Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 Deportes JUEGOS OLÍMPICOS 2012 MIÉRCOLES 6 7 2005 ABC Llegó la hora de la verdad y a Madrid se le ha abierto una nueva vía de votos que podría romper la igualdad que se presume, la de los antis aunque para eso sería mejor que cayese Nueva York antes que Moscú, algo que no está previsto A Madrid le salen las cuentas TEXTO: MANUEL FRÍAS. ENVIADO ESPECIAL SINGAPUR. La de hoy se presume que será una carrera más de fondo que de velocidad, por lo que los miembros de la candidatura de Madrid han trabajado tanto en la obtención de los votos propios como en los que pueden venir en una segunda ronda de parte de quienes hubieran apoyado a posibles eliminados. En un principio, aparecen dos bloques muy diferenciados. Por un lado París, Londres y Madrid, que son las ciudades que parece ser se jugarán la sede olímpica, y por otro Nueva York y Moscú, que deben ser en buena lógica las primeras en caer, según los sondeos. Sin embargo, para Madrid importa y mucho el orden de las ciudades eliminadas. Lo lógico sería que la primera en caer fuese Moscú. Hay pistas que apuntan a ello: primera, el informe de la Comisión de Evaluación fue demoledor para los moscovitas; segunda, da la sensación de que ellos mismos han tirado la toalla porque no enviaron a ningún representante a los Juegos del Mediterráneo, en Almería, ni a la última reunión de los comités olímpicos africanos en Ghana; y tercera, porque lo insinuó ayer el puertorriqueño Richard Carrión, miembro de la Comisión Ejecutiva del COI: Por primera vez nos encontramos ante cuatro ciudades capacitadas para ganar y sin que haya sorpresas sea cual sea el resultado olvidándose premeditadamente, se supone, de la candidatura moscovita. De producirse este resultado, Madrid tiene el beneplácito- -verbal, nunca escrito- -de los asambleístas rusos que entrarían en la siguiente votación y de varios de los presuntos votantes de Moscú. Sería peor para Madrid que en la primera votación cayese Nueva York, porque todo el voto anglosajón se iría para Londres demasiado pronto. La lógica apunta a Nueva York como la segunda eliminada, y a partir de entonces ya entraría la verdadera final. Madrid dice tener los apoyos suficientes como para estar en esta tercera votación. Por un lado, se cuenta con los votos del bloque iberoamericano. El fichaje de la colombiana Shaquira para la fiesta del pasado 5 de junio no fue sino un recordatorio para que Madrid sonara en Latinoamérica. Por otro, espera tener también los votos de los países de la zona del Mediterráneo. En ese aspecto ha resultado clave el apoyo incondicional de la Casa Real y del Ayun- tamiento de Madrid a los pasados Juegos de Almería. Con estos sería suficiente para entrar, cuando menos, en la tercera y decisiva votación. A día de hoy se ha abierto una nueva vía para Madrid, con la que apenas se contaba en un principio, pero que ha tenido una vertiente distinta en estos últimos días por la pugna político- deportiva habida entre París y Londres. Es el denominado voto anti Es decir, el de aquellos que votarían a París o a Londres pero que en caso de igualdad preferirían que no ganase su rival, por lo que los votos recaerían en Madrid. Hemos intentado arañar los últimos votos y conseguir los máximos posibles para superar con garantías las dos primeras rondas y llegar a la recta final con los votos suficientes para ganar, aunque es una votación secreta, Atlanta, Sidney y Atenas ganaron sin ser las favoritas M. F. SINGAPUR. Los informes de las comisiones de evaluación no siempre han sido decisivos. Atlanta 1996, Sidney 2000 y Atenas 2004 son los más claros ejemplos de ello. En la víspera del 18 de septiembre de 1990, fecha en la que se iba a decidir la sede de los Juegos del 96, Atenas estaba segura de organizar los Juegos del centenario, por el valor simbólico que tendría hacerlo en la cuna del olimpismo. Atlanta, Belgrado, Manchester, Melbourne y Toronto habían presentado también interesantes proyectos hasta el punto de que llegó a una quinta votación. Atenas mandó en las dos primeras, pero sin llegar a la mayoría absoluta (23- 19, 23- 20) En la tercera hubo empate entre Atlanta y Atenas (26 votos) para mandar la estadounidense en la cuarta (34- 30) y en la quinta y final (51- 35) Manchester era la preferida Para los Juegos de 2000 llegaron- -12 de julio de 1993- -las ciudades de Pekín, Berlín, Estambul, Manchester y Sidney. Los informes habían elogiado a Manchester y habían incidido negativamente en Sidney por los problemas que provocaría la obligada cuarentena a la que debían ser sometidos los caballos. Sucedió todo lo contrario. Estambul y Berlín fueron las dos primeras en caer. Desde el principio se vio que iba a ser una lucha entre Sidney y Pekín. Manchester, la favorita de los expertos, fue la tercera en ser eliminada. Pekín había ganado siempre a Sidney en las tres primeras votaciones (32- 30, 37- 30 y 40- 37) pero la mayoría de los votos anglófonos fueron para Sidney en la final (45- 43) El bloque de la Commonwealth decidió y pese a los problemas que se planteaban, se optó por trasladar los Juegos a Australia. La historia volvió a repetirse en la elección de los Juegos de 2004 (5 de septiembre de 1997, en Lausana) Roma era la que parecía dominar en las previas, pero Atenas tuvo mucho más peso desde el principio para los miembros votantes del COI y aunque ambas ciudades llegaron a la cuarta votación, la capital griega siempre fue por delante de la romana (32- 23, 38- 28, 52- 35 y 66- 41) Fueron cayendo, por este orden, Buenos Aires, Ciudad de El Cabo y Estocolmo. Al igual que sucediera en la elección de Sidney, antes de la decisión sobre los Juegos de 2008 (13 de julio de 2001 en Moscú) los informes habían alabado la excelencias de París y Toronto, y se había criticado mucho a la candidatura de Pekín, por los problemas sobre los derechos humanos que aún se viven allí. El proyecto de París era el más sólido y acudió a Moscú con Zinedine Zidane a la cabeza para llevarse los Juegos. Pero surgió la sorpresa. Primero, porque venció Pekín, a la que en teoría nadie quería. Y, segundo, porque lo hizo por la vía rápida ya que sólo se necesitaron dos votaciones. Concurrían, además de las tres mencionadas, Estambul y Osaka. Ésta fue la primera eliminada y en la segunda votación Pekín obtuvo la mayoría absoluta (56 votos) París siempre quedó en tercer lugar, por detrás, incluso, de Toronto. Raúl coincidió y conversó con el matrimonio Blair