Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 5 7 2005 Internacional 31 El PRI se afirma en Nayarit y Estado de México como la principal fuerza política El PAN de Fox se hunde en las urnas y el PRD de López Obrador sube Rubén Mendoza y Yeidckoln Polevnsky en las elecciones mexiquenses. En las nayaritas, Ney Sánchez vence a a Miguel Ángel Navarro MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Si las elecciones a gobernador del Estado de México eran, como se ha insistido, el laboratorio de las presidenciales del 2006 el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se destaca como la principal fuerza política del país y cada vez son más serias sus opciones a recuperar el poder perdido en 2000 tras siete décadas de ejercerlo. Su presidente, Roberto Madrazo, o cualquiera de los cinco gobernadores y ex gobernadores que le disputan la candidatura en el partido, son serios aspirantes a ocupar la residencia de Los Pinos. El paseo electoral de Enrique Peña Nieto en la entidad mexiquense (suma casi los mismos votos que sus dos rivales: Rubén Mendoza- -Partido Acción Nacional, PAN- y Yeidckol Polevnsky b Enrique Peña Nieto barrió a Cae Vicente Carrillo, presunto capo del cartel de Juárez M. M. C. CIUDAD DE MÉXICO. Según el portavoz de la Presidencia de la República, Rubén Aguilar, la policía mexicana habría capturado a Vicente Carrillo Fuentes, el capo del cartel de Juárez. Pruebas de ADN deben confirmar que un tal Joaquín Romero Aparicio, detenido el sábado en un centro comercial de la Ciudad de México, es en realidad el hermano de Amado Carrillo, llamado El señor del los cielos por utilizar una flotilla de aviones Boeing 727 para transportar cocaína. Éste sería el más severo golpe que se le asesta al cartel de Juárez, el único que no ha sufrido la captura de alguno de sus cabecillas durante la reciente ofensiva gubernamental contra el narcotráfico. Vicente Carrillo sustituyó a su hermano en 1997, después de que éste fuera dado por muerto tras complicarse una operación de cirugía plástica que le fue practicada en el rostro. Según la Fiscalía, Carrillo había unido sus fuerzas a las de Joaquín El Chapo Guzmán, líder del cartel de Sinaloa. -Partido de la Revolución Democrática, PRD- y la ajustada victoria de Ney Sánchez, candidato priísta en Nayarit, frente al perredista Miguel Ángel Navarro, no hacen sino confirmar el hundimiento del PAN del presidente Vicente Fox. De nada sirvió la Fiesta de la Democracia convocada la víspera por el mandatario, y a la que acudieron cuatro gatos. La lucha en julio de 2006 parece cosa de dos: el aspirante del PRI y Andrés Manuel López Obrador (PRD) alcalde de la capital y favorito en todas las encuestas. Éxito de la campaña electoral En cifras duras, computado el 91,05 por ciento de los votos, y con una abstención próxima al 60 por ciento, Peña Nieto sumaba el 47,45 por ciento de las papeletas, mientras que tanto Mendoza como Polevnsky no alcanzaban por El triunfo se debe a una eficiente campaña electoral, pese a que la abstención en las urnas fue del 60 por ciento décimas el 25 de las mismas. En Nayarit, con una participación del 60 por ciento, la cerrada lucha entre el PRI y el PRD se saldaba provisionalmente con el triunfo del primero, tras abrirse el 93,99 por ciento de las urnas. Ney Sánchez acumulaba entonces el 46,01 por ciento de apoyos, y Miguel Ángel Navarro se le acerca con el 42,73. El triunfo de Enrique Peña en el Estado de México ha de entenderse como el éxito de la maquinaria electoral del PRI, que mantiene la mayoría en el Congreso federal y controla el mayor número de gobiernos regionales del país. Quien dirigirá el estado más populoso del país hasta 2011, era un perfecto desconocido cuando empezó, muy atrás en las encuestas, la disputa electoral. Pero un insistente bombardeo publicitario y una campaña basada en promesas concretas lo han llevado a una victoria que sólo contesta su rival del PRD. Yeidckol Polevnsky denunciará a Peña ante el Instituto Electoral, pues éste supuestamente habría superado los gastos permitidos para propaganda: una irregularidad de la que parece no librarse ninguno de los tres candidatos.