Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura MIÉRCOLES 6 7 2005 ABC Gregorio Salvador, socio honorífico de la Asociación de la Prensa de Madrid El académico advirtió de que el DRAE no admitirá censuras ni imposiciones ISABEL AGUILAR MADRID. La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) entregó ayer, en un almuerzo celebrado en su palacete de la calle de Juan Bravo, el título de so- Gregorio Salvador pronunció unas palabras de agradecimiento ERNESTO AGUDO cio honorífico de la institución al académico y colaborador de ABC Gregorio Salvador. En el acto pronunciaron sendos discursos el presidente de la APM, Fernando González Urbaneja, y el periodista Bernardino M. Hernando, quien hizo una cariñosa semblanza del vicedirector de la Real Academia Española. A los postres, Salvador dedicó unas emotivas palabras de agradecimiento. Entre los asistentes se encontraban los académicos Francisco Ayala, Antonio Mingote y Luis María Ansón; el ex presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Alejandro Fernández Pombo; el presidente de la Agencia Efe, Álex Grijelmo; los escritores Ana Rosa Carazo y Carlos G. Reigosa; el secretario general de Vocento, José Antonio Zarzalejos y el subdirector de ABC, Santiago Castelo, así como numerosos periodistas vinculados a la centenaria institución. Minutos antes de recibir tal distinción, Gregorio Salvador clausuraba en la sede de la RAE un curso de la Agencia Española de Cooperación Internacional con la lección magistral El diccionario y la gente El vicedirector de la Academia, rescatando palabras de Borges en las que equiparaba la riqueza de una biblioteca con la del universo, ensalzó el libro de las palabras hasta el punto de defender que el cosmos no se encuentra en una biblioteca, sino en un diccionario. Gregorio Salvador definió como sentimiento reverencial el que invade a los hablantes al saber que las voces alineadas en las columnas del diccionario conforman un tesoro de posibilidades al que pueden acudir, ya que en él se dice siempre la última palabra sobre las palabras El DRAE, reflejo de la realidad Salvador se refirió en su lección a aquellas voces que se creen con derecho a censurar o suprimir determinados términos del Diccionario de la RAE, por lo que subrayó la paradoja de que precisamente ahora que la Academia ha desechado tabúes dieciochescos, le llegan desde fuera con tiquismiquis definitorios y con mojigatas pamplinas de lo políticamente correcto, con escandalizados aspavientos y aviesas censuras por acoger voces y significados que pertenecen al acervo común de los usuarios En ese sentido, manifestó que el diccionario de la Academia no puede disimular la realidad y respondió ante las acusaciones de discriminación que se han arrojado sobre él argumentando que sería deseable acabar con la discriminación en la sociedad, pero eso concierne a la política y la educación. El lexicógrafo- -concluyó- -es un notario de la lengua y escribe de la gente que habla, no de quien domina o pretende hacer callar