Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 MIÉRCOLES 6 7 2005 ABC Internacional Londres rebaja ahora sus expectativas sobre los resultados de la cumbre del G- 8 Las ONG acusan a Blair de haber secuestrado sin resultados, la campaña contra la pobreza b Los mandatarios de la cumbre Agenda de la reunión Miércoles 6. Llegada de los mandatarios del G- 8 al hotel de Gleneagles. Cena ofrecida por la Reina Isabel II. Marcha de los grupos antiglobalización. Jueves 7. Se suman al encuentro los dirigentes de Brasil, China, India, México y Sudáfrica, países con los que se discutirá sobre el cambio climático. Viernes 8. Encuentros del G- 8 con los presidentes de Argelia, Etiopía, Ghana, Nigeria, Senegal, Sudáfrica y Tanzania, con el fin de tratar sobre el compromiso de ayuda a África. A primera hora de la tarde se presentarán las conclusiones de la cumbre. Es en el otro gran asunto de Gleneagles, el de la ayuda a África, donde a Blair se les están girando las cosas. Organizaciones como el Movimiento para el Desarrollo Mundial y Action Aid han comenzado a acusar a Blair y también a su ministro de Hacienda, Gordon Brown, de haber utilizado para su propia imagen durante los últimos meses las posibilidades de la cumbre del G- 8, levantando unas expectativas de las que se han beneficiado, pero que no van a poder materializar. del G- 8 llegan hoy a la localidad escocesa de Gleneagles, cercada por la Policía y bajo el temor de una escalada de violencia EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL GLENEAGLES. El Gobierno británico se vio obligado ayer a rebajar las expectativas que él mismo había levantado sobre los resultados de la cumbre del G- 8, el grupo de países más ricos y Rusia, ante las reticencias encontradas en otros socios a asumir plenamente sus propuestas y ante las críticas recibidas por organizaciones de ayuda al Tercer Mundo, que han comenzado a echar en cara a Tony Blair haber secuestrado la campaña contra la pobreza para quedarse después a medio camino. Blair ya contaba con que uno de los dos grandes puntos de la agenda de la reunión de Gleneagles, que comienza hoy con la llegada de los jefes de Estado o de Gobierno de EE. UU. Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Rusia, no podría ser realmente ambicioso, dada la insistente negativa de George Bush a firmar el Protocolo de Kioto. Por eso, incluso se considera un éxito que el documento final, tal como indica el borrador, se limite a establecer una relación entre la actividad humana y el calentamiento de la Tierra, algo que se negaba a reconocer la Casa Blanca. Supervivientes de Darfur reviven la destrucción de sus casas en un acto reivindicativo en una granja cerca de Gleneagles, sede de la cumbre del G- 8 nos, en un gesto que se extendería a corto plazo a otros países. El acuerdo adoptado ya en junio por los ministros de finanzas del G- 8, y que ahora debe ratificarse, fue presentado como el perdón del total de la deuda de ese primer grupo de naciones. En realidad, la condonación se refiere sólo a la deuda pública, no privada, y además a la mantenida con algunas entidades internacionales. En esa lista no se incluye el Banco Interamericano, del que son deudores Bolivia, Honduras y Nicaragua, que forman parte de ese primer paquete de 18 países. El acuerdo sobre la deuda también les sabe a poco a los Estados afectados. La Organización para la Unidad Africana ha elaborado en Libia una posi- La Organización para la Unidad Africana pide que la anulación de la deuda sea total y afecte a todos los países ción común en la que se reclama que la anulación de la deuda sea total y afecte a todos los países. También pide que las naciones desarrolladas supriman sus subvenciones a la propia agricultura, con el fin de facilitar un comercio en igualdad de condiciones. Gordon Brown admitió ayer que a la presidencia británica del G- 8 le está quedando poco espacio de maniobra para lograr sus objetivos en la cumbre. Condonación total o parcial Esa crítica se dirige precisamente al principal logro que saldrá de la cumbre: la condonación de la deuda de 18 países pobres, en su mayoría africa- EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA REALIDAD ANTONIO RUÍZ DE ELVIRA Catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Alcalá Hoy se reúnen en Escocia los directivos del planeta para estudiar unos cuantos problemas. A los europeos no les llega la camisa al cuello porque están viviendo ya las inundaciones, las olas de calor, la sequía y desertización, y la desaparición de sus caladeros de pesca. La razón está clara desde hace unos años, y es la cantidad de CO 2 que emitimos a la atmósfera cada vez que sacamos el 4 x 4 a las calles de las ciudades, o con cada carrera inútil de Fórmula 1 que financiamos. Es la cantidad de gas que emitimos con el petróleo que quemamos para las necesidades y los caprichos de nuestra vida moderna. El Sr. Bush, el más poderoso, ha reconocido, tras una serie de informes amañados que le han quemado las manos, que somos los seres humanos, al obtener energía quemando carbono, los que estamos acelerando el calentamiento de la Tierra. ¡Por fin! La razón del reconocimiento es evidente, y tiene que ver con la negativa simbólica del Sr. Bush a aceptar el Protocolo de Kioto. Es simbólica, porque aunque Washington no acepta el Protocolo, los 50 estados de la Unión ya lo han aceptado implícitamente, y están compitiendo entre ellos para ver quien es el que más ahorra en la emisión de CO 2 La realidad es más poderosa que cualquier ficción y acaba imponiéndose siempre. Esa realidad es la que nos dice que el Protocolo de Kioto es simplemente un paripé, sin efecto sobre el cambio climático. En primer lugar, los cálculos sobre los que se basa Kioto son antiguos, y la humanidad está quemando mucho más carbono de lo que se creía posible cuando se propuso el Protocolo. En segundo lugar, y más importante, cuando se propuso Kioto la ciencia física era capaz de predecir el aumento de temperatura, pero las ciencias sociales fueron incapaces de predecir el amor de China e India por el capitalismo, y quedaron fuera del tratado. El resultado es que, aunque por persona China e India producen menos CO 2 que EE. UU. las dos juntas están, ya, emitiendo más CO 2 que este último país. Se nos está escapando el control de la temperatura del planeta, a pesar de los tratados. Las sociedades han colapsado en el pasado por despreciar estos problemas. Nuestra sociedad, la global, puede colapsar ahora si seguimos por la senda alocada de la energía fácil. Y sin embargo tenemos la solución en nuestras manos, aquí, en las tiendas de la esquina: Necesitamos cambiar a energía solar, y ésta está ya disponible ¿por qué no la instalamos?