es que Cabrera descreía de la cultura erudita y del canon, algo que en su opinión se desprende de la lectura de Tres tristes tigres cuando recrea el asesinato de Trotski mediante las voces de varios escritores cubanos, como Alejo Carpentier, Lezama Lima o Lidia Cabrera. La primera impresión que tuvo Jorge Volpi al conocer al escritor fue la de estar frente a un Buster Keaton tropical, un hombre que llevaba ya muchos años fuera de Cuba, pero que, en realidad, nunca había salido de ella, comparación que más tarde se volvió hacia Ovidio. Luego, a partir de una lectura de La Habana para un infante difunto Volpi señaló que Cabrera Infante mezcla reali- Permiso para sentir Alfredo Bryce es habitual relector del Quijote, novela que considera de una soberbia modernidad: Hasta hoy en día, la novela moderna nace en Cervantes. Y en Rabelais La lectura cervantina, por lo tanto, es el último acto rebelde que nos queda y es el último acto que hacemos porque nos da la gana apostilla Bryce, que ahora está pensando su próxima novela. Entretanto ha culminado el segundo volumen de sus antimemorias, que lleva por título Permiso para sentir y lo disfrutaremos en otoño. En él aborda los tres años y medio de su reciente estancia en Lima, donde se dio cuenta de que no podía vivir sólo en Perú, sino que necesitaba sentir España: También hablo del asqueroso ambiente inmundo y corrupto de Fujimori con que me topé en Perú. El chino, fugado a Japón, lo pudrió todo Todo, menos a Alfredo Bryce Echenique. CHRISTIE S Del Sarto y Canaletto baten sus récords Corren buenos tiempos para el arte antiguo. Una Cabeza de San José de Andrea del Sarto (en la imagen) ha sido subastada en Christie s- Londres por 6,5 millones de libras. Es el tercer dibujo antiguo más caro de la Historia, tras La Ascensión de Cristo de Miguel Ángel y Caballo y jinete de Leonardo (vendidos por 8,1 millones de libras cada uno) En la misma sala, Canaletto batió ayer su récord con El Bucentauro el día de la Ascensión en el Gran Canal de la colección Champalimaud, rematado en 11,4 millones de libras. Es una de las pinturas antiguas más cotizadas de la Historia