Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad MIÉRCOLES 6 7 2005 ABC La reserva de agua sigue bajando y se acentúa en la mitad norte b La cuenca del Segura continúa en situación crítica, con sus embalses al 15,4 por ciento de su capacidad, casi al límite de la garantía de abastecimiento ABC MADRID. La reserva de agua embalsada sigue descendiendo y durante la última semana se ha reducido en 688 hectómetros cúbicos (el 1,3 por ciento) lo que sitúa los embalses peninsulares al 53,2 por ciento de su capacidad total. Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, la disminución de las reservas de agua ha sido más acusada en las cuencas de la mitad norte de la Península, sobre todo en las del Duero y la del Ebro, aunque sigue siendo la del Segura la que tiene menos reservas de agua, encontrándose en una situación crítica. En esta cuenca, el agua embalsada en la actualidad asciende a 174 hectómetros cúbicos (dos menos que la pasada semana) lo que representa el 15,4 por ciento de su capacidad total, exactamente la mitad de la reserva acumulada el pasado año en las mismas fechas. Por debajo del 50 por ciento de sus reservas están también los embalses de las cuencas del Tajo (al 42 por ciento) del Sur (39,7) el Júcar (27,4) y las Cuencas Internas de Cataluña (37,8) Por el contrario, los embalses con más reservas son los de las cuencas de Galicia (61,5) Norte (73,2) y las cuencas internas del País Vasco (85,7) Según los datos del boletín hidrológico, la media de las precipitaciones durante la última semana ha sido de 4,7 litros por metro cuadrado, por debajo de los 6,9 litros que durante estas fechas se habían registrado de media entre los años 1930 y 1996. La máxima se ha registrado en Santiago de Compostela, donde se han recogido 46,4 litros por metro cuadrado. Este hotel se está construyendo en la playa de El Algarrobico, en el parque natural de Cabo de Gata PEDRO ARMESTRE Greenpeace denuncia la construcción en la costa de 45.000 viviendas ilegales La fiebre de los puertos deportivos amenaza también el litoral b El problema está en que son las propias administraciones las que promueven o, al menos, no evitan estas actuaciones que deterioran el litoral, dice Greenpeace A. A. L. MADRID. La urbanización masiva en la franja costera, con todo lo que ello lleva asociado, es una de las principales amenazas para nuestro litoral, que Greenpeace identifica en su informe Destrucción a toda costa 2005 Y es que entre 1990 y 2000 la población española aumentó un 5 por ciento, mientras la urbanización lo hizo en un 25,4 por ciento. Este fenómeno, imparable desde hace cuatro décadas, se extiende ahora hacia los últimos rincones conservados del litoral Murcia, Almería, Cádiz, Huelva y la costa cantábrica, advierten desde Greenpeace. Hasta el momento, el 34 por ciento del litoral mediterráneo ya está urbanizado, elevándose esta cifra hasta el 59 por ciento en puntos como el litoral andaluz. Esta tendencia crece cada año, y sólo en el último ha supuesto la aprobación de 768.000 nuevas viviendas en nuestras costas y, lo que es aún más grave, la construcción de 44.900 viviendas ilegales. El problema está en que son las propias administraciones las que promueven o, al menos, encubren y no evitan estas actuaciones que deterioran el litoral. Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace España, aseguró que la preservación de las costas es la asignatura pendiente del Ministerio de Medio Ambiente, al tiempo que denunció que cada comunidad autónoma hace lo que quiere y los ayuntamientos promueven la construcción para financiarse, en vez de utilizar los impuestos turísticos como la ecotasa. Sobreoferta turística En este sentido, desde Greenpeace se advierte que esta situación puede volverse en contra del propio sector turístico, pues existe sobreoferta en muchos puntos del litoral. Llama especialmente la atención el crecimiento de las viviendas asociadas a campos de golf- -este año se ha aprobado la construcción de 58 nuevos- algo que no beneficia al turismo pues los turistas gastan así menos dinero en nuestro país. Otra de las actuaciones que deterioran sobremanera el medio litoral y marino es la fiebre de construcción de puertos deportivos. En el último año se aprobó la realización de 77 nuevos o ampliaciones de los ya existentes, desdibujando nuestras costas y acelerando el proceso de erosión, lo que podría poner en peligro a muchas zonas ante una hipotética subida del nivel del mar por el cambio climático. Además, Greenpeace afirma que el Ministerio de Fomento no ha cumplido con su promesa de racionalización de los puertos del Estado, destacando el puerto exterior de La Coruña y el puerto industrial de Granadilla en Tenerife, carentes de viabilidad técnica, ambiental y económica