Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes TOUR DE FRANCIA CUARTA ETAPA MIÉRCOLES 6 7 2005 ABC Zabriskie se cayó a 1.300 metros del final y entró en solitario a la meta EPA Líder de nuevo por accidente Armstrong destrona a Zabriskie, caído en la contrarreloj por equipos JOSÉ CARLOS CARABIAS, ENVIADO ESPECIAL BLOIS. Baja del autobús Luis León Sánchez y lanza un ufff como quien acaba de escapar a una sesión manicura de Freddy Krugger. Se calza una gorra Alberto Contador y, pese al chiste malo, esboza una sonrisa en su cara de susto. Se monta en la bici Joseba Beloki y lanza un estoy cascao La adversidad en el gesto y la palabra choca con el registro del Liberty Seguros, el mejor a esa hora de la tarde. Es el síntoma que deja año tras año la contrarreloj por equipos del Tour: el miedo a fallar, el terror a ser el señalado por la desgracia, la falta de fuelle o la ruptura de la armonía. Nadie quiere que los demás se descalabren por culpa de uno. Los lobos no aúllan a las puertas de la villa reza el lema de Blois a la entrada de la ciudad. Alguna partícula libera en el ambiente esta población artística para haberse convertido en el punto de confluencia de los récords de velocidad del Tour. Cipollini atravesó las dos mil hectáreas de bosques que circundan su castillo medieval a 50 por hora, Induráin mantuvo durante diez años la mayor aceleración en una contrarreloj individual (52,3) y ayer el Discovery Channel dejó contentos a los paisanos, 57,3 kilómetros por hora. Al líder del Tour le rodea una aura intocable. Hay que remontarse a la fatalidad de Tom Simpson en 1967, el desastre de los desastres su muerte en el Mont Ventoux, para encontrar una desgracia del maillot amarillo. En la GANADOR DE LA ETAPA 1 Discovery Channel PRIMER ESPAÑOL 4 Liberty Seguros LÍDER 1 Lance Armstrong (EE. UU. Discovery) PRIMER ESPAÑOL 5 José Luis Rubiera (Discovery) 1.10: 39 a 53 s. 9.59: 12 a 1: 14 era moderna del Tour, Pascal Simon se cayó en un descenso en los Alpes y ni pudo llegar al Alpe d Huez (1983) Y dos años después, Bernard Hinault comprometió su título cuando se comió un bordillo en Saint Etienne. Induráin no se caía De Miguel Induráin se lanzaron todo tipo de especulaciones, ensayos ciclistas, teorías versallescas e incluso insidias sobre su perpetua verticalidad. No se caía porque circulaba en línea recta, por el centro de la calzada, hacía valer su peso, su rango de jefe en el pelotón, llevaba tubulares menos hincha- dos o vaya usted a saber qué. Hay que hacer uso de la memoria para encontrar una caída en el Tour de Francia del gigante navarro. Y en el mismo nivel de competencia se sitúa Lance Armstrong, cuya única y sonora dificultad con el suelo (aquel enganchón en Luz Ardiden que también derribó a Iban Mayo) desembocó en una de las más bellas demostraciones de amor propio. David Zabriskie viajaba al galope del CSC, un equipo adiestrado por Bjarne Riis en una teoría extrema de la conciencia de grupo. No eres nada sin tu compañero, les dice a sus corredores. Incidencias: Zabriskie se cayó a 1,3 kilómetros de la meta. El reglamento del último kilómetro sigue vigente en las contrarrelojes. En las etapas llanas se extiende a tres. Zabriskie tiene dificultades para expresarse, para encontrar con rapidez la palabra que condense sus sensaciones. Y por lo que se ve, también tiene algún déficit con la presión. Mala suerte, casualidad o lo que se quiera. Pero no hizo el afilador (rueda contra rueda) ni chocó con el gendarme. Por 300 metros, los que le separaban de la pancarta de un kilómetro, no conservó el liderato del Tour. Hasta ahí se dirigió voraz Armstrong, sin gafas, con las órbitas saliéndole de los ojos, empujando con los riñones en el esprint de meta junto a su inseparable Sheryl Crow, mientras al líder le cortejaba un séquito de motos y cámaras al olor del amarillo. Es el segundo rejón en el festejo de su séptimo Tour. En cuatro días ha abierto distancias estremecedoras con algún aspirante a adversario. Más de dos minutos a Botero, Kloden o Heras. Más de tres a Mancebo y Valverde. Casi seis a Iban Mayo. Sólo Vinokourov y Basso resisten su paso abrasador y eso, a costa de exprimir al límite las revoluciones de sus equipos. El Tour ha entrado en la única dirección que conoce durante los últimos seis veranos. Etapa 5 Chambord 96 m Villeny 139 m Chambord- Montargis Vellevue 268 m Aubigny- sur- Sauldre 217 m 183 Km Montargis 116 m 4 Gien 158 m S S S 0 km 20 80,5 109,5 135 183 Km Otra oportunidad para Boonen. El belga ya ha declarado que quiere coronarse como el nuevo rey del sprint en el Tour y hoy tiene una nueva ocasión frente a la banda de los australianos. El final es en recta de quinientos metros, en ligera subida, que no romperá el esprint.