Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 7 2005 11 La coalición PSOE- BNG se cobra su primera víctima en la persona de Ventura Pérez Mariño, edil de Vigo Los testigos del caso Farruquito aseguran que el bailaor circulaba a más de cien por hora El PSOE ve al PP como pollos sin cabeza M. M. MADRID. Aunque el PSOE aseguró que no quería contribuir a echar más leña al fuego del PP causado por Josep Piqué porque respeta los problemas internos de otros partidos en lo que atañe a personas y liderazgos, lo cierto es que terminó echándola con la excusa de que las estrategias sí son censurables. El portavoz socialista en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, vino a decir que el PSOE no iba a entrar a dar la razón a Piqué, o a Rajoy, Acebes y Zaplana... pero a la larga sí que lo hizo haciendo ver que no es el líder del PP en Cataluña quien patina. La estrategia del PP está dictada por alguien- -en alusión a José María Aznar- -que no ha asimilado su derrota electoral y que induce al PP a incurrir en contradicciones espectaculares Para el PSOE, que niega haber puesto en marcha una línea de actuación para alentar la discordia en el seno del PP, el equipo de Mariano Rajoy es un conjunto de pollos sin cabeza que corren sin rumbo. Rajoy decidió responder con autoridad al reto de Piqué en vez de buscar la conciliación como en el caso de Gallardón. Mi primera obligación es mantener unido el partido dijo a Acebes Os lo mando enseguida ÁNGEL COLLADO Acebes respondió a las disculpas del líder del PP catalán y dio por totalmente zanjada la polémica según informa Josep Maria Aguiló, señaló que no se siente cuestionado por esta polémica y por el resultado de las elecciones vascas y gallegas y, en este sentido, subrayó que el PP es un partido abierto en el que caben todas las voces y no sobra nadie; todas la propuestas son bienvenidas en aras del interés general MADRID. Piqué se puede estar preparando la cobertura ideológica- -el centro, cómo no- -y personal para irse Cada vez está más claro que se le escapó y dijo lo que algunos piensan pero no se debe decir en público, será un buen comunicador, pero un mal estratega, si es que tenía un plan Pues si quería ir contra Zaplana, le ha reforzado ¿Y si Rajoy le ha utilizado para probar el grado de apoyo interno a su equipo más directo? Con Rajoy en Singapur para apoyar la candidatura olímpica de Madrid, Josep Piqué provocó el lunes en la sede central de su partido una tormenta de especulaciones, como las de arriba, por sus palabras en Cataluña Radio. Al PP le volvían a tocar su título más querido después de trabajárselo durante lustros de oposición: la unidad. Rajoy se enfrentaba al segundo episodio de crisis interna- -el primero lo protagonizó el pasado verano Alberto Ruiz- Gallardón en disputa con Esperanza Aguirre- -y estaba al otro lado del globo. El presidente del PP fue informado al llegar a Singapur, en torno a las siete y media de la tarde hora española, por sus servicios de prensa y conversó por teléfono con el secretario general, Ángel Acebes, quien, a su vez, habló con Eduardo Zaplana. En Génova esperaron a que Piqué rectificara o explicara sus declaraciones, pero no llamó a nadie pese a comentar el presidente del PP catalán que iba a ponerse en contacto con Acebes para pedir disculpas por el error Nada de eso ocurrió. A media tarde, Rajoy decidió tomar cartas en el asunto. Mi primera obligación es mantener el partido unido dicen en fuentes del PP que comentó al secretario general al avisarle de que iba a res- Acebes, ayer en Mallorca EFE ponder por escrito a lo dicho por Piqué. Por su cuenta- -sólo le acompaña en Singapur un periodista del gabinete de prensa- Rajoy redactó a las ocho de la tarde el comunicado más duro de su carrera política. Os lo mando enseguida dijo desde Singa- pur a la 1.30 de la madrugada ante el silencio de Piqué. Acebes lo recibió e informó a Zaplana, que aún no había respondido en público al ex ministro, pero estaba tentado de hacerlo. Acebes se había desahogado a medio día en una conferencia de prensa en la que se proclamó orgulloso de lo realizado en el pasado en los Gobiernos del PP, e incluso había comentado que Piqué debía evitar la trampa del PSOE, obsesionado por alentar la división en el principal partido de la oposición desde que llegó al poder. Zaplana prefirió guardar silencio al saber que iba a intervenir Rajoy y el contenido de la nota no dejaba margen alguno para la acotación. Durante toda la tarde, varios diputados de su grupo parlamentario, incluido alguno más bien crítico, acude a su despacho o le llama por teléfono para expresarle su total apoyo. Difundida la nota, Piqué prefirió no responder a la desautorización de Rajoy hasta que ayer por la mañana pidió disculpas en la radio pero volvió a insistir en pedir más voces en la dirección de su partido. La fórmula de recordar que siempre está dispuesto a dejar sus responsabilidades al frente del PP en Cataluña pudo interpretarse como disgusto ante la contundencia de Rajoy, pero el caso es que no intentó siquiera llamarle por teléfono. Tampoco a Acebes, que desde Palma de Mallorca, en un acto junto con Matas, dio por zanjada la crisis por el bien de la unidad del partido. En Génova se multiplicaban desde por la mañana los correos electrónicos y las llamadas de telefóno de militantes y simpatizantes del partido contra Piqué y en apoyo de Acebes y Zaplana. Pero, sobre todo, para exigir unidad.