Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 7 7 2005 Nacional 21 El Supremo anula un juicio porque se abusó de la videoconferencia b La Audiencia Provincial de Alicante tendrá que volver a juzgar a un grupo de reclusos que protagonizó un motín en 1990 y que fue condenado a un total de 762 años N. VILLANUEVA MADRID. El Tribunal Supremo ha ordenado repetir el juicio contra los responsables de un motín que tuvo lugar en 1990 en la prisión alicantina de Fontcalent, en el que murió un recluso, al considerar que la Audiencia Provincial de Alicante abusó de la videoconferencia, el medio tecnológico a través del que declararon los procesados desde el centro penitenciario en el que cumplen condena. El alto tribunal asegura que sólo motivos de absoluta imposibilidad de asistencia personal del acusado servirían para justificar, válidamente, el empleo de estos novedosos métodos algo que, según la Sala, no se fundamentó en el caso de autos. De esta forma, la sentencia del Tribunal Supremo anula el proceso en el que la Audiencia Provincial de Alicante condenó a doce reclusos a penas que suman 762 años por los delitos de asesinato, detención ilegal, robos, lesiones y quebrantamiento de condena y ordena repetir el juicio. Esta Sala no puede permitir la apertura generosa de tan discutible portillo, facilitando una interpretación amplia de las posibilidades del juicio mediante videoconferencia que, antes al contrario, deben ser entendidas desde planteamientos rigurosamente restrictivos señala la resolución, de la que ha sido ponente el magistrado José Manuel Maza Martín. Un juez lleva al TC la norma que prohíbe al maltratador condenado acercarse a su víctima en todo caso S. N. MADRID. El juez de Madrid Ramón Sáez ha decidido llevar al Tribunal Constitucional la norma del Código Penal vigente desde 2003 que obliga al juzgador a imponer a un maltratador la pena de prohibición de acercarse a su víctima en cualquier caso, independientemente de la gravedad de su conducta y de que esa víctima quiera o no la medida de alejamiento. El juez cree que, más allá del castigo que esa medida tiene para el maltratador, en algunos casos llega a vulnerar derechos de la víctima o de sus hijos al ver impuesta una sanción que nadie, ni siquiera la víctima, reclama en todos los casos y que en acciones violentas aisladas o leves puede contribuir más a deteriorar las relaciones familiares y a impedir cualquier posibilidad de reconciliación que a resolver un conflicto. Sáez, antiguo vocal del CGPJ a propuesta del PSOE e IU, considera que este precepto, el 57.2 del Código Penal, al no dar opciones al juez por ser de imposición preceptiva en caso de condena- -y no permitirle valorar en qué circunstancias ha de ser aplicado o no- puede ser inconstitucional toda vez que se desentiende de la víctima, de las características del maltrato, de su gravedad y de la culpabilidad del autor Por eso pide al TC que opine. El juez cree que la ley no debe imponer en cualquier supuesto el alejamiento a ambos porque a la mujer maltratada se le ofrece una solución única y se le confisca la posibilidad de optar si, por ejemplo, perdona al agresor o si considera mejor que él esté cerca. Peligrosidad del acusado El Tribunal Supremo asegura que el argumento utilizado por el tribunal de instancia para justificar el uso de la videoconferencia- -la peligrosidad de los internos- -no es motivo suficiente para mermar los derechos fundamentales de los acusados, quienes durante el proceso no se pudieron comunicar con sus abogados al estar físicamente en distintos lugares. Además, añade la resolución, existen medios más que suficientes para neutralizar ese peligro En este punto apela a los numerosos procesos que se celebran en órganos especializados en el enjuiciamiento de individuos acusados de pertenencia a organizaciones terroristas, bandas armadas u otros supuestos semejantes, quienes, a pesar de su indudable peligrosidad potencial no por ello se les restringe su derecho a estar presentes en la Sala, sino que se adoptan las medidas oportunas para celebrar el juicio con su asistencia