Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 7 2005 Nacional 19 El hermano y el primo de Farruquito reiteran que se inculparon por iniciativa propia Los testigos afirman que el bailaor conducía a más de cien por hora JOSÉ LUIS LOSA SEVILLA. La segunda jornada del juicio al bailaor Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito sirvió para arrojar algo más de claridad sobre cómo ocurrió el atropello mortal de Benjamín Olalla el 30 de septiembre de 2003, aunque no consiguió despejar las dudas sobre la supuesta trama urdida por el bailaor para cargar la responsabilidad a su hermano Antonio, menor de edad, y su primo Juan Antonio. Durante la mañana comparecieron numerosos testigos del accidente. Entre ellos, Fernando M. E. que cruzaba el paso de peatones junto a Benjamín y vio todo lo ocurrido. Según su relato, al cruzar el paso de peatones, sentimos un ruido de coche potente acelerando En ese momento, Benjamín y Fernando M. E. andaban en paralelo, aunque la víctima salió corriendo hacia adelante y el superviviente saltó hacia atrás, cuando el BMW invadió el carril contrario. Varios testigos corroboraron que el bailaor invadió ese carril para adelantar a los coches que estaban parados ante un semáforo en el mismo paso de cebra. Todos oyeron un ruido fuerte de aceleración aunque sólo dos llegaron a afirmar que el coche circulaba a más de 100 kilómetros por hora. mento fueron ellos los que se ofrecieron a inculparse al saber que la Ley del Menor les protegería, aunque- -siempre según ambos- Farruquito se negó y dijo que ni se nos ocurriera Antonio y Juan Antonio explicaron que días antes ellos habían conducido ese BMW por su urbanización y se habían dado un golpe contra unos contenedores de basura, por lo que podrían argumentarlo si la Policía les interrogaba. Según su versión, meses después, en febrero, mientras volvían en el AVE desde Madrid, Farruquito les dijo que al llegar a Sevilla la Policía les interrogaría porque él había declarado que ambos habían tenido el accidente con el bidón, tras lo que ellos decidieron decir que también habían protagonizado el atropello. Ángeles Madero, la viuda P. ORTEGA Versiones contradictorias Además, dieron detalles del estado en que quedó el fallecido, que cayó a unos 13,40 metros del lugar del atropello con un fortísimo impacto en la cabeza, por lo que ninguno se atrevió a tocarlo hasta que llegó la asistencia sanitaria. No obstante, hubo contradicciones entre los testigos que afirman que el coche huyó inmediatamente y los que creen que paró a una cierta distancia, como afirma el bailaor. Uno de los testigos, Juan José C. A. que nada más producirse el atropello intentó perseguir al BMW con su coche, asegura que le perdió de vista por la velocidad con la que huyó saltándose semáforos en rojo. Este testigo reconoció haber mostrado su temor a declarar en el juicio, aunque negó que nadie le hubiera amenazado. Más complicada estuvo la sesión de la tarde, en la que acudieron a declarar varios testigos que tuvieron parte en la reparación del coche siniestrado y en la presunta trama urdida para evitar a la Justicia. El hermano menor del bailaor, Antonio, y su primo, Juan Antonio, también menor de edad, comparecieron los últimos para reiterar que fueron ellos los que decidieron autoinculparse para salvar al artista. Estábamos dispuestos a defenderle porque él hace ahora de padre de familia señalaron. Ambos explicaron que se enteraron del atropello esa noche, cuando Farruquito y su acompañante El Canastero llegaron a su casa muy alterados y relataron todo lo sucedido. Según la versión de los menores, ya en ese mo-