Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 JUEVES 7 7 2005 ABC Internacional La Reina Isabel posa para la foto de familia con los asistentes a la cumbre. Arriba y de izquierda a derecha: José Manuel Durao Barroso, Silvio Berlusconi, Gerhard Schröder, Junichiro Koizumi y Paul Martin. Abajo: George W. Bush, el Duque de Edimburgo, Jacques Chirac, Isabel II, Tony Blair y Vladimir Putin AFP Bush propone a la cumbre del G- 8 abrir una era tras el Protocolo de Kioto e invertir en energías alternativas Unos cinco mil manifestantes cercan Gleneagles, pero no impiden la llegada de los mandatarios y manifestaciones de los antiglobalización, arrancó ayer la cumbre de Gleneagles sin cambios en las posiciones de partida anunciadas EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL GLENEAGLES. La cumbre del G- 8 comenzará a preparar el escenario postKioto, dada la negativa de Estados Unidos a firmar el protocolo internacional que fija la reducción de emisiones de gases contaminantes en un 5,2 por ciento para el año 2012. Un marco de colaboración internacional deberá abordarse, sin embargo, tras esa fecha, y el presidente George Bush ha propuesto en Gleneagles que el esfuerzo comience a centrarse ya desde ahora en la inversión en alternativas energéticas al petróleo y el gas. A esos escenarios parece encaminarse la declaración final de la cumbre que reúne a Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Rusia, y que ayer comenzó en la localidad escocesa de Gleneagles con la llegada de los distintos mandatarios y una cena ofrecida por la Reina Isabel II. La llegada de los jefes de Estado o de Gobierno del G- 8, a pesar de la b En medio de la firme oposición agitación social que ha tenido lugar estos días en Escocia, no se vio obstaculizada por la presencia de alrededor de cinco mil manifestantes, que pretendieron cortar las carreteras y se enfrentaron con la Policía. Resaca olímpica El último en sumarse al encuentro fue el presidente francés, Jacques Chirac, que llegó de Singapur, en donde estuvo presente el miércoles para apoyar a París como sede de los Juegos Olímpicos de 2012, candidatura que finalmente perdió en la última ronda frente a Londres, que resultó elegida. Nada más aterrizar, Chirac quiso felicitar expresamente a Londres por su victoria. Los medios británicos habían estado muy atentos a los gestos del presidente francés, que en poco tiempo ha perdido en dos disputas nacionales frente al primer ministro británico, Tony Blair; una en el campo europeo y otra en el olímpico. Aunque los trabajos de la cumbre, centrados en el cambio climático y en la ayuda a África, no comenzarán hasta esta mañana, las últimas declaraciones de George Bush ofrecen alguna pauta sobre un posible resultado de la reunión. En la declaración final, Washington hará una mínima cesión para reconocer la relación entre la actividad humana y el calentamiento de la Tierra, así como el valor de referencia del protocolo de Kioto; a cambio pretende conseguir que los otros siete países acepten su exclusión de ese compromiso y la conveniencia de afrontar un nuevo marco. En una escala previa en Dinamarca, antes de trasladarse a Escocia, Bush indicó que por razones de seguridad nacional y económicas, EE. UU. necesita diversificar sus fuentes energéticas, y para conseguir eso hemos puesto en marcha una estrategia que queremos compartir con nuestros amigos del G- 8. Kioto no sirve para EE. UU. y, fran- camente, no sirve para el mundo, porque muchas naciones emergentes no están incluidas; hemos de buscar soluciones más allá de Kioto afirmó el presidente norteamericano, que ha insistido en no firmar el protocolo redactado en 1997, y que entró en vigor el pasado mes de febrero. Tampoco se han sumado a él potenciales rivales económicos como India y China. Nuevas tecnologías La llamaría la era post- Kioto, en la que podemos trabajar juntos con el fin de compartir tecnologías para controlar la emisión de gases con efecto invernadero indicó Bush. No me cabe la menor duda- -señaló el presidente norteamericano- -que dentro de un razonable periodo de tiempo conduciremos un tipo de coche impulsado con hidrógeno Esta propuesta de alcanzar en el futuro un nuevo marco para combatir el cambio climático fue acogida sin entusiasmo, aunque con receptibilidad, por parte de otros participantes de la cumbre del G- 8. Un portavoz de Jacques Chirac apoyó la necesidad de lograr algún tipo de mecanismo para expresar el compromiso de trabajar juntos para prevenir el cambio climático planetario Un menú para agradar a Chirac El menú de la cena con que La Reina Isabel agasajó anoche a los mandatarios del G- 8 estuvo compuesto de salmón ahumado Marrbury y langostinos, lomo de cordero asado con guarnición de habas y arvejas, caviar de berenjena y polenta al parmesano. El cocinero escocés que se ha encargado de preparar el banquete manifestó que esperaba que todo sea del gusto del presidente Jacques Chirac, que hace unos días se refirió con desprecio a la cocina británica.