Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional MIÉRCOLES 6 7 2005 ABC La coalición PSOE- BNG se cobra su primera víctima en el ex alcalde de Vigo Los nacionalistas se negaban a pactar si Ventura Pérez Mariño no era sustituido b Las cúpulas dirigentes de am- bos partidos rechazan la presentación de una moción de censura, pero en el PP surgen suspicacias de otro bipartito en Vigo JOSE LUIS JIMÉNEZ VIGO. Ventura Pérez Mariño era el único escollo que impedía a PSOE y BNG volver a formar un gobierno en Vigo del mismo color que el que procuran para Galicia y desbancar así a la actual alcaldesa, la popular Corina Porro, pese a ser la representante de la lista más votada en las últimas elecciones municipales. Ayer, Pérez Mariño anunciaba en rueda de prensa su dimisión como concejal socialista y el abandono de la política en activo por razones estrictamente personales pero que casualmente coinciden con el periodo de negociaciones entre socialistas y nacionalistas para gobernar la Comunidad. El ex magistrado añadió que maduraba esa decisión desde hace tiempo pero optó por no hacerla pública hasta después de los comicios autonómicos del pasado 19 de junio. Pérez Mariño reconocio abandonar la vida política con cierto sabor agridulce por no haber sabido entenderse con los nacionalistas en los siete meses que gobernaron la ciudad olívica. Tanto socialistas como nacionalistas se apresuraron a desvincular la marcha del ex alcalde del proceso de negociaciones para gobernar la Xunta de Galicia. El futuro presidente gallego, Emilio Pérez Touriño, se limitó a reconocer y agradecer el trabajo y la labor desarrollada por Pérez Mariño durante su etapa como alcalde y como líder de la oposición Más contundente fue el secretario de Organización del PSOE de Galicia, Ricardo Varela, que rechazó para Vigo la aventura con el BNG que sí intentan para la Xunta. Sobre el futuro no hago valoraciones comentó, aunque puntualizó que en la ciudad no se dan los requisitos para una moción de censura, y por tanto no está en nuestra agenda El BNG declinó referirse a una posible moción de censura contra la alcaldesa popular. De eso no toca hablar ahora Por su parte, Corina Porro recordó que, según PSOE y Bloque, no hay motivos en la ciudad para una moción de censura por lo que desestimó esa posibilidad. Xosé Manuel Beiras, junto al actual líder del BNG, Anxo Quintana ABC Beiras menosprecia al futuro gobierno y no descarta un caso Tamayo Tras guardar un pactado silencio durante la campaña electoral, Xosé Manuel Beiras irrumpió ayer en mitad de las negociaciones entre socialistas y nacionalistas manifestando que no se puede esperar demasiado de este gobierno bipartito. No se puede esperar una mudanza seria de las líneas clave de la acción política de un Ejecutivo, que es lo que representaría realmente un cambio en el país agregó, aunque sí una óptica más progresista El histórico dirigente nacionalista también consideró, como ya hiciera el alcalde de La Coruña, Francisco Vázquez, al insinuar posibles escisiones en el sector de la boina popular, que no puede descartarse un caso Tamayo en Galicia. En una entrevista concedida a un semanario, Beiras arremete nuevamente contra la actual dirección del BNG, controlada por el sector radical de la UPG, a quienes reprochó haber echado al mar en un año y medio el patrimonio político acumulado durante veinte En ese sentido aseguró que mucha gente no votó al BNG tras su marcha. Además, cerró la puerta a su posible abandono de la política, ya que, aunque no ostente cargo alguno en el partido que lideró durante dos décadas, el trabajo político no se hace sólo en las instituciones Turbulenta relación con el BNG La marcha de Pérez Mariño supone el punto y final de una relación entre PSOE y BNG en Vigo que acabó con la pérdida de la Alcaldía y el enconado enfrentamiento entre el ex magistrado y su socio de gobierno, el nacionalista Lois Pérez Castrillo. Tras las elecciones municipales de 2003, Mariño y Castrillo formaban coalición tras más de dos meses de duras negociaciones. Desde el primer día, la cohabitación de socialistas y nacionalistas fue de difícil a tormentosa, ya que los primeros se negaban a ceder el urbanismo a los segundos, mientras estos no perdonaban a Mariño que no hablase gallego. Las exigencias del líder local del BNG se saldaron con la expulsión de los concejales nacionalistas del gobierno municipal por parte de Pérez Mariño, quien se vio obligado a go- bernar en minoría. Los opacos pactos entre PSOE y BNG para controlar la Diputación de La Coruña tenían un precio: una moción de confianza en Vigo que Pérez Mariño perdió, y por la que cedió en diciembre de 2003 la Alcaldía al PP. Pérez Castrillo, que se negó a pactar de nuevo con los socialistas mientras siguiese Mariño, dimitió en enero de 2005, dando el primer paso a la reconciliación PSOE- Bloque. Chaves y Arenas acuerdan el calendario y las líneas básicas de la reforma estatutaria en Andalucía ABC SEVILLA. El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y el líder regional del PP, Javier Arenas, alcanzaron ayer un acuerdo sobre el calendario y las líneas básicas de consenso para la reforma del Estatuto de Autonomía. Según informó en rueda de prensa el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, la reunión se desarrolló en un clima muy favorable y distendido y ofreció un resultado positivo ya que permitió afianzar la línea de consenso entre los dos grandes partidos con vistas a la fase decisiva de la reforma estatutaria. Chaves y Arenas asumieron el compromiso de no dejar la cuestión al margen de la Chaves y Arenas, durante la reunión en el Palacio de San Telmo de Sevilla J. M. SERRANO confrontación política y no utilizarla como arma arrojadiza entre partidos. El calendario acordado fija el 31 de diciembre como fecha tope para elaborar la proposición de ley, que será elevada al Congreso en el primer semestre de 2006 para su debate y aprobación por las Cortes antes de que concluya el año próximo, lo que permitiría celebrar el referéndum para su ratificación en 2007, sin que coincida con las elecciones municipales de mayo. Para evitar problemas durante el debate del texto, Chaves y Arenas pactaron establecer mecanismos bilaterales permanentes de negociación entre el PSOE y el PP.