Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 7 7 2005 Madrid 45 La Iglesia de San Fermín de los Navarros, en pleno Chamberí, volvió a congregar ayer a cientos de personas que, al llegar el mediodía, celebraron su particular chupinazo Sin Juegos, pero con sanfermines TEXTO: HENAR DÍAZ FOTO: CHEMA BARROSO MADRID. Si miles eran los madrileños concentrados durante la mañana de ayer en la Plaza Mayor, otros tantos fueron los que no quisieron romper la tradición, y, a las doce, con puntualidad británica, acudieron frente a la Iglesia de San Fermín de los Navarros. Faltaba una hora para que el COI nos sacara de la duda, pero con Juegos o sin ellos, el gran San Fermín se merecía, un año más, su particular chupinazo Cientos de ciudadanos, primerizos y asiduos, de riguroso blanco y con pañuelo al cuello, esperaron impacientemente la cuenta atrás para el tradicional lanzamiento de cohetes, tras el cual, los allí congregados pudieron escuchar el Himno de las Cortes de Navarra, acompañados de gritos y vivas a San Fermín. Fue entonces cuando comenzó la verdadera fiesta en el paseo de Eduardo Dato- -donde se encuentra la igle- sia- en pleno Chamberí: hubo vino navarro y chistorra, y, para acompañar, jotas y otras músicas populares, todo, rodeado de un gran ambiente como señalaba Antonio Escurra, superior de la parroquia madrileña. Según pasaban las horas, eran cada vez más los curiosos que se unían al festejo. Algunos, dispuestos a montarse en los autobuses que después partían hacia Navarra para continuar la fiesta. Este evento, organizado por la Real Congregación de San Fermín de los Navarros, es ya una tradición en el distrito de Chamberí. La idea surgió hace ya más de treinta años, cuando unos navarros afincados en la capital decidieron hacer su peculiar chupinazo de forma simultánea a sus paisanos. Hoy tendrá lugar la parte más seria y formal de este peculiar festejo. A las 20 horas, la iglesia de San Fermín de los Navarros celebrará una misa en honor al patrón de su autonomía. Un mozo lanza el cohete del chupinazo CHEMA BARROSO