Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 7 2005 Opinión 5 MEDITACIONES CHISPAS A José Montilla, que pasa por ser uno de los ministros más poderosos del Gobierno de ZP, han empezado a salirle algunos granos políticos molestos. El presidente de Red Eléctrica de España (REE) el ex ministro de Agricultura Luis Atienza, nombrado al parecer a instancias del viejo socialismo, está empeñado en llevarle la contraria en algunos asuntos de la máxima tensión. No contento con advertir sobre el riesgo de apagones y la debilidad de la red de transporte, un tema especialmente molesto para un político como Montilla, que compatibiliza la responsabilidad de la política eléctrica y los proyectos del PSC, Atienza se ha alineado con el sector privado en la defensa de un debate sobre el modelo energético del futuro y el papel de la producción nuclear. Falta por saber si Atienza va por libre u obedece a designios de mayor altura. MARCO AURELIO LEER Y PENSAR CRISTO CRUCIFICADO COMO NANCY GLOBALIZACIÓN, DESARROLLO Y POBREZA DE JUAN JOSÉ TORIBIO Círculo de Empresarios Madrid, 2003 197 páginas Conciertos, voluntad y desarrollo Tony Blair y algunas estrellas del rock han vuelto a poner a África en el escenario internacional. Con ello, y con su liderazgo en hacer avanzar la condonación de la deuda de los países más pobres, el premier británico ha conseguido recuperar su aureola progresista. Por eso conviene releer al profesor Toribio, porque la respuesta al reto de la pobreza no puede consistir en una simple exhibición de buenos sentimientos Una vieja tradición intelectual considera que no hay problema social que no pueda resolverse con buena voluntad, aplicando suficientes medios humanos y materiales. Tradición normativa que curiosamente está en el origen de la economía como ingeniería social. Pero la Historia no siempre le da la razón, porque nadie puede ser salvado contra su voluntad. Es perfectamente comprensible, cariñosamente humano, recurrir a teorías exculpatorias o conspiratorias para explicar el fracaso de determinadas sociedades. Pero en nada ayuda a mejorar su destino. Las buenas intenciones son encomiables, pero no siempre conducen a soluciones eficaces. El pensamiento económico es muchas veces contrario a la intuición, porque es pensamiento y no emoción. Eso sucede con el desarrollo. FERNANDO FERNÁNDEZ ECIDIDAMENTE, han desenterrado las dos Españas. No sólo las que usted piensa, las que se vinieron enfrentando desde los grabados de Goya hasta la guerra civil, sino que, al exhumarlas ellos sabrán por qué y para qué, han creado otras dos. Peligrosísimas, injustísimas. A saber: la España que, haga lo que haga siempre tiene la razón, porque es de izquierdas, y la España que tiene la culpa de todo, porque es carca, reaccionaria, cavernícola y de derechas. Y si quieren, pongo un ejemplo: las dos Españas de las manifestaciones. Verbigracia, la manifestación del Foro de la Familia contra la degradación moral, anuladora del concepto del matrimonio, por un lado, y la manifestación del Poder Rosa por el otro, a favor de las bodas entre iguales de sexo, que es llevar el igualitarismo hasta las últimas consecuencias, negando la Naturaleza. Antes de la manifestación del Foro ANTONIO de la Familia se pasaron mensajes, adBURGOS vertencias y recomendaciones: Que no haya ni un solo grito ni una sola pancarta contra los mari... ¡Huy, lo que iba a decir! Y en efecto, no hubo una sola. No les ocurrió como a la otra manifestación, que se les coló un tío con una pancarta en la que pedía para Carod hoy lo mismo que para Tarancón antaño, y la que se lió. ¡Zafarrancho de juzgados! ¡Generala de fiscales generales del Estado! La manifestación de la Familia, aparte de que no pinchó en el número de asistentes anunciados, y no como otros, fue un ejemplo de respeto al prójimo. Pero esa manifestación, ay, era de la España que tiene la culpa de todo. Después vino la manifestación del Poder Rosa, a la que, con grave ofensa a la legítima fiesta popular de las Carnestolendas, han llamado impropiamente Carnaval Gay. ¿Qué os ha hecho el Carnaval para que lo comparéis con esto? Esto es que una multitud grite a compás que hay que quemar a la Conferencia Episcopal... D ¿Ya empezamos otra vez con la quema de conventos? Pues por lo visto, sí. Pero a lo grande. ¿A qué andarnos con chiquitas de quemar un conventito de nada? No hay que pararse en barras: mejor quemar a la Conferencia Episcopal entera, con los obispos dentro. La multitud manifestante grita que hay que quemar a la Conferencia Episcopal, y no hay fiscal general del Estado alguno que vea nada delictivo, ni indicios. Claro: depende de qué España esté en actitud vociferante. Como depende de qué España se mofe de qué religión. ¿Se imaginan que en la manifestación de la Víctimas del Terrorismo hubieran sacado a unos tíos vestidos de mamarracho a modo de Ben Laden, mofándose de la religión mahometana, con un simulacro del Corán de burla, hecho con hojas de papel higiénico? Hubieran ido los fiscales de tres en fondo y la Policía en orden de batallón en busca de los autores de la burla... En cambio, en la manifestación del Poder Rosa se han burlado impunemente de la Iglesia y de los obispos. Y nadie se ha atrevido a alzar la voz acusándolos de episcofobia, presbiterofobia o eclesiafobia. Nada, en materia de fobias, todas son permitidas, menos la homofobia. En esa manifestación de la España buena contra la España mala se le ha llamado de todo en pancartas y en gritos a un profesor de Psiquiatría, al que se le ha negado lisa y llanamente la libertad de cátedra. Un conocido homosexual frecuentador de platós del corazón iba disfrazado de obispo; una cantante, de monja; el otro había quitado a Cristo y colocado una muñeca Nancy en el crucifijo... Y no ha pasado absolutamente nada. Es más: no pasará absolutamente nada. ¿Qué pide usted, responsabilidades penales o al menos políticas? Usted no sabe de quién está hablando ni con quiénes estamos jugándonos los cuartos. ¿Usted no sabe que hay una España que haga lo que haga siempre tiene la razón, por el supremo argumento de que dice ser de izquierdas y llamarse a sí misma progresista? El progreso, por lo visto, es volver al anticlericalismo quemaconventos.