Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MIÉRCOLES 6 7 2005 ABC Cultura y espectáculos Los editores plantan cara al Gobierno por su permisividad ante la violación del precio fijo Sin precio único del libro desaparecerá la mitad de las pequeñas y medianas librerías y editoriales b Hoy comienza en la UIMP el XXI La ley del libro 9 de septiembre de 2004. El director del Libro, Rogelio Blanco, anuncia, a bombo y platillo, que la nueva Ley del Libro establecerá el precio único para los libros de texto y la prohibición de los descuentos aplicados a los libros, para defender a las librerías frente a las grandes superficies. Al día siguiente, la vicepresidenta Fernández de la Vega se ve obligada a rectificar a Blanco y a señalar que se trabajará hacia la gratuidad del libro escolar en beneficio de las familias. 22 de septiembre de 2004. La ministra de Cultura, Carmen Calvo, defiende e insiste en el Congreso sobre la necesidad de fijar un precio único y no fijo a las obras en todos los puntos de venta. Carmen Calvo achacó a Blanco su injerencia en competencias de Cultura. Y el director del libro definió sus propias declaraciones como meras reflexiones. Ayer en la UIMP, Badenes, Lamadrid y Cavallero, de izquierda a derecha de libros no se preocupa mucho. El Gobierno no hace nada Llevo tres décadas en esto y nunca, jamás, había visto gente tan inútil y pasiva. ¿Qué es lo que se quiere, que queden cuatro grandes grupos? Todo ello nos provoca desconcierto. Mire, antes el PP quería ir contra el precio fijo y ahora el Gobierno actual parece que está más a favor del precio libre. Pero seguimos sin saber si se quiere la diversidad cultural o un modelo típicamente anglosajón ¿Qué ocurrirá entonces? El Ministerio no se ha significado- -añade Antonio López Lamadrid- No dice nada, a la espera de la próxima Legislatura, supongo Y denuncia que en Andalucía ya han comenzado a cerrar algunas liSERRANO ARCE Encuentro de Editores con el precio fijo del libro en el centro del debate. ABC habló ayer con tres editores que piden a Cultura un pronunciamiento claro ANTONIO ASTORGA MADRID. Sostienen los editores que el precio único del libro es el mayor garante hoy de la supervivencia de la librería y la edición independiente, de la pequeña y mediana editorial. Sin embargo, los editores no saben aún qué es lo que quiere el Gobierno: si precio fijo o precio libre. Denuncian que grandes cadenas del libro y alguna editorial están jugando a los descuentos, moviéndose al margen de la ley e incumpliendo la actual legislación sobre el precio fijo. Y lo que es más grave, ante la pasividad gubernamental Jamás ví gente tan inútil y pasiva ABC habló ayer con tres editores que participan en el Encuentro de Santander. Antonio López Lamadrid, de Tusquets, que lleva tres décadas laborando en el mundillo libresco, es meridiano: El Gobierno no se aclara con lo del precio fijo. Queremos saber qué es lo que quiere. No lo sabemos aún. Parece que está navegando. Recientemente, una colección de bolsillo ha incumplido lo del precio fijo. Y eso para mí es grave. Y nadie ha hecho nada. Si se deja de aplicar el precio fijo para el libro, nosotros desapareceríamos como editorial, así como las pequeñas y medianas empresas editoras y librerías ¿En qué porcentaje? López Lamadrid calcula que, aproximadamente, se volatizaría de la faz editorial el 50 por ciento de las que hay en España. Para López Lamadrid sólo existe una cuestión pendiente: ¿Qué es lo que pasa con el precio fijo? No sabemos lo que quiere el Gobierno: si desea precio fijo o si prefiere precio libre para el libro. Si quiere diversidad cultural o no. Si quiere seguir los pasos del modelo anglosajón (donde no existe la norma del precio fijo) o no ¿Se ha dirigido la ministra de Cultura, Calvo, a los editores sobre el precio fijo? El consejero delegado de Tusquets Editores tiene la respuesta: La señora ministra debe estar imaginando muchas cosas, pero brerías por los asuntos de la gratuidad o del 25 por ciento de descuento que se aplica a los libros de texto. No sabemos si lo que quiere la Administración es apoyar el precio fijo o no y cuáles son las reglas de juego. Ha habido un caso muy claro de una editorial que no ha cumplido el precio fijo y el Gobierno no actúa. Esto es un desastre. Es El cónclave de la Edición arranca muy calentito Jesús Badenes, director general del Grupo Planeta, señala a ABC que hay dos escenarios posibles: Por un lado, está la legalidad vigente precio fijo del libro que favorece una diversidad cultural importante, una multiplicidad de libros y permite que los lectores puedan elegir. Y por otra parte está el modelo anglosajón, que tiene como elemento principal el precio libre del libro Badenes asegura que hay editores que han obrado al margen de la ley ante la pasividad de la Administración: Y esto te traslada a un cierto estado de asombro y puede afectar al futuro del libro y a la propia diversidad cultural que la legalidad ampara. Y lleva una preocupación grande para el sector del libro Para el director general del grupo Planeta, la cuestión más importante es saber cuál es la postura del Gobierno sobre el futuro del precio fijo: Queremos posiciones claras. Pensamos que el actual modelo favorece todo el ecosistema libresco, pero la falta de actuación nos confunde. Lo que esperamos es claridad por parte del Gobierno y así se lo pediremos a los representantes de la Administración que van a intervenir en este curso de la UIMP como el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Rogelio Blanco, que hoy lo abre. Aunque no tenemos noticia de que la próxima Ley del Libro vaya en el sentido de echar por tierra el precio fijo, desde el momento que el Gobierno no se manifieste de manera concreta contra esas actuaciones tan vulneradoras de la legalidad vigente, da entrada a suscitar dudas sobre este tema. Tenemos muchas incertidumbres que nos generan consternación declara por otra parte Badenes. López Lamadrid insiste: Esta Administración no está haciendo nada por las pequeñas y medianas librerías y editoriales. Creen que todo va bien pero el mundo del libro no va tan bien. ¿Se va a cumplir la Ley? y deja en el tintero una inquietud: Si el Gobierno no hace nada, el incumplimiento del precio fijo del libro puede acabar extendiéndose a otras editoriales. El seminario de la UIMP principia, pues, muy calentito